19:08 GMT +319 Noviembre 2019
En directo
    La bandera de Argentina

    Este es el principal reto económico del próximo Gobierno argentino

    CC0 / Pixabay
    Opinión & Análisis
    URL corto
    Por
    Elecciones generales en Argentina 2019 (182)
    0 10
    Síguenos en

    BUENOS AIRES (Sputnik) — El presidente que asuma en Argentina el próximo 10 de diciembre deberá afrontar numerosos desafíos económicos para 2020 como el pago de una elevada y prolongada deuda, en un país con una inflación anual del 54,5% y una tasa de desempleo del 10,6%.

    "Argentina va a tener varios obstáculos en 2020, pero quizás el más importante sea el del endeudamiento, porque la situación está muy comprometida y, al no tener acceso a los mercados voluntarios de crédito, va a tener dificultad para hacer frente a los vencimientos del año que viene", explicó a Sputnik el economista Germán Muiño, del Centro de Economía Política de Argentina (CEPA).

    La agenda de pagos de Argentina se prolonga hasta junio de 2117 y al 30 de septiembre del presente año ascendía a 308.732 millones de dólares, de los cuales deberá pagar cerca de 33.000 millones durante 2020, y montos mayores en los años siguientes.

    La renegociación del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) se hace impostergable dado que el país no tiene acceso al crédito externo desde abril de 2018, por tanto, tiene imposibilitada la opción de renovar vencimientos en los mercados internacionales, una herramienta a la que echan mano la mayoría de los países.

    Para el economista Arnaldo Bocco, las posibilidades de Argentina van a depender de dos cosas: "la diferencia electoral que haga el partido que triunfe, porque si lo hace holgadamente tendrá más libertad en materia política que con un triunfo ajustado y, en segundo lugar, como resuelve la conformación del proceso de renegociación con el FMI".

    Los equipos económicos de los candidatos ya mantuvieron reuniones con emisarios del FMI; incluso el organismo que dirige Kristalina Georgieva remarcó el interés en respaldar a Argentina tras reunirse el pasado 18 de octubre con el ministro de Hacienda de ese país, Hernán Lacunza, y el presidente del Banco Central, Guido Sandleris.

    "Si la reestructuración la hacen con plazos de espera para el pago de servicios eso le va a permitir al país crecer y ese crecimiento va a permitir pagar", advirtió Muiño.

    Pero "un problema que aparece para esa posible reestructuración es que el endeudamiento se modificó en la última gestión de Cambiemos, teniendo una mayor carga de compromisos en moneda extranjera, algo grave porque cada devaluación empeora la capacidad de repago", agregó.

    Este país sudamericano se prepara para transitar su tercer año consecutivo en recesión y es por ello que los equipos económicos de los principales candidatos de la oposición, el peronista Alberto Fernández (centroizquierda) y Roberto Lavagna (centroderecha), repiten hasta el hartazgo su voluntad de reactivar el consumo interno y ayudar a las pymes para incrementar las importaciones; dicho en otras palabras, atraer dólares que permitan pagar la deuda contraída en los últimos cuatro años.

    Muiño entiende que para salir del estancamiento, Argentina "necesita reestructurar su deuda para que deje de condicionar cualquier posibilidad de crecimiento y desarrollo y a partir de ahí definir un perfil exportador, agregarle valor a sus productos, [lo] que de todos modos será a largo plazo, y, a su vez, necesita volver a dinamizar su mercado interno que le va a permitir tener un crecimiento mucho más rápido porque el 70% del Producto Interno Bruto (PIB) argentino se explica por el consumo".

    ​Bocco, exdirector del Banco Central e integrante del equipo económico del candidato Fernández, entiende que, de ganar el kirchnerismo, "va a armar una política rápida de decisiones de varios temas como reactivación, aumento de ingresos, mejora de pensiones y jubilaciones, descongelamiento de la oferta crediticia y algunas reformas de muy corto plazo que vuelvan a reactivar el crédito, todas medidas coyunturales que apuntan a establecer un momento distinto".

    La última palabra la tendrá el FMI ya que, del acuerdo firmado en junio de 2018 por casi 57.000 millones de dólares, todavía queda pendiente un desembolso de 5.400 millones de dólares y otro agendado para diciembre en el marco del acuerdo de 'stand-by' (de contingencia) acordado con la entidad multilateral en junio de 2018 y ampliado y renegociado tres meses después.

    Esa será la principal fuente de ingreso genuino de dólares a corto plazo, a no ser que se lograra el retorno de activos particulares y de las empresas argentinas fuera del país que.

    Esos recursos ascendían a la suma récord de 304.597 millones de dólares en el segundo trimestre de 2019, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos, y pueden estar o no declarados.

    Se trata de más de la mitad del PIB y casi el total de la deuda, que en la actualidad financia la producción de otros países por falta de confianza en el sistema local.

    Tema:
    Elecciones generales en Argentina 2019 (182)
    Etiquetas:
    deuda, economía, Fondo Monetario Internacional (FMI), Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik