Widgets Magazine
17:11 GMT +312 Noviembre 2019
En directo
    Juan Guaidó, líder opositor venezolano

    ¿Por qué funciona la Mesa de Diálogo en Venezuela y ya nadie le hace caso a Juan Guaidó?

    © AP Photo / Ariana Cubillos
    Opinión & Análisis
    URL corto
    Por
    181533
    Síguenos en

    La Mesa de Diálogo Nacional entre cuatro partidos de la oposición y el Gobierno avanza en Venezuela. El denominado G4 (Voluntad Popular, Primero Justicia, Acción Democrática y Un Nuevo Tiempo) ha decidido, de nuevo, no participar, en tanto que la popularidad de Juan Guaidó cae estrepitosamente.

    No quedaba otra que hacerlo en casa, teniendo en cuenta los malos precedentes en lo que a rondas de diálogo en escenarios internacionales se refiere. Ni Santo Domingo ni Noruega ni Barbados dieron los frutos que se esperaban para poner al Gobierno de Nicolás Maduro y a un sector de la oposición venezolana de acuerdo en temas fundamentales y decisivos para el futuro del país.

    "Ellos cerraron una puerta y nosotros abrimos otra", cuenta a Sputnik Felipe Mujica, secretario general del MAS (Movimiento al Socialismo), uno de los partidos que está participando en la Mesa de Diálogo Nacional en Venezuela.

    "Retomamos la idea de que el diálogo se hiciese en Venezuela y por venezolanos, lo cual no niega la solidaridad internacional, la intermediación o la ayuda de factores extranjeros, pero no como una intromisión sino como una disposición para asesorar", agrega.

    La primera reunión entre el Gobierno y los cuatro partidos de oposición que participan (Cambiemos, Avanzada Progresista, MAS y Soluciones para Venezuela) tuvo lugar el 14 de septiembre en el Gran Hotel Meliá de Caracas.

    Fue una reunión privada y se presentó un borrador de trabajo con los puntos clave en los que se debería llegar a consensos: incorporación de la bancada del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) a la Asamblea Nacional, nuevo Consejo Nacional Electoral (CNE), rechazo a las sanciones de EEUU, liberación de presos políticos, cambiar petróleo por alimentos y medicinas y defender la soberanía sobre el Esequibo.

    "El diálogo no es excluyente y podría estar participando todo el que quisiera", asegura Mujica. Sobre la decisión de Juan Guaidó y otros líderes opositores de no participar, una vez más, en un diálogo que por primera vez parece estar dando resultados productivos, el líder del MAS asegura que espera que "rectifiquen" porque a su juicio, "están utilizando un mecanismo sumamente atrasado y primitivo que es el de descalificar cualquier esfuerzo donde ellos no estén".

    "No sabemos por qué no quieren participar", continúa. "Creo que fundamentalmente es un problema de competencia, de celos. Nos tachan de colaboracionistas y traidores solo porque ellos no son los que dialogan", opina.

    Mujica entiende que a Guaidó hay que insistirle para que se presente: "evidentemente han tomado una ruta que no ha generado ningún resultado". Además, recuerda el mantra del autoproclamado presidente encargado, con el que hasta se han hecho canciones populares con más o menos sorna: "cese de la usurpación, Gobierno de transición, elecciones libres".

    "Su famosa trilogía no se ha cumplido", señala el político del Movimiento al Socialismo. "No ha habido ningún cambio y mientras tanto la crisis continúa".

    Después de una primera mitad de año frenética en las calles, Venezuela está viviendo un proceso de "tranquilidad" política y Nicolás Maduro cuenta con un 13% de popularidad según Datanálisis, la principal encuestadora del país. Su aceptación ha crecido respecto al mes de mayo, mientras que la de Guaidó ha caído seis puntos porcentuales según la última encuesta de la empresa del pasado mes de julio.

    ¿Qué pasará con Guaidó?

    Para Luis Vicente León, presidente de Datanálisis, "es muy difícil saber qué va a pasar con Guaidó en el mediano plazo".

    En entrevista con Sputnik, León asegura que aunque sigue siendo el líder opositor más importante y el único que consigue aglutinar a una mayoría antichavista, "en este momento va perdiendo conexión popular, ha perdido su encanto. Su liderazgo sigue siendo importante, pero es, digamos, menos sexi en términos de movilización, esperanza, inspiración. Está en un proceso de deterioro que parece difícil de detener".

    Para el analista, las promesas incumplidas durante meses y la falta de cambios reales y efectivos han sido la clave para este desencanto popular generalizado que se respira en las calles venezolanas.

    Las últimas convocatorias de Guaidó a tomar las principales avenidas del país han sido un fracaso y ni siquiera alteran el ritmo cotidiano de la ciudad. Estos llamados, otrora responsables de inquietudes y adrenalina a todos los niveles, casi ni circulan en redes sociales, uno de los principales bastiones de la oposición.

    Sobre la no participación de este sector en la nueva Mesa de Diálogo Nacional, el presidente de Datanálisis opina que "es un error".

    "El espacio de negociación es necesario. El secreto de una negociación es el poder, no tiene que ver con la metodología ni con la forma sino con la fuerza que tienen las partes para presionar al otro. En estos momentos, al no haber nadie con suficiente fuerza para presionar al otro, el Gobierno gana", concluye.

    Datanálisis no es la única empresa estadística que vaticina una caída del presidente de la Asamblea Nacional (actualmente declarada en desacato por el Tribunal Supremo de Justicia).

    Según el último estudio de CECA Consultores CA, Juan Guaidó habría caído más de 35 puntos de popularidad desde el pasado abril, cuando protagonizó junto a Leopoldo López un intento de golpe de Estado en las inmediaciones de La Carlota, la principal base militar de Caracas. En aquel momento, según la empresa encuestadora, contaba con un 63,3% de respaldo de la opinión pública; y ahora apenas obtendría el 28,27%. La encuesta se realizó del 16 al 21 de septiembre de este año.

    Avanza el diálogo

    La Mesa de Diálogo Nacional ha hecho importantes avances esta semana al anunciar la creación de una comisión para crear un nuevo Consejo Nacional Electoral, la vuelta a un sistema de representación proporcional de partidos en el Parlamento y el debate de amplias garantías para la observación internacional en todos los procesos electorales que se den en el país.

    Francisco Torrealba, que forma parte de la Mesa por el Gobierno, asegura que "hay una importante diferencia metodológica respecto a Noruega, cuya máxima era: no se está de acuerdo en nada hasta que se está de acuerdo en todo". Para el diputado del PSUV, eso obligaba a una "parálisis permanente en las negociaciones".

    "La diferencia respecto al diálogo político nacional es, que si nos ponemos de acuerdo con un tema, lo posibilitamos de inmediato y así lo estamos haciendo".

    Torrealba también opina sobre la ausencia de Guaidó y el resto del G4 en esta Mesa: "han dejado de tener autonomía. Dependen de los lineamientos y órdenes que les den desde el Despacho Oval en la Casa Blanca en EEUU. Eso hace que sea muy difícil para ellos, porque incluso estando de acuerdo con nosotros en algunos temas, no pueden implementarlos porque sus jefes, que no están aquí sino allí, deben consentirlo previamente. Todo eso hace mucho daño a la posibilidad real de solucionar los problemas".

    En un intento que para muchos resulta desesperado y hasta un tanto ridículo, Guaidó ha hecho un llamado a las calles de todo el país el próximo 16 de noviembre. "¡Derroquemos la dictadura!", dijo e hizo alusión a los mejores momentos de furor de los primeros meses del año. La convocatoria es difusa y no generó impacto.

    Twitter habla de Chile, de Bolivia y de 'Venezuela Shore', el polémico 'reality show' sobre la vida frívola de unos jóvenes 'influencers' caribeños en permanente fiesta. Las críticas son muy malas, pero ocupan el 'top-5' de las tendencias internautas del país. El nombre de Guaidó hace tiempo que, ni para bien ni para mal, aparece junto a una etiqueta o miles de tuits sobre su presente o futuro.

    Etiquetas:
    oposición, Nicolás Maduro, crisis política, Juan Guaidó, Venezuela
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik