En directo
    Opinión & Análisis

    La política de Ingushetia se mancha de corrupción

    Opinión & Análisis
    URL corto
    0 10

    El presidente de la república norcaucásica rusa de Ingusetia, Yunus-Bek Yevkúrov, rechazó las acusaciones de que funcionarios ingush financian grupos subversivos en el Cáucaso para garantizar su propia seguridad.

    El presidente de la república norcaucásica rusa de Ingusetia, Yunus-Bek Yevkúrov, rechazó las acusaciones de que funcionarios ingush financian grupos subversivos en el Cáucaso para garantizar su propia seguridad.

    En una rueda de prensa en Magás, la capital de la república, sugirió que estas acusaciones están vinculadas a las próximas elecciones presidenciales en Ingusetia, convocadas para septiembre de 2013. Podría ser verdad, aunque, por lo visto, no toda la verdad.

    Una conversación reveladora

    Desde luego, la presión contra el líder ingush se intensifica conforme se acercan los comicios. El primero en atacar a Yevkúrov fue el presidente de la vecina Chechenia, Ramzán Kadírov, que tiene malas relaciones con su homólogo ingush. "Ingushetia, sirve de refugio a los terroristas que atentan en Chechenia. Cuando nuestros agentes les consiguen eliminar en el territorio ingush, Yevkúrov no se digna siquiera a expresar sus condolencias a las familias de los efectivos caídos durante la operación", declaraba indignado en agosto del año pasado. Kadírov resumió en aquella ocasión: si

    Yevkúrov es incapaz de neutralizar la violencia subversiva, el gobierno checheno está dispuesto a poner orden en la república vecina.

    A finales de marzo uno de los principales canales de televisión rusa inesperadamente dio un nuevo impulso a las acusaciones del líder checheno. El Primer Canal (la cadena pública de televisión rusa) emitió una entrevista con un tal Ibraguim Torshjoev. Este personaje es supuestamente uno de los autores del atentado perpetrado en 2011 en el aeropuerto internacional de Moscú Domodédovo, que causó la muerte a 35 personas y heridas a más de 180. Declarado en busca y captura, el terrorista, según afirma él mismo, decidió entregarse a las autoridades y reconocerse culpable porque había escuchado una conversación reveladora de sus superiores. Del diálogo trascendía que un alto cargo del gobierno ingush pagaba un millón de dólares a los jefes terroristas a cambio de garantías de su propia seguridad.

    Al día siguiente uno de los diarios más populares de Rusia, Komsomolskaya pravda, publicó la misma entrevista.

    Se podría pensar que semejantes 'autodenuncias' por parte de los miembros de grupos subversivos -una táctica habitual- ya no son capaces de engañar a nadie. Pero en esta ocasión, además de hacerse a través de los principales medios de comunicación, apuntaba a un funcionario en concreto, un tal “señor Chilíev”. Tan sólo un alto cargo en Ingusetia lleva este apellido. Musá Chilíev, el primer ministro de la república. Yunus-Bek Yevkúrov lo dijo durante la rueda de prensa: "Está claro que es una insinuación sobre el primer ministro, Musá Chilíev". El propio aludido rechazó rotundamente estas acusaciones calificándolas de "intento de desacreditar" a las autoridades ingush.

    Donaciones para la 'causa patriótica'

    Curiosamente unos días antes de la publicación de la entrevista, fuentes policiales informaron que durante una operación especial en la república de Daguestán (Cáucaso del Norte, Rusia) murió uno de los cabecillas del grupo armado ilegal Imarat del Cáucaso, Ibrahim Gadjidadáev.

    A este terrorista, además de la autoría de decenas de asesinatos y atentados, se le atribuye la "invención" del sistema de financiación del terrorismo instalado en al Cáucaso. Se cuenta que fue Gadjidadáev el que popularizó el método que se convertiría en práctica habitual de los terroristas en todas las repúblicas norcaucásicas rusas.

    Consiste en grabar un vídeo donde sale un hombre barbudo con una bandera verde islámica en el fondo que habla de la importancia de las donaciones ciudadanas para la "causa patriótica". Este vídeo grabado a su vez en un lápiz de memoria se entrega a los altos cargos. Pero no sólo a ellos. También a los empresarios de toda índole. Como regla general, los destinatarios no solían negarse a donar la suma exigida por el hombre barbudo del vídeo.

    Sería una exageración pensar que Ibrahim Gadjidadáev fuera el único autor de la idea. Este sistema se emplea desde hace años en todo el Cáucaso del Norte. Como reconoció el mismo Yunus-Bek Yevkúrov: "Mi gente no lo hace pero en el gobierno anterior era algo común".

    Era "algo común" en Ingusetia, en Chechenia, en Daguestán, en todos los sitios donde hubiera un conflicto armado. A veces eran donaciones voluntarias, pero en la mayoría de los casos más bien "obligatorias". Los terroristas, funcionarios y empresarios sonreían cuando oían hablar sobre la financiación de los grupos terroristas por parte de Occidente. Sabían perfectamente de dónde provenía el dinero.

    Los terroristas, por su parte, no se limitaban a las extorsiones. Muchas veces eran dueños de algún negocio civil que prosperaba gracias a la protección de algún funcionario de la administración local. Por lo tanto, la afirmación de que los funcionarios mantienen a los terroristas es sólo parte de la verdad. También al revés. El proceso siempre es mutuamente beneficioso, éste es su  profundo sentido político.

    La lucha contra la corrupción en el Cáucaso

    Los que tienen interés en esta historia conocían hace tiempo todos sus detalles. Alguien que quiere participar en las elecciones ingush en septiembre, necesitaba que el apellido de un alto cargo del gobierno actual apareciese en todos los medios para relacionarle con un escándalo.

    Pero una tarea local a veces cobra un nuevo significado que no tiene nada que ver con el impulso inicial. El problema de la financiación 'pública' de la violencia subversiva de repente volvió a plantearse ante la sociedad como parte del problema global de la corrupción en Rusia. Lo que para el resto del país es la lucha contra el cohecho de servidores públicos, en el Cáucaso es la lucha contra los servidores públicos que pagan a los terroristas.

    Esta es, por lo visto, la particularidad de la corrupción caucásica. Pero a diferencia de la campaña anticorrupción federal, es posible que la del Cáucaso dé lugar a algún resultado concreto. Por ejemplo, que el presidente actual tenga muchos problemas durante las próximas elecciones, independientemente de que las acusaciones contra sus subordinados sean o no ciertas.

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE RIA NOVOSTI

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik