En directo
    Fiodor Lukiánov

    La primavera árabe como el reflejo del desarrollo mundial

    © Sputnik /
    Opinión & Análisis
    URL corto
    0 0 0

    La primavera árabe centró la atención del mundo durante todo el año 2011.

    La primavera árabe centró la atención del mundo durante todo el año 2011.

    Esto es lógico, pues en la política internacional no hubo precedente cuyas consecuencias fueran tan multifacéticas y traspasaran  tanto las fronteras de la región.

    El proceso, iniciado a finales del 2010, provocó el cambio de regímenes en cuatro países (Túnez, Egipto, Libia, Yemen). Al mismo tiempo, afianzó el aspecto político del islam, propició  la competencia entre las potencias regionales en la que se combinan las ambiciones geopolíticas y la oposición interconfesional entre los sunitas y los chiítas, motivó la  revalorización del papel de la OTAN. En fin, volvió a plantear la cuestión de la democratización como medio para resolver problemas y de la esencia de la democracia en el mundo contemporáneo.

    Los países que se vieron en el epicentro (excepto Yemen) de los sucesos no pertenecen a los más pobres y atrasados, por lo cual no se puede atribuir las convulsiones a las causas meramente económicas. Los modelos autoritarios que no sufrieron cambios desde los mediados del siglo XX fueron considerados como los únicos posibles para Oriente Próximo durante mucho tiempo, pero los últimos decenios mostraron que no son otra cosa que un anacronismo. Tanto más que la revolución mediática dio a las masas árabes el acceso a las experiencias internacionales. Y estas masas llegaron a representar una parte de la sociedad bastante numerosa como para provocar cambios. 

    Su legitimidad es el aspecto clave. Así, las monarquías conservativas del Golfo Pérsico, donde la ley prevé el traspaso del poder del padre al hijo, apenas quedan afectadas. Mientras tanto, las repúblicas autocráticas, donde los presidentes elegidos formalmente se disponían a transferir el poder a sus hijos, no soportaron la disconformidad de las masas.

    En Egipto y Túnez, donde este año ya se celebraron las elecciones, los paridos orientados al islam político, han cosechado mucho éxito. En Libia, Yemen y Siria, donde por ahora los comicios no se celebraron, la actividad de los islamistas va creciendo. No es para asombrarse: tras varios decenios de gobernación de una persona o, en el mejor de los casos, de un solo partido, no queda otra base para la consolidación.
    La democracia seguirá desarrollándose en Oriente Próximo sólo a condición de que, además de los partidos islamistas, aparezcan los laicos, y las corrientes religiosas predominantes se muestren interesadas en crear institutos modernos. De lo contrario, la primavera democrática legitimará un nuevo modelo antidemocrático, esta vez, el islamista.

    La lucha por el liderazgo regional la encabezan dos monarquías: Arabia Saudita y Qatar. Gracias a sus esfuerzos, la Liga Árabe, siempre calificada como un club de dictadores, se convirtió en un instrumento de cambio de regímenes (a excepción de Bahréin, cuando la injerencia de los sauditas ayudó a aplastar el movimiento chiíta de protesta) y de justificación de intervenciones (la operación de la OTAN en Libia fue realizada, en buena medida, gracias al apoyo de potencias árabes).

    La combinación de los tres procesos -la competencia entre Arabia Saudita e Irán, la oposición interconfesional entre los chiítas y sunitas y la creciente preocupación internacional por el programa nuclear de Irán- genera una situación nueva. El riesgo de una operación militar en 2012 se incrementa, entre otras cosas, debido a la coincidencia de los intereses objetivos de países tan diferentes como Arabia Saudita e Israel, y todo esto en el contexto de la campaña electoral en EEUU.  En el conflicto en torno a Siria se promueve al primer plano el elemento chiíta iraní: la presión del mundo árabe sobre el régimen alavista sirio parece cada vez más una guerra subsidiaria contra Irán. 

    La intervención de la OTAN en Libia ha mostrado, primero, que la adaptabilidad operacional de la alianza es bastante limitada, y además, que esta organización no es tan cohesionada como antes. Sus operaciones parecen no tanto una acción de la OTAN sino la de ciertos países que actúan en sus propios intereses. Francia y Gran Bretaña sacaron provecho de su liderazgo en la campaña, mientras que EEUU ensayó en la misma el protagonismo europeo.

    Resumiendo los resultados del año 2011, es difícil decir algo concreto sobre el destino de la democracia. La operación libia empezó oficialmente como imposición de una zona de exclusión aérea sobre el país magrebí “para ayudar a proteger a los civiles”. Pero en realidad fue una operación para reemplazar el régimen. Los bombardeos presentados como apoyo a las fuerzas democráticas, que fueron una de las partes de la guerra civil de la que hasta aquel momento no se sabía nada, representó un hecho escandaloso, independientemente de nuestra actitud hacia el régimen de Gadafi.

    Los conceptos de democracia y ayuda humanitaria ya iban perdiendo su original contenido noble y desinteresado, convirtiéndose en una herramienta cínica desde hace 20 años, y esta transformación alcanzó en Libia su  apogeo, desacreditando dichos conceptos. 

    A pesar de ello, la democracia, o más bien la idea de la necesidad de alternancia del poder e inadmisibilidad de su extensión ilimitada, ha echado raíces por todo el mundo. Las intenciones de los líderes de Egipto y de Libia de transferir el poder a sus hijos, provocaron indignación y protesta pública. Algo semejante, aunque en formas distintas, ocurrió en otras partes el mundo. Por ejemplo, en las recientes elecciones en Transnistria la población se negó a votar por el gobernador que llevaba ya muchos años en el poder, ni por el candidato prorruso. El mismo fenómeno se observa en Rusia, donde el ambiente político ha cambiado tras la decisión de Vladimir Putin de volver a postularse para la presidencia.

    Aunque la imposición la democracia surte un efecto contrario, resulta imposible ya contener el deseo de la población de expresar su opinión política. Pero este progreso no se debe tanto a los procesos del año 2011, sino a los operados en los 20 años después de terminada la Guerra Fría y de la desintegración de la URSS.

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE RIA NOVOSTI

    * Fiódor Lukiánov, es director de la revista “Rusia en la política global”, una prestigiosa publicación rusa que difunde opiniones de expertos sobre la política exterior de Rusia y el desarrollo global. Es autor de comentarios sobre temas internacionales de actualidad y colabora con varios medios noticiosos de Estados Unidos, Europa y China. Es miembro del Consejo de Política Exterior y Defensa y del Consejo Presidencial de Derechos Humanos y Sociedad Civil de Rusia. Lukiánov se graduó en la Universidad Estatal de Moscú.

    Causas y consecuencias de las actuales polémicas entre Rusia y EEUU

    Europa echará de menos a los líderes como Vaclav Havel

    Los cambios en la UE pueden beneficiar a Rusia

    El círculo vicioso de la nostalgia por la URSS

    La DAM es obstáculo en las relaciones entre Rusia y EEUU

    Recuperación psicológica de Rusia tras la guerra en el Cáucaso del 2008

    Rusia y Europa, amigos por interés

    El Nord Stream y la política asiática

    El ingreso de Rusia en la OMC simbolizará el fin de la época post soviética

    Libia después de Gadafi: un abismo de dudas

    Ucrania: como lo imposible resulta posible

    Kíev apuesta a todo o nada

    El nuevo enemigo que puede destruir la Europa común

    La oportunidad que nunca existió

    El silencio de China

    Rusia toma la iniciativa para resolver el problema coreano

    EEUU siempre quiso debilitar a la URSS, pero nunca contó con su total desaparición

    Los políticos de Ucrania siempre quieren matar dos pájaros con un solo tiro

    Un mal augurio

    El peligro de la irresponsabilidad

    ¿Cuánto podrá durar el status quo entre Armenia y Azerbaiyán?

    El complot de las incertidumbres

    Los condicionantes de la política exterior de Rusia en el último año y medio

    20 años de la tragedia balcánica

    El éxito de la OCS radica en los esfuerzos por buscar el equilibrio

    Epílogo al frustrado sistema de defensa antimisil ruso-estadounidense

    El resultado de las elecciones presidenciales no afectará el destino de Rusia

    Georgia pisa terreno movedizo al abordar el tema del genocidio

    Europa tras el escándalo de Strauss-Kahn

    El círculo vicioso en torno a Pakistán

    Osama Bin Laden no fue más que un episodio histórico

    La Organización del Tratado de Seguridad Colectiva empieza su transformación

    La euforia de las revoluciones árabes se esfuma

    Las fantasías sobre la influencia de BRICS se hacen realidad

    Los estados postsoviéticos deben revisar el pasado para construir el futuro

    El pacifismo de Alemania se convierte en un problema

    Las dos posturas de Rusia en relación al asunto en Libia

    En búsqueda de sentido común

    Joe Biden viene a Moscú para sondear cuestiones acuciantes

    En su primer año, Yanukóvich logró estabilizar Ucrania

    Entre Libia y Singapur

    Europa y Rusia cambiarán la política por el desarrollo conjunto socio-económico

    Agudización de la enfermedad insular

    Europa sin ambiciones

    El círculo vicioso de lucha antiterrorista

    Las democracias occidental y oriental

    Las maniobras de Lukashenko en aguas turbias de la política exterior

    La desglobalización salvará al Occidente

    El mundo de geometría cambiante

    El resumen del difícil año 2010 para el espacio postsoviético

    Las razones concretas para el acercamiento entre Rusia y la OTAN

    Lukashenko cosechará triunfos merecidos

    En boca cerrada no entra mosca

    Los vestigios del pasado asiático

    Rusia y EEUU mantienen relaciones inertes durante un cuarto de siglo

    Afganistán sin nada de malicia

    La nueva correlación de fuerzas en el mundo obliga a Rusia a cambiar de rumbo

    El contencioso de las Islas Kuriles dentro del contexto asiático

     

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik