En directo
    La acción de los jardineros en Varsovia contra las sanciones antirrusas

    Qué tan real es para Rusia salir del círculo de sanciones occidentales

    © Sputnik / Alexey Vitvitsky
    Opinión & Análisis
    URL corto
    3311

    ¿Qué objetivos persiguen EEUU y Europa?, ¿cuánto tiempo continuarán las sanciones y cuáles serán sus consecuencias económicas y políticas? A estas preguntas responde el director del Consejo Ruso para Asuntos Internacionales, Iván Timoféev.

    Las sanciones contra Rusia fueron impuestas por Estados Unidos, la Unión Europea y varios otros países en el 2014 bajo el pretexto de la situación en Crimea y con el objetivo de causar daños a la economía rusa, lo que obligaría a los líderes del país a cambiar radicalmente el rumbo de la política exterior.

    De acuerdo con el informe de Timoféev, Rusia debe esperar que se mantenga la política actual de sanciones contra Moscú o, incluso, que se agrave al menos por los próximos seis años. La principal tarea de Moscú en las condiciones actuales es evitar una escalada de restricciones y crear condiciones bajo las cuales las sanciones no den el resultado esperado, para que el desarrollo socioeconómico y la integración en la economía global continúen para Rusia en términos favorables.

    EEUU y la UE, en búsqueda de cosas distintas

    En primer lugar, la UE y EEUU persiguen objetivos diferentes con las sanciones, destaca el experto. Las sanciones de la UE se centran en el problema ucraniano y están vinculadas a la implementación de los acuerdos de Minsk. En teoría, deberían hacer que Rusia, que como en varias ocasiones lo ha subrayado Moscú no forma parte del conflicto, mantenga el alto el fuego y aplique otros puntos del acuerdo.

    Sin embargo, esta posición es inconsistente, ya que la aplicación de los acuerdos de Minsk depende principalmente de Ucrania, mientras que Kiev es capaz de bloquear deliberadamente su implementación, así como mantener la presión.

    Además, la UE cada seis meses plantea la cuestión de la extensión de las sanciones, es decir, la política de la UE en este sentido es reversible y tiene un espacio de maniobra.

    Estados Unidos, a su vez, tiene metas mucho más amplias, como descreditar y aislar a los líderes políticos de Rusia, lo que socavaría la influencia de Moscú en el ámbito internacional y la confianza de los inversores en Rusia, y, al mismo tiempo, fortalecería la influencia estadounidense en Europa en el contexto de la supuesta 'amenaza rusa'.

    El analista señala también que "Estados Unidos ocupa un lugar preponderante en el sistema financiero mundial, lo que le permite imponer una política de sanciones que involucre incluso aquellos países que formalmente no las apoyan".

    El daño a la economía rusa y europea

    Los datos de los analistas rusos sobre el daño económico derivado de las sanciones difieren entre sí y de los datos europeos. En marzo de 2016, el asesor presidencial ruso Serguéi Gláziev estimó las pérdidas económicas de Rusia en 250.000 millones de dólares tras dos años de sanciones.

    Las pérdidas incurrieron no solo en Rusia, sino también en la UE. Las exportaciones de la UE a Rusia se redujeron en más de un 20% anual en el período de 2013 a 2016, mientras que de 2009 a 2012, la misma cifra creció en un 20% anualmente.

    El perjuicio para la UE se estimó en 40.000 millones de euros (0,3% del PBI) en 2014 y 50.000 millones de euros (0,4% del PBI) en 2015. En comparación, el daño a Rusia se estimó entre un 8 y 10% del PIB en 2015.

    En cuanto a las pérdidas económicas de Estados Unidos por las sanciones contra Rusia, son menores que las pérdidas de la UE. Rusia representa menos del 1% del comercio de EEUU. Dado el crecimiento económico que tiene lugar en el país norteamericano, el daño de las sanciones para la economía estadounidense se puede considerar inexistente.

    Rusia, a su vez, sí que ha sufrido, sostiene Timoféev. Su comercio exterior, la competitividad de sus empresas y su atractivo de inversión han bajado significativamente. El recimiento económico se ralentizó aún más. En segundo lugar, las sanciones afectaron a la propia Unión Europea como el principal socio comercial de Rusia. Sin embargo, gracias al volumen total de la economía de la UE, le resulta más fácil soportar estas pérdidas.

    Las perspectivas de la política de sanciones

    La Unión Europea podría ampliar las sanciones, por ejemplo, debido a la 'interferencia en las elecciones'. Sin embargo, esto es poco probable, ya que las acusaciones no tienen pruebas serias.

    Además, la UE puede ampliar la lista 'negra' de personas y empresas con relación al tema ucraniano. Además, la UE utilizará las normas de la Organización Mundial del Comercio para contrarrestar las restricciones a la importación de alimentos.

    La segunda dirección es la aplicación extraterritorial de las sanciones estadounidenses. Pueden afectar a terceros países, socios de Rusia, especialmente en los sectores de energía y defensa.

    En tercer lugar, la legislación de las sanciones de Estados Unidos podría profundizarse. EEUU podría preparar y presentar al Congreso diversos informes sobre Rusia, como por ejemplo el llamado 'Informe del Kremlin'.

    Cómo Rusia puede resolver la situación

    La primera tarea fundamental para minimizar el daño causado por las sanciones es dar un 'giro hacia Oriente' y el desarrollo de las relaciones comerciales con los países de la región asiática. Sin embargo, no resuelve el problema de las sanciones, ya que las restricciones financieras causan muchos más problemas que las comerciales.

    Rusia debería cooperar con sus socios del BRICS en la creación de sistemas financieros y de pagos alternativos. Esto les interesa a todos, ya que los países BRICS históricamente han estado sujetos a las sanciones de EEUU y en el futuro pueden sufrir de nuevo esta política.

    La segunda recomendación del analista es identificar las relaciones con la UE como una prioridad para evitar exacerbar las relaciones con Europa, mantener un diálogo abierto y franco sobre temas complejos y desafíos comunes. Es mucho más fácil, y más útil revocar las sanciones europeas que las estadounidenses.

    También es importante mantener lazos con el país norteamericano a nivel de negocios, universidades, ONG, centros de investigación y organizaciones de expertos. También es menester dar respuestas claras, consistentes y cuidadosamente planificadas a acciones hostiles específicas contra Rusia.

    Además, es necesario plantear la cuestión de la ilegalidad de las sanciones unilaterales en las instituciones de la ONU.

    "Finalmente, lo más importante es el desarrollo de la economía rusa, su diversificación, la profundización de los vínculos con el mercado mundial y los negocios globales. Las sanciones funcionan contra estados económicamente débiles y aislados. Rusia necesita concentrarse en los problemas de su propio desarrollo. El atraso económico y tecnológico es la principal amenaza para la soberanía rusa en la actualidad", concluye Timoféev.

    Además:

    Se agota la fantasía de EEUU sobre las sanciones contra Rusia
    Rusia está preparada para nuevas sanciones de EEUU
    Serbia no apoyará las sanciones contra Rusia
    Embajador ruso ante la UE explica por qué no fueron prolongadas sanciones a Rusia
    Putin: Occidente no logró los objetivos que perseguía al imponer las sanciones a Rusia
    Etiquetas:
    perspectivas, daños, análisis, economía, sanciones, UE, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik