13:29 GMT +324 Septiembre 2018
En directo
    Opinión & Análisis

    Uliánovsk, patria de Lenin, permitirá a EEUU continuar su misión en Afganistán

    Opinión & Análisis
    URL corto
    0 0 0

    El pasado 1 de agosto, Rusia abrió su espacio aéreo para el tránsito de cargas para la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) en Afganistán.

    El pasado 1 de agosto, Rusia abrió su espacio aéreo para el tránsito de cargas para la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) en Afganistán.

    El principal centro de la red de abastecimientos del Norte será el aeródromo internacional Uliánovsk-Vostochni (en Uliánovsk, ciudad natal de Vladímir Lenin, región del Volga).

    Es un evento de importancia histórica, ya que supone la participación directa de Rusia en la operación de transporte realizada en interés de la OTAN, EEUU y sus aliados. La visita que efectuó el mandatario ruso, Vladímir Putin, la víspera del Día de la Tropas Aerotransportadas (2 de agosto), a la 31ª brigada Aerotransportada, emplazada en Uliánovsk, tuvo que ver con este hecho.

    Cuando un veterano de la guerra en Afganistán le preguntó a Putin, sin más ni más, ¿por qué estamos ayudando a la OTAN ahora?, no fue ninguna sorpresa para el presidente. Putin explicó: “No seremos nosotros los que van a librar la guerra allí, ya hemos tenido bastante. Que lo hagan ellos, si se les antoja, ¿acaso tenemos que impedirles hacerlo?”.

    Lo dijo refiriéndose a las tropas de la OTAN, a las que “hay que ayudar a resolver los problemas en Afganistán sin que se vean involucradas nuestras propias Fuerzas Armadas, entre otras medidas con ayuda de este tránsito”. Esto “responde a los intereses nacionales de Rusia”, declaró el presidente, reiterando la idea de que Rusia debe evitar la participación en guerras nuevas allí.

    En vísperas de ese día había lugar un acontecimiento de importancia igualmente considerable: EEUU y Pakistán firmaron el Memorando de Colaboración sobre el Tránsito de las Cargas para las Tropas Estadounidenses en Afganistán. Esto supone volver a establecer el trayecto sur para el paso de suministros a Afganistán a través de territorio pakistaní,  interrumpido por Islamabad en noviembre de 2011 a raíz del ataque aéreo de la OTAN que causó casi tres decenas de víctimas entre los militares paquistaníes. A EEUU le costó mucho el consentimiento de Islamabad para reanudar el tránsito de cargas. La secretaria de Estado, Hillary Clinton, tuvo que llamar a la canciller pakistaní, Hina Rabbani Khar, para pedirle perdón, conformándose con las exigencias de los generales pakistaníes, que se habían negado a aceptar la variante de Washington. Los 1.100 millones de dólares de ayuda a Islamabad que fueron congelados  tras el cierre de la ruta el año pasado, y que fueron asignados por EEUU a Pakistán después de la firma del Memorando, no son nada en comparación con ello.


    Por qué los comunistas están en contra

    El tránsito a Afganistán a través de sus fronteras del norte, por territorios de Asia Central y Rusia, parecía ganar protagonismo: quedaban meses hasta la salida del contingente de la Alianza de Afganistán, fijada para el 2014. Si no tomamos en consideración las rutas por Irán y por Pakistán, había solo rutas centroasiáticas.

    Los emisarios de alto rango de EEUU se pusieron a visitar las capitales de la región, discutiendo los precios y detalles del tránsito.

    En Tashkent, así como en Dushambé, y en menor medida en Astaná y Bishkek, ya estaban calculando los posibles dividendos. Y Moscú ya recibió varias propuestas de negocio muy ventajosas… 

    En marzo pasado el entonces primer ministro ruso Dmitri Medvédev anunció sobre el acuerdo con la OTAN de crear en Uliánovsk un centro logístico de la OTAN. El Partido Comunista de la Federación Rusa (KPRF), segunda fuerza política en importancia del país, reaccionó entonces con una fuerte campaña acusando el Kremlin de “traición a la patria”: “¡En Uliánovsk, la ciudad natal de Lenin, piensan emplazar una base de la OTAN!”.

    Las declaraciones de los comunistas tenían su lógica. ¿Por qué las autoridades rusas insisten en calificar al Centro de Tránsito en la capital de la República de Kirguizistán de base militar estadounidense y reclamaban que Bishkek la eliminara? Se sabe que el incumplimiento de su promesa al respecto, dada por el ex presidente de Kirguizistán Kurmanbek Bakíev le costó su puesto. ¿Acaso no pueden los comunistas definir de la misma manera la base de Uliánovsk?

    La respuesta a esta pregunta no fue fácil para los funcionarios rusos. El representante interino de Rusia ante la OTAN, Nikolai Korchunov explicó a finales de junio, que en Uliánovsk “no habrá ningún personal militar extranjero ni para la carga y descarga ni para la protección de carga”. 

    “Nos aseguraron por parte de la OTAN de que el tránsito de cargas por el territorio de la Federación de Rusia será realizado de acuerdo con todos los requisitos de la legislación rusa. Las cargas de la ISAF serán transportadas bajo el régimen comercial. Tenemos previsto aprovechar exclusivamente las capacidades civiles del aeropuerto de la ciudad de Uliánovsk, así como las vías férreas aptas para el transporte internacional de la carga”, comentó Korchunov sobre el carteo entre Rusia y la OTAN en relación al procedimiento bilateral combinado de cargas no letales para la ISAF en Afganistán.  “Estas cargas no podrán disparar o explotarse y no representan ningún peligro para la población, queda prohibido el transporte de armamentos, equipos y municiones, es decir, del material bélico", añadió.

    La carga no letal, según Korchunov, incluirá contenedores con cosas personales de los militares, ropa, tiendas de campaña, camas, mantas y electrodomésticos. Asimismo, se permitirá el transporte de automóviles no armados.

    El representante interino de Rusia ante la OTAN ha informado de que el tránsito bidireccional será realizado sobre todo por empresas de transporte rusas y “tendrá un carácter combinado, incluido el transporte por aire, por carretera y por ferrocarril”.

    De Afganistán a Uliánovsk las cargas serán transportadas por aire. Y de allí irán con transporte terrestre a Europa y a los puertos europeos.


    EEUU hace “un trabajo necesario”

    El 25 de junio de 2012, el ahora primer ministro de Rusia, Dmitri Medvédev, firmó un decreto autorizando el tránsito combinado bajo una serie de condiciones. El material bélico tendrá que cumplir con el procedimiento de tránsito aduanero. Todos los armamentos transportados dispondrán de un certificado oficial,  comprobante de la nomenclatura, de la cantidad de material bélico y del fin de su transporte. Las operaciones de carga de material bélico serán realizadas en presencia de funcionarios de órganos aduaneros. La recuperación de la red pakistaní de tránsito a Afganistán puede disminuir, en cierta medida, la especial importancia política de la ruta a través de Rusia y de Asia Central, pero es poco probable que afecte a su rentabilidad. Vladímir Putin, en su reunión con los efectivos de la brigada aerotransportada en Uliánovsk no mencionó este aspecto de colaboración con la OTAN, considerando, por lo visto, que no fue un ambiente oportuno...

    “En este caso concreto van haciendo un trabajo necesario y les ayudamos. Y creo que tenemos razón. Es una pena, sin embargo, que prácticamente todos los participantes actuales de la operación en Afganistán estén pensando en cómo escaparse de allá”, prosiguió el jefe del Estado. “Que se queden allí y trabajen, se han hecho cargo de esta carga dura y tienen que llevarla hasta el fin”, añadió.

    Vale la pena mencionar que, hace unos años, todavía antes de declarar la administración actual de la Casa Blanca sus planes de retirar sus tropas de Afganistán, Moscú y Pekín iban llamando a Washington a elaborar el calendario de retirada de tropas lo antes posible...

    Cuando hoy, con este calendario aprobado, a los altos cargos diplomáticos rusos les preguntan, por qué han cambiado de opinión de manera tan brusca, responden que “EEUU no ha cumplido con el mandato de la ONU de 2001 concedido para una operación antiterrorista en Afganistán. No hay paz dentro del país, la economía sigue arruinada y la producción de droga ha subido varias veces...”.

    Esta valoración de la misión empezada hace más de diez años por EEUU, la llamada operación Libertad Duradera (Enduring Freedom) en Afganistán, apoyada por Putin después del 11-S, ofrece la posibilidad de realizar una crítica moderada de Washington en este sentido en el curso de los próximos diez años.

    Y es que, de acuerdo con el convenio estratégico que se tiene pensado firmar entre EEUU y Afganistán, la presencia militar estadounidense en este país, que incluye cinco grandes bases militares, se mantendrá hasta el  2023.

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE RIA NOVOSTI

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik