Widgets Magazine
En directo
    Atentado de 11S en Nueva York (archivo)

    El misterio del 11S: ¿qué les ocurrió a los hackers que chantajearon a EEUU?

    © AP Photo / Richard Drew
    Opinión & Análisis
    URL corto
    Alexander Terekhin
    16463

    En los últimos días de diciembre de 2018, el grupo de hackers The Dark Overlord (el Señor Oscuro, en inglés) anunció que logró hacerse con pruebas de la relación del Gobierno estadounidense con los atentados del 11S.

    Según el comunicado, los piratas informáticos robaron miles de documentos que muestran la complicidad de EEUU con el atentado que conmovió a todo el mundo. A cambio de su silencio pidieron dos millones de dólares.

    Al no recibir el pago, empezaron a recaudar fondos de los internautas y publicaron los dos primeros lotes de documentos. Todo ocurrió en el transcurso de dos semanas.

    No se ha vuelto a saber nada de The Dark Overlord (TDO) desde hace más de un mes. ¿A qué se debe este silencio y qué le ha podido ocurrir al grupo de hackers?

    No te metas con enemigos demasiado fuertes

    El TDO es conocido por robar documentos privados y extorsionar a la gente afectada.

    El Gobierno de EEUU podría haber resultado un hueso demasiado duro de roer para ellos.

    Así que lo más probable es que los hackers involucrados en esta acción fueran encontrados y 'eliminados'. Son varios los argumentos que podrían apoyar esta versión.  

    Así, en caso de que tuvieran pruebas reales, el Gobierno de EEUU no querría llevarlos ante la justicia, porque su detención sería una prueba indirecta de que EEUU estuvo involucrado en los atentados del 11S.

    Esto supondría un riesgo adicional de que la información se filtrase en caso de que los hackers fuesen juzgados públicamente.

    Por último, el castigo de individuos sin juzgarlos primero no es nada nuevo para el Gobierno de EEUU. Al fin y al cabo, la CIA no tuvo reparos en secuestrar y torturar a individuos por todo el mundo, como fueron los casos mediáticos de Khadija al-Saadi y Abu Omar.   

    El dinero lo compra todo

    Una posibilidad menos probable, pero aun así factible, es que el Gobierno de EEUU desembolsase la suma exigida a cambio de silencio. A favor de esta versión habla el hecho de que, obviamente, la suma de dos millones de dólares es verdaderamente insignificante para un país tan grande como EEUU.

    Tema relacionado: La verdad sobre el 11S "no puede mantenerse en secreto para siempre"

    Esta versión también se ve corroborada por el silencio de los hackers: si no hablan, será que el pago podría haberlos silenciado. Sin embargo, hay dos hechos principales que podrían refutar esta posibilidad.

    Primero, a día de hoy solo se ha registrado un desembolso total de 42.000 dólares en la cuenta de Bitcoin de TDO, aparentemente proveniente de los internautas.

    Uno podría decir que EEUU hizo el pago a otra cuenta de TDO, pero en tal caso habría que ponerse en contacto con los hackers. Al mismo tiempo, si esto fuera posible, probablemente habrían elegido la opción de no 'dejar cabos sueltos'.  

    Además, pagar no sería una opción por razones políticas: sería una prueba indirecta de que EEUU tiene algo que ocultar sobre el 11S.

    Interés popular

    Al no recibir los dos millones de dólares que exigían del Gobierno de EEUU, los integrantes de TDO decidieron acudir a la comunidad. Dijeron que publicarían el resto de los documentos al recaudar un millón de dólares donados por los internautas.

    También: Expertos en seguridad estadounidenses advierten cómo será "el próximo 11S"

    De hecho, el segundo lote se reveló gracias supuestamente al dinero enviado por el público. Pero esta versión se ve refutada por dos hechos principales. Ante todo, está la suma de 42.000 dólares que fueron desembolsados ya, lo cual está lejos del millón de dólares que TDO quiere obtener.

    Luego está el comportamiento impaciente que los hackers de TDO revelaron a principios de 2019: pasaron tan solo cinco días antes de que saliera a la luz el primer lote de documentos y otros cinco días antes de compartir el segundo lote.  

    Presuntamente, el segundo lote fue revelado gracias a las donaciones públicas.

    A este ritmo, los hackers de TDO tardarían al menos dos años en obtener el millón de dólares que quieren, y es poco probable que quisieran esperar tanto.

    En tal caso, cabría esperar de ellos algunas acciones para volver a captar la atención pública con el fin de mantener el flujo de dinero a su cuenta de Bitcoin, pero desde entonces no ha ocurrido nada.

    Timo a escala mundial

    Tampoco se puede excluir la posibilidad de que todo el tema fuera una estafa motivada por la obtención de unos documentos remotamente relacionados con el 11S.

    Al fin y al cabo, unos hackers que roban información personal y extorsionan a sus víctimas no son un ejemplo de integridad, así que es muy probable que en realidad no dispongan de ningún documento comprometedor contra el Gobierno de EEUU.

    Así, los archivos provenientes de los dos primeros lotes no fueron nada comprometedores o escandalosos, lo cual podría ser un indicio de que en realidad el TDO no dispone de documentos secretos. 

    Esto explicaría la desaparición de los hackers, que sacaron el máximo provecho de los documentos que lograron robar y usar para esta particular estafa a escala mundial.

    Una prueba podría ser la retirada de más de 300 dólares que se hizo de la cuenta de The Dark Overlord a principios de febrero. Precisamente este movimiento en la cuenta de Bitcoin de los piratas informáticos es el único argumento en contra de su posible asesinato.

    ¿Qué crees que les ha podido pasar a los integrantes de The Dark Overlord? ¡Comparte tu opinión en los comentarios!

    Relacionado: Familiares de las víctimas del 11 de septiembre demandan a Arabia Saudí


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Etiquetas:
    torres gemelas, atentado suicida, hackers, atentado, atentado del 11 de septiembre del 2001, 11-S, The Dark Overlord (hackers), Nueva York, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik