En directo
    Fiodor Lukiánov

    Los cambios en la UE pueden beneficiar a Rusia

    © Sputnik/
    Opinión & Análisis
    URL corto
    0 0 0

    El miércoles pasado, Bruselas acogió la cumbre semestral UE-Rusia en la que reinó un ambiente inhabitual.

    El miércoles pasado, Bruselas acogió la cumbre semestral UE-Rusia en la que reinó un ambiente inhabitual.

    Las dos partes parecen participar en cierto concurso de incertidumbre e impredecibilidad. Por una parte, el jefe del Estado ruso, Dmitri Medvédev, vino a la cita como presidente saliente, mientras todo el mundo está comentando que a raíz de las recientes elecciones parlamentarias en Rusia la situación ha cambiado, acabando con la acostumbrada estabilidad política y dando inicio a cierto periodo nuevo. Por otra parte, la situación en la Unión Europea parece menos clara aún. Hace poco, el hablar del posible colapso del Euro y tanto más de la Unión Europea se percibía como alarmismo inmotivado, como una “idea alocada”, pero ahora este tema ya se encuentra en las agendas oficiales. Aún más, las pasiones en torno a la cuestión se calientan intencionadamente con tal de hacer a los líderes europeos dar pasos más decisivos y asumir plena responsabilidad por ellos.  

    Una semana antes de la cumbre UE-Rusia, en Bruselas se celebró la cumbre de la Unión Europea proclamada como victoria histórica. A pesar de las objeciones de Gran Bretaña, los demás participantes aprobaron las propuestas franco-alemanas sobre la institución de la unión fiscal. Las medidas para la homologación de la política económica y el endurecimiento de la disciplina presupuestaria y fiscal son imprescindibles. Pero, ¿no será tarde tomarlas?

    En esencia, se trata de una especie de federalización, de limitar seriamente la soberanía a favor de instituciones internacionales. Creo que este proyecto habría tenido futuro en la segunda mitad de los 1990, en pleno auge de la integración europea que generaba ambiciones ilimitadas. Hoy el ambiente es diferente. Bajo la amenaza del colapso del proyecto, la tensión entre los Estados va creciendo, los países miembros no entienden qué es lo que pasa y para qué se toman unas u otras medidas. Las cúpulas dirigentes ya no gozan de confianza de sus respectivos pueblos.

    Con todo y esto, los líderes deben tomar medidas para exigir mayor responsabilidad y profundizar la integración, superando las numerosas divergencias. Alcanzado el acuerdo, todos los países miembros tendrán que ratificar el documento. Pero los problemas serán inminentes en todas partes, y cuando sea necesario convocar un referéndum para la aprobación, la situación puede resultar irremediable. Ni siquiera los propios líderes de Estados y Gobiernos, que apoyaron el nuevo documento la semana pasada, están de veras dispuestos a cumplir estas reglas tan rigurosas. Por ejemplo, Nicolas Sarkozy dos días más tarde anunció que París no permitiría menoscabar su soberanía.

    La negativa de Londres a unirse a la nueva fase de integración (la República Checa, Hungría y Suecia también están hesitando) marca el inicio del inevitable proceso de descomposición de la Unión Europea en grupos de Estados de diferentes categorías.  La idea de una Europa de multivelocidades se discute desde hace mucho, pero hasta ahora fue descartada, ya que contradice a los fundamentales principios de igualdad de derechos dentro de la unión. Sin embargo, ahora irá plasmándose por sí misma.

    Rusia es una contraparte importante para la UE, y ésta es el principal socio comercial para el país euroasiático. Es lógico que Rusia también se preocupe por los efectos de la crisis de la integración.  Está claro que el desplome  del Euro, y en el peor de los casos, de la propia Unión, provocaría la recesión en el mundo entero. Las consecuencias se dejarán sentir en todas partes, incluyendo la vitalmente importante para Rusia industria extractora.

    Pero en caso de que se logre evitar la catástrofe (en lo que están interesados los mayores países miembros), la transformación de la UE puede resultar ventajosa para Rusia.

    Los Estados económicamente activos de la UE, al dejar de fiarse de la comunidad en lo que respecto al fomento de los vínculos externos, intentarán por su propia cuenta establecer contactos  con las grandes potencias, entre las cuales, sin duda, está Rusia.

    La Unión Europea, como exponente de intereses comunes, siempre y cuando sean conciliados, no va a desaparecer. Es decir, cuando los intereses de diferentes países coincidan, éstos van a acudir a la ayuda de los institutos centralizados.  Así que el consorcio gasístico ruso Gazprom, últimamente objeto de presión coordinada de países europeos so pretexto de aplicación de medidas antimonopólicas, no debe esperar cambios a mejor.

    Pero en determinados ámbitos los intereses de diversos países europeos respecto a Rusia difieren, dando más espacio para maniobras. Los problemas económicos que puedan surgir en la UE a medida que se vaya agravando la crisis de integración, obligarán a algunos países, así como la comunidad en general, a mostrar mayor interés hacia los grandes mercados promisorios.

    Moscú, que dispone de apreciables reservas financieras, puede resultar muy útil para Europa. Así que la exacerbación de la crisis europea, por muy extraño que parezca, puede promover al primer plano el antiguo tema de los diplomáticos rusos, el de supresión de visados. Lisa y llanamente, porque los propios europeos querrán allanar las barreras que impiden la ampliación de actuaciones económicas conjuntas. El documento sobre la supresión de visados, aprobado en la cumbre, es un paso adelante en esta dirección. Pero aun queda mucho por hacer, porque por ahora resulta que, cumplidas las condiciones estipuladas, no se tratará de la supresión de visados para los viajes de corta estancia.

    Habrá que esperar una decisión política, pero ésta será condicionada por factores que no tienen nada que ver con la esencia de la cuestión. 
    El contexto de las relaciones entre Rusia y la Unión Europea va cambiando. Mientras antes la parte más impredecible se consideraba Rusia, ahora Moscú disputa este epíteto con Europa. La intriga se torna cada vez más curiosa.

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE RIA NOVOSTI

    * Fiódor Lukiánov, es director de la revista “Rusia en la política global”, una prestigiosa publicación rusa que difunde opiniones de expertos sobre la política exterior de Rusia y el desarrollo global. Es autor de comentarios sobre temas internacionales de actualidad y colabora con varios medios noticiosos de Estados Unidos, Europa y China. Es miembro del Consejo de Política Exterior y Defensa y del Consejo Presidencial de Derechos Humanos y Sociedad Civil de Rusia. Lukiánov se graduó en la Universidad Estatal de Moscú.

    El círculo vicioso de la nostalgia por la URSS

    La DAM es obstáculo en las relaciones entre Rusia y EEUU

    Recuperación psicológica de Rusia tras la guerra en el Cáucaso del 2008

    Rusia y Europa, amigos por interés

    El Nord Stream y la política asiática

    El ingreso de Rusia en la OMC simbolizará el fin de la época post soviética

    Libia después de Gadafi: un abismo de dudas

    Ucrania: como lo imposible resulta posible

    Kíev apuesta a todo o nada

    El nuevo enemigo que puede destruir la Europa común

    La oportunidad que nunca existió

    El silencio de China

    Rusia toma la iniciativa para resolver el problema coreano

    EEUU siempre quiso debilitar a la URSS, pero nunca contó con su total desaparición

    Los políticos de Ucrania siempre quieren matar dos pájaros con un solo tiro

    Un mal augurio

    El peligro de la irresponsabilidad

    ¿Cuánto podrá durar el status quo entre Armenia y Azerbaiyán?

    El complot de las incertidumbres

    Los condicionantes de la política exterior de Rusia en el último año y medio

    20 años de la tragedia balcánica

    El éxito de la OCS radica en los esfuerzos por buscar el equilibrio

    Epílogo al frustrado sistema de defensa antimisil ruso-estadounidense

    El resultado de las elecciones presidenciales no afectará el destino de Rusia

    Georgia pisa terreno movedizo al abordar el tema del genocidio

    Europa tras el escándalo de Strauss-Kahn

    El círculo vicioso en torno a Pakistán

    Osama Bin Laden no fue más que un episodio histórico

    La Organización del Tratado de Seguridad Colectiva empieza su transformación

    La euforia de las revoluciones árabes se esfuma

    Las fantasías sobre la influencia de BRICS se hacen realidad

    Los estados postsoviéticos deben revisar el pasado para construir el futuro

    El pacifismo de Alemania se convierte en un problema

    Las dos posturas de Rusia en relación al asunto en Libia

    En búsqueda de sentido común

    Joe Biden viene a Moscú para sondear cuestiones acuciantes

    En su primer año, Yanukóvich logró estabilizar Ucrania

    Entre Libia y Singapur

    Europa y Rusia cambiarán la política por el desarrollo conjunto socio-económico

    Agudización de la enfermedad insular

    Europa sin ambiciones

    El círculo vicioso de lucha antiterrorista

    Las democracias occidental y oriental

    Las maniobras de Lukashenko en aguas turbias de la política exterior

    La desglobalización salvará al Occidente

    El mundo de geometría cambiante

    El resumen del difícil año 2010 para el espacio postsoviético

    Las razones concretas para el acercamiento entre Rusia y la OTAN

    Lukashenko cosechará triunfos merecidos

    En boca cerrada no entra mosca

    Los vestigios del pasado asiático

    Rusia y EEUU mantienen relaciones inertes durante un cuarto de siglo

    Afganistán sin nada de malicia

    La nueva correlación de fuerzas en el mundo obliga a Rusia a cambiar de rumbo

    El contencioso de las Islas Kuriles dentro del contexto asiático

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik