10:16 GMT +307 Diciembre 2019
En directo
    El periodista cubano Julio Batista

    "Los medios alternativos están transformando el periodismo tradicional en Cuba"

    © Foto : Julio Batista
    Opinión & Análisis
    URL corto
    Por
    370
    Síguenos en

    Julio Batista es un joven de 28 años que acaba de obtener el Premio de Periodismo Rey de España. Es la cuarta vez en la historia que el prestigioso galardón recae en cubanos, pero en esta ocasión reconoce además el trabajo de los llamados medios alternativos, que suponen una nueva mirada dentro del espacio comunicativo de la isla.

    Sobre este y otos temas, conversó Julio en exclusiva con Sputnik.

    El reportaje, premiado en la categoría de periodismo ambiental, 'Las aguas muertas del Havana Club', (sobre la contaminación que provoca la mayor destilería de Cuba), fue publicado en el medio Periodismo de Barrio (PB), que desde su creación en 2015 es uno de los que viene pisando fuerte cuando se trata de investigar y abordar temas sociales.

    La contaminación del agua por la fábrica de ron Havana Club
    © Foto : Julio Batista
    La contaminación del agua por la fábrica de ron Havana Club
    "Soy uno de los cinco fundadores de PB. Tras su estancia en Harvard, Elaine Díaz decide crear un medio más enfocado en entender los procesos sociales en los barrios cubanos y con mayor vinculación a temas como comunidades vulnerables o cambio climático", refiere Julio a Sputnik. "Se buscaba gente joven con ganas de hacer periodismo y más de dos años después estoy infinitamente feliz de integrar este proyecto". 

    Lo cierto es que PB se convirtió en pionero en muchos aspectos. Hace unos años, era difícil imaginar en la isla que pudiera existir el periodismo más allá de los medios gubernamentales, la prensa extranjera acreditada o medios realizados muchas veces desde el exterior, con posturas abiertamente 'contrarrevolucionarias'. PB es de los primeros proyectos pensados, dirigidos y escritos desde Cuba.

    "Los llamados medios alternativos han venido a transformar el espacio de lo que era el periodismo tradicional en Cuba. Han sido un toque de frescura, de acercamiento a la realidad, ya que tienen más que ver con la agenda pública cubana", asegura Batista, quien además de en PB, ha trabajado en varios medios gubernamentales y colabora con otros alternativos.

    "Estos medios han empezado a ocupar ese espacio más cercano a la gente, hemos ido ganando en credibilidad ", reflexiona.

    La fábrica de ron Havana Club
    © Foto : Julio Batista
    La fábrica de ron Havana Club
    "La visión más homogénea de Granma fue sostenible durante décadas, pero a partir de la llegada de internet y el 'paquete' (compendio de contenidos digitales que se distribuye en los límites de la legalidad) es más complejo controlar la información a la que accede la gente", refiere. 

    "Creo que no es por falta de talento, hay excelentes profesionales, pero esos medios oficiales están más subordinados a la agenda política cubana y olvidan a veces la agenda pública. Por otro lado, la competencia con los medios alternativos ha promovido ya un cambio en los oficiales, que intentan acercarse más a la realidad".

    No obstante, ha sido una carrera con obstáculos. "Muchos vinculados con la imposibilidad de oficializarnos", sostiene. "Durante mucho tiempo se consideraba que si no eres un medio oficial estabas vinculado a la contrarrevolución, y esa imagen aún persiste en algunos y se ha reforzado por intentos de desacreditar nuestro trabajo."

    Otros problemas los comparten con los periodistas de medios oficiales. "Cuba no tiene un marco legal para el ejercicio de la profesión y las leyes a veces propician el ocultamiento de información. Cuando usted le da a un director de empresa la autoridad de clasificar él mismo la información que genera su empresa, le está poniendo en las manos la posibilidad de encubrir sus errores y está limitando la capacidad ciudadana para fiscalizar lo mal hecho", asegura.

    Es ahí donde el periodista debe jugar un rol principal, considera Batista. "El periodismo de investigación  tiene la misión de explicarle a la sociedad lo que está pasando y puede ser el punto de inflexión para que tome conciencia de sus problemas".

    Julio Batista, ganador del Premio de Periodismo Rey de España
    © Foto : Julio Batista
    Julio Batista, ganador del Premio de Periodismo Rey de España
    Algo así espera que ocurra con la denuncia que hace este reportaje premiado, en el que trabajó durante nueve meses. "Havana Club es una de las empresas más rentables, la marca de ron cubano más comercializada en el mundo y sin embargo no era responsable con el medio ambiente. Y por mucha riqueza que generen, no se puede hipotecar el futuro del país por las ganancias de hoy".

    Pero a pesar de los sensibles temas que abordan y de su propio nombre, no es fácil llegar al barrio para un medio digital, en un país con muy bajos índices de penetración de internet. ¿Cómo enfrentan el reto de conseguir que los lean donde más falta hace?

    "Es complicado medir el impacto dentro de Cuba, no hay posibilidades de hacer estudios precisos de audiencia, a veces trabajamos en barrios muy alejados, donde no hay ni teléfono prácticamente. Pero tan importante como contar esas historias es que puedan ayudar a cambiar la situación", relata.

    "Por eso les llevamos el trabajo en una memoria o impreso, y lo entregamos a las autoridades locales. Es casi regresar al pasquín, ir con el texto en la mano para que la gente vea en qué derivó toda la investigación que hicimos".

    Y como otros medios alternativos, PB está en el 'paquete semanal', a través del cual pueden llegar potencialmente a millones de usuarios. "Nuestros contenidos corren también de mano en mano, como ocurrió durante mucho tiempo en Cuba, en una peculiar red de intercambio de información", afirma Batista.

    Pero el joven periodista aspira a más. "Quisiera que el periodismo cubano evolucionara hacia un escenario más plural, que los medios alternativos tuvieran las mismas responsabilidades sociales y las mismas posibilidades legales del resto, que las autoridades reconozcan que existimos, que estamos y trabajamos en Cuba y que nos interesa mejorar y contar el mismo país que a ellos", concluye.

    Además:

    Opinión: "La prensa en Cuba cambia porque es una necesidad que impone la sociedad"
    Etiquetas:
    periodismo, Cuba
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik