En directo
    Jim Mattis, secretario de Defensa de EEUU, y Roberta Pinotti, ministra de defensa de Italia (archivo)

    ¿Qué papel tendrá Italia en el posible ataque de EEUU contra Siria?

    © AP Photo / Manuel Balce Ceneta
    Opinión & Análisis
    URL corto
    260

    Roma tiene independencia política, lo que le permite plantar cara a las decisiones políticas que Washington quiere imponerle sobre Siria, opina el escritor Sebastiano Caputo.

    El autor del libro 'Alle porte di Damasco. Viaggio nella Siria che resiste' ('A las puertas de Damasco. Viaje a la Siria que resiste', en italiano) recordó en una entrevista con Sputnik que hace varias semanas el jefe de la Inteligencia siria, Ali Mamlouk, visitó Italia —donde fue recibido por el ministro de Asuntos Exteriores y el jefe de la Agencia de Información y Seguridad Externa del país transalpino—.

    De acuerdo con el escritor, el viaje de Mamlouk a Italia y su recepción por parte de los funcionarios italianos de alto rango no encaja con la política seguida por los países occidentales respecto a Siria.

    Para encontrar otro elemento que apunte a la teoría de que Italia aplica una política independiente en relación a Oriente Medio hay que remontarse al pasado.

    El interlocutor de Sputnik afirma que a comienzos de la guerra de Libia, Roma trató de oponerse a la agresión de los países occidentales, sin embargo, tuvo que ceder después de que la amenazaran con destruir infraestructuras y edificios pertenecientes a la empresa italiana ENI situados en territorio libio.

    En la situación actual, la base aérea estadounidense de Sigonella, situada en la isla italiana de Sicilia, desempeña un papel importante para el país norteamericano.

    "Solo se puede esperar que Italia siga siendo indoblegable, ya que el lanzamiento de una ofensiva contra Siria contravendría sus intereses nacionales. (…) En general, nos hemos comportado bien, vamos a ver cómo se desarrolla la situación en Siria, ya que en el caso de Libia inicialmente nos comportamos bien, pero al final cedimos", enfatizó Sebastiano Caputo.

    Tema relacionado: Italia ampliará su misión en Libia y enviará un contingente a Níger

    Anteriormente, el medio Agenzia Nova —citando fuentes en la oficina del primer ministro del país europeo, Paolo Gentiloni— informó de que Italia no participaría en una posible operación militar contra Siria, pero sí que suministraría apoyo logístico a sus aliados.

    Los rumores de que los países occidentales podrían lanzar una campaña militar contra siria surgieron después de que el 7 de abril, los denominados Cascos Blancos informaran de que un helicóptero había lanzado un barril con una sustancia química sobre la localidad de Duma.

    El escritor señaló a Sputnik que muchos medios de comunicacion actualmente acusan al Gobierno de Siria de haber perpetrado el ataque pese a no presentar ninguna prueba.

    Caputo recordó que tres semanas antes de que aparecieran estas informaciones, los militares rusos y sirios asistieron a una conferencia en Damasco celebrada bajo el auspicio del Ministerio de Defensa de Siria y advirtieron de que los medios de comunicación 'mainstream' podrían iniciar un ataque mediático masivo relacionado con el uso de armas químicas en Siria.

    "Los militares de Duma, es decir, los de Rusia y Siria, son los únicos que tienen derecho a hablar de pruebas. Nosotros hemos visto cómo en el Consejo de Seguridad de la ONU los estadounidenses no permitían conducir una investigacion independiente, propuesta por el embajador de Rusia [Vasili Nebenzia], porque supieron que los rusos podrían presentar pruebas irrefutables [de que el ataque químico no había tenido lugar en Duma]", señaló el escritor.

    Además, agregó que todos saben perfectamente que campañas mediáticas similares se llevan a cabo en momentos determinados. Ahora es un momento en el que Bashar Asad y sus tropas, apoyados por Irán y Rusia, tomaron bajo su control el 90% del territorio de Siria.

    A contracorriente: Por qué este país europeo está apostando por la amistad con Rusia

    A este respecto, el escritor se preguntó irónicamente, "¿para qué necesitaba Asad utilizar las armas quimicas?, ¿para provocar una oleada de agresvidad en Occidente?".

    Al mismo tiempo, Caputo recordó que al acusar a Asad, los países occidentales usaron datos proporcionados por "grupos vinculados a los terroristas".

    "Por ejemplo, los Cascos Blancos no son una simple organizacion no gubernamental, sino terroristas que durante el rodaje se ponen cascos blancos. Lo peor de todo esto es que sus noticias se divulgan sin ningún tipo de supervisión. Lo considero una especie de connivencia que se brinda a los grupos terroristas", recalcó el escritor.

    Aparte de esto, Caputo comentó a Sputnik las advertencias que Trump lanzó contra Rusia después de que el embajador de Rusia en el Líbano, Alexandr Zasypkin, declarara que el país euroasiático respondería a cualquier ataque de EEUU contra Siria.

    En particular, el mandatario estadounidense urgió a través de su cuenta de Twitter a que Rusia se preparase para "para nuevos e inteligentes misiles" de EEUU en Siria.

    "Estamos viviendo en un periodo revolucionario desde el punto de vista político y mediático. Trump es un presidente que durante una hora puede publicar en su cuenta de Twitter tuits completamente contradictorios. No está claro a qué juego está jugando ahora", concluyó el escritor.

    Caputo considera que es posible que con estos mensajes el mandatario de EEUU quisiera sembrar el desconcierto dentro de su propia Administración para rebajar la presión ejercida sobre él por parte del complejo industrial militar del país norteamericano.

    "Probablemente veremos una situación parecida a la que vimos con Corea del Norte hace varios meses: cuando se hablaba de una posible confrontación militar entre Washington y Pyongyang que al final nunca se produjo. Al contrario, ahora se habla de un encuentro entre Kim Jong-un y Donald Trump".    

    Etiquetas:
    Sebastiano Caputo, Siria, Italia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik