20:08 GMT +315 Octubre 2018
En directo
    La puesta del sol

    El mundo se despide de 2012 resistiendo la crisis que se avecina

    © Sputnik / Valeri Melnikov
    Opinión & Análisis
    URL corto
    0 0 0

    Existe en Rusia una bonita tradición: agradecerle al año que se acaba todo lo bueno que nos ha traído.

    Existe en Rusia una bonita tradición: agradecerle al año que se acaba todo lo bueno que nos ha traído.

    Tampoco estaría mal darle las gracias a 2012 por lo menos por dos cosas malas que no han llegado a ocurrir. Por ejemplo, el fin del mundo que no ha tenido lugar. Pero si en ello pocos creían en serio, la segunda oleada de la crisis económica global parecía más que verosímil.

    Sin embargo, a pesar de los numerosos y sombríos pronósticos, tampoco ha llegado a ocurrir.

    A la espera de la nueva espiral de la crisis

    Los economistas, los políticos y las autoridades de diferentes países no tenían la menor duda de que volvería a haber una recaída. El Gobierno ruso no era ninguna excepción: a finales de 2011 en el presupuesto nacional se habían reservado fondos para superar las posibles dificultades económicas. Y Vladimir Putin, primero presidente de Gobierno y más tarde al frente del país, señalaba con sinceridad “estamos recibiendo señales preocupantes y existen ciertos riesgos, de modo que hay que esperar lo mejor, pero prepararse para lo peor”.

    La situación parecía estar empeorando a ojos vista, Europa se sumergía cada día más en las profundidades de la deuda pública y no conseguía parar la recesión. Estados Unidos estaba afrontando un grave déficit presupuestario y los organismos crediticios en Rusia estaban intentando acumular la máxima liquidez posible.

    Pero lo más temido no ocurrió ni en verano, ni a finales de septiembre, plazos de la supuesta segunda oleada. Más tarde la hora de la verdad se desplazó a la segunda mitad de otoño, cuando Grecia -que aportaba mucha inestabilidad a todo el sistema- debía saldar el tramo de turno del préstamo que le había sido concedido. Atenas no tenía recursos, pero todo se arregló. Nos hemos salvado... ¿Cómo ha sido posible?

    Las medidas preventivas suelen ayudar

    La razón más evidente de por qué en 2012 no se produjo la segunda oleada de la crisis consiste en que las medidas preventivas han surtido su efecto. Unas enormes inyecciones financieras reforzaron las defensas económicas, permitiendo evitar la recaída.

    En gran medida ello es mérito del Banco Central Europeo (BCE) que a causa de los vaticinios de la bancarrota de Grecia y su consiguiente hipotética salida de la eurozona, asumió un papel activo y obró con decisión. Por ejemplo, aprobando el programa de adquisición de obligaciones de los países más endeudados. Las cantidades no importaban, se imprimían las cantidades justas para que los países inmersos en el naufragio fueran capaces de mantenerse a flote. Este paso tan atrevido nunca se había dado antes por el Banco Europeo, conocido por su postura sumamente cautelosa.

    Las autoridades monetarias de EEUU se unieron a sus compañeros de oficio europeos. La Reserva Federal, con la característica envergadura, estaba dispuesta a recibir el 2013 con unas colosales inyecciones financieras, cerca de 170.000 millones de dólares mensuales destinados a la compra de valores. El Banco Central Europeo se estaba preparando para sustentar la economía con entre 8.000 y 12.000 millones de euros.

    El Banco Central de Rusia tampoco se mantenía cruzado de brazos. De acuerdo con los últimos datos, los organismos crediticios rusos le deben al banco regulador tan sólo en uno de los mecanismos de refinanciación cerca de dos billones de rublos (unos 67.000 millones de dólares).

    ¿Durará mucho la tranquilidad?

    Las inyecciones financieras en la economía han de acumularse en alguna parte. Un destino ideal parecen las materias primas que empiezan a subir de precio en condiciones de rico sustento. Formalmente, para Rusia es un factor positivo y una posibilidad de acabar 2012 con el superávit del presupuesto nacional. Lo malo es que los precios no pueden crecer infinitamente.

    En junio, los expertos del Banco Mundial en su informe “Perspectivas económicas globales” avisaron de que el crecimiento desorbitado de los precios de petróleo ha llegado a su final: en 2012 nos hemos acercado al límite de cuando tanto precios altos para materias primas como su brusca caída resultan nocivos.

    Si el precio de petróleo se sigue manteniendo alto, se verán afectados los países europeos que en condiciones de la continuada recesión no pueden permitirse hidrocarburos caros. Y los problemas económicos no harán sino agravarse. En caso de empezar a abaratarse las materias primas, Rusia saldrá perdiendo.

    El presupuesto ruso para 2013 se redactó en base al precio de 91 dólares por un barril de petróleo. Con los actuales 110 - 120 dólares por barril no hay peligro alguno. Sin embargo, si los problemas europeos hacen que el precio vaya bajando drásticamente, habrá que volver a recurrir a los fondos acumulados en los años de bonanza.

    Al mismo tiempo, los riesgos de un guión desfavorable son muy altos. Según ciertas estimaciones, la recesión en Europa podría prolongarse algunos años, Estados Unidos se encuentra ante el llamado “abismo financiero”. Es decir, si los senadores no consiguen llegar a una fórmula de compromiso, a partir del 1 de enero de 2013 de manera automática serán suprimidos todos los beneficios tributarios aprobados durante la crisis y se reducirán los gastos del presupuesto, circunstancias que propiciarían un inminente declive económico.

    El problema consiste en que el mecanismo de inyecciones financieras ha probado su escasa eficacia, lejos de acabar con el problema, sólo aplaza su solución. La segunda oleada ha sido aplazada, pero no evitada. Es como las turberas que todos los veranos arden en las afueras de Moscú, la decisión ha de ser drástica, de lo contrario, nada cambia.

    Recientemente, la Reina Isabel II de Inglaterra hizo sonreír a la comunidad internacional con su explicación de la situación actual, diciendo algo como “nos hemos relajado demasiado”.

    No deberíamos hacerlo. El Gobierno ruso ha vuelto a reservar fondos para el apoyo al sistema bancario en 2013. Lo dicho, esperamos lo mejor, pero nos preparamos para lo peor.

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE RIA NOVOSTI

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik