En directo
    Opinión & Análisis
    URL corto
    271
    Síguenos en

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — El Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador cambió su estrategia energética y busca revertir la apertura del sector a empresas privadas y extranjeras, fortaleciendo a la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), dijo a Sputnik Elvira Macín analista del sector del crudo.

    "La estrategia del Gobierno busca fortalecer a Pemex con recursos fiscales, invirtiendo en 20 nuevos campos de exploración, 16 de ellos en yacimientos en aguas someras del Golfo de México", del sureste, de menor dificultad tecnológica, abandonando las exploraciones en aguas profundas", dijo la especialista con una década de experiencia en derecho energético del sector privado.

    El Gobierno asegura que las empresas privadas no han invertido ni producido en los 110 contratos firmados con el Estado mexicano en la pasada administración, muchos de ellos en aguas profundas y yacimientos no convencionales de rocas de esquisto, donde las autoridades aseguran que hasta la fecha no se extrajo nada y por ello califican a la reforma como "un fiasco".

    Sin embargo, Macín explica que "faltó tiempo para consolidar el modelo de la reforma energética, para observar, ver a mediano y largo plazo el desarrollo de los potenciales beneficios en esos yacimientos".

    La apertura puso fin a ocho décadas de nacionalización de la industria petrolera con licitaciones abiertas desde 2015, "pero duró muy poco, no pudimos ver la maduración de la apertura, no hubo resultados porque no se consolidaron los cambios de largo plazo".

    López Obrador dijo la semana pasada que "no podemos pensar en nuevas rondas [de licitaciones], nuevos contratos, si no tenemos resultados, esto lo hemos dejado muy claro".

    "El petróleo está en tierra y en aguas someras, y es de mejor calidad, cuesta menos extraerlo, entonces ya cambió completamente esta política", del sector energético, dijo el mandatario al anunciar el fin de las inversiones en aguas profundas.

    La analista del sector afirma que México "está regresando al viejo modelo monopolista, volvemos a los viejos contratos de servicio", para que Pemex se encargue de la exploración y extracción de hidrocarburos, mientra la industria global no comparte sus costosos conocimientos con la petrolera estatal.

    En las asociaciones estratégicas de Pemex con las gigantes petroleras internacionales, "el atractivo era poder utilizar su tecnología y experiencia en yacimientos no convencionales, en aguas profundas, donde México tiene mayor potencial", asegura la experta.

    Discrepancias entre Pemex y CNH

    Pemex reportó el 29 de enero que la producción mexicana de crudo durante enero fue de 1,73 millones de barriles diarios (b/d), y que para finales de marzo próximo podría alcanzar 1,80 millones de b/d, lo cual representaría un repunte, por primera vez en 14 años.

    El informe fue presentado días después de que la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH, regulador estatal) publicó, el 22 de enero, que la producción petrolera de México cayó a 1,68 millones de barriles diarios (b/d) durante todo 2019, primer año del Gobierno de López Obrador.

    Ese resultado del año pasado es "7% menor al promedio de 1,81 miles de b/d registrados en 2018", dijo la CNH.

    Macín explica dificultades para navegar con las cifras oficiales.

    "Hay discrepancias en los datos presentados en las conferencias del presidente, en la base de datos institucional de Pemex y en los publicados por la CNH, inclusive existen discrepancias entre las propias fuentes de Pemex", indica la especialista.

    La diferencia es que "la CNH sigue lineamientos establecidos y Pemex no los transparenta".

    Calificadoras internacionales de riesgo financiero han reprobado esta estrategia de inversión estatal, afirmando que son medidas insuficientes para "rescatar" a Pemex

    "El problema es que actualmente Pemex debe más de 27.000 millones de dólares a proveedores", afirma la abogada energética.

    La meta del Gobierno es de elevar la producción a 2,6 millones de barriles diarios para 2024.

    Pero las autoridades "no hablan nada respecto a la saturación de infraestructura de transporte y almacenamiento, las oportunidades que había para la iniciativa privada en infraestructura también han sido canceladas, regresando al modelo monopolista estatal".

    Por su parte, Darío Lamana, experto en derecho energético internacional, dijo a Sputnik que "hay expectativas sobre el plan de infraestructura energética, que será presentado para finales de febrero".

    Ese plan estaría integrado por tres grandes rubros: "contratos especiales de servicios con el sector privado; otorgamiento de asociaciones estratégicas con Pemex y algunos 'farmaouts' (para que la petrolera estatal comparta derechos sobre yacimientos); y la modernización de las seis refinerías" del país.

    Aunque se trata de "otro esquema de negocios, diferentes a las rondas de licitaciones que involucraban decenas de miles de millones de dólares", por lo menos para dos décadas.

    Lamana estima que se requieren "unos 5.000 millones de dólares como capital de trabajo para incentivar la producción de 1,8 millones b/d en 2020".

    Mientras tanto, hay confianza en el sector de que "el Gobierno no va a tocar los 110 contratos firmados", a condición de que produzcan crudo y gas.

    La producción mexicana cayó a la mitad desde el pico histórico de 3,4 millones b/d alcanzada en 2004.

    Etiquetas:
    Pemex, México, energía
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook