23:40 GMT +314 Diciembre 2017
En directo
    Opinión & Análisis

    Siete partidos aspiran participar en los comicios legislativos de Rusia

    Opinión & Análisis
    URL corto
    Elecciones parlamentarias en Rusia (2011) (135)
    0 0 0

    El pasado 19 de octubre, la Comisión Electoral Central (CEC) de Rusia dio por cerrado el proceso de recepción de documentos para la inscripción de las listas electorales.

    El pasado 19 de octubre, la Comisión Electoral Central (CEC) de Rusia dio por cerrado el proceso de recepción de documentos para la inscripción de las listas electorales.

    Al evaluar resultados intermedios de la campaña para los próximos comicios a la Duma de Estado (cámara baja del Parlamento ruso), los expertos destacan que durante este otoño los partidos que aspiran a participar en las elecciones no  apuestan por infundir esperanza a los electores sino que optan por asustarlos.

    Cuatro formaciones políticas, Rusia Unida, Partido Comunista, Partido Democrático Liberal y Rusia Justa consiguieron la inscripción automática, por haber calificado en los comicios anteriores, de 2007.

    Los partidos Yabloko, Causa Justa y Patriotas de Rusia, presentaron a la CEC sus respectivas listas de candidatos con al menos 150.000 firmas cada uno.

    El próximo 30 de octubre, la Comisión Electoral Central (CEC) debe anunciar si estas tres formaciones políticas que no lograron superar la barrera electoral del 7% en las anteriores elecciones parlamentarias serán incluidas en las papeletas del voto o serán descalificadas.

    El próximo 5 de noviembre, comienza  oficalmente el periodo de campaña electoral que se extenderá hasta el próximo 4 de diciembre 2011, cuando se celebrarán las propias elecciones.

    A pesar de que no hay cambios en la cúpula de los partidos que pretenden participar en las elecciones parlamentarias, esta campaña no será del todo ordinaria.

    Será marcada por las preocupaciones del electorado causadas por comentarios de los expertos y por un alto nivel de desconfianza hacia las elecciones por parte de la oposción.

    Varios políticos, incluido los moderados, proponen a los electores invalidar premeditadamente su voto. Se espera que se celebren también otros actos de protesta contra el propio instituto de elecciones.

    Sin embargo, es poco probable que la invalidación de los votos y las manifestaciones de protesta tengan algún resultado.

    La asociación rusa de defensa del derecho electoral “Control Civil” que efectua el monitoreo de las elecciones disipó las esperanzas de la oposición radical.

    Para hacer fracasar las elecciones legislativas la oposición debe contar con el apoyo de un enorme número de partidarios. “En caso de los votos inválidos supere el 40%, las elecciones serán consideradas inválidas”, explican los expertos de “Control Civil”.

    “En caso contrario, los votos inválidos se repartirán entre los partidos que superaron la barrera electoral del 7% proporcionalmente al número de los votos reunidos”.

    Resulta que los actos de protesta convocados por los partidarios a invalidar las papeletas de voto sólo pueden dar más escaños a los partidos que entrarán en el nuevo parlamento.

    El partido oficialista Rusia Unida entregó a la CEC la lista electoral más larga en comparación con otras formaciones políticas, que incluye 597 personas.

    El segundo puesto por el número de candidatos ocupa el Partido Comunista, con 594 personas, seguido por Rusia Justa, con 584 personas.

    La larga lista de Rusia Unida no sorprende a los expertos. Aún los críticos pronostican la victoria del partido oficialista. Y cuanto más votos reunirá la formación política tanto más oportunidades de entrar en el parlamento tendrán los candidatos que ocupan los últimos puestos en la fila.

    Durante una reunión con los periodistas celebrada el pasado 19 de octubre, Lev Gudkov, director del Centro de Estudios Sociológicos de Yuri Levada (Centro Levada), destacó un aumento del nivel de aceptación de Rusia Unida tras el reciente congreso del partido en el que el presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, propuso a primer ministro Vladimir Putin como candidato a la presidencia de Rusia.

    Según los datos presentados por Gudkov, si en agosto pasado sólo un 34% de los encuestados votarían por el partido Rusia Unida, su número aumentó hasta un 39% tras el congreso y alcanzó un 43% o 44% durante los últimos días.

    Casi ninguno de los expertos pronostica que Rusia Unida consiga en las próximas elecciones una victoria tan brillante que en 2007. "No cabe duda que Rusia Unida obtenga mayoría en elecciones legislativas.

    Pero la mayoría puede ser distinta", declaró el pasado 19 de octubre, el director general del Centro ruso de Estudio de la Opinión Pública (VTSIOM), Valeri Fiodorov.

    Se trata de que el partido oficialista puede perder mayoría absoluta en las próximas elecciones parlamentarias.

    “Conforme al últmo informe presentado por el VTSIOM, Rusia Unida reunirá un 53,8% de los votos en las próximas elecciones, el Partido Comunista, un 17,1% de votos, el Partido Democrático Liberal, un 11,3%, y Rusia Justa, un 7,9%. Otros partidos obtendrán del 2 al 3% de los sufragios. La participación en las urnas será de un 56%", dijo Fiodorov.

    Según el experto, no está claro todavía si en este caso Rusia Unida esté dispuesta a formar cualesquiera coaliciones con el fin de propagar e imponer sus ideas.

    En realidad, el partido oficialista bien podrá encontrar fórmulas de compromiso con el Partido Democrático Liberal y otras fuerzas leales al Gobierno.

    A juzgar por todo, las autoridades de Rusia entienden que los anteriores lemas esperanzadoras serían inoportunas durante la actual campaña electoral. Por eso proponen al electorado la opción conservativa, o sea, un poder fuerte necesario para Rusia en el período de la nueva crisis económoca global.

    “Creo que Putin no por casualidad criticó en su entrevista el principio “peor, es imposible” según el que actúan varios electores, e insistió en que su candidatura es indispensable para mantener la estabilidad”, explica Lev Gudkov del Centro Levada.

    “La campaña actual no está dirigida a darles la esperanza a los electores sino a asustarles”, añadió.

    Esto parece aún más interesante porque las campañas anteriores centraron la atención en las esperanzas. Pero según Gudkov, esta vez una parte del electorado puede asustarse ante la posibilidad de que una fuerza política siga gobernando durante muchos años, y la oposición puede utilizar esta fobia en sus intereses.

    Sin embargo, las principales preocupaciones de los rusos quedan sin cambiar, dijo Gudkov. Se trata del crecimiento de precios y la amenaza de desempleo, seguidos por un temor ante una guerra hipotética, atentados terroristas, etc.

    Es curioso que los rusos vean la principal amenaza en su círculo cercano. Les preocupan más que todo los posibles conflictos en el lugar de trabajo, destaca el experto.

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE RIA NOVOSTI

    Tema:
    Elecciones parlamentarias en Rusia (2011) (135)
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik