12:53 GMT +321 Septiembre 2018
En directo
    Opinión & Análisis

    La Agencia espacial de Rusia no necesita nuevos cohetes

    Opinión & Análisis
    URL corto
    0 0 0

    Rusia decidió suspender la construcción del lanzador Rus-M desarrollado para el lanzamiento de la nueva nave tripulada desde el futuro cosmódromo de Vostochni que se construye en la zona del Amur, en el Lejano Oriente de Rusia.

    Rusia decidió suspender la construcción del lanzador Rus-M desarrollado para el lanzamiento de la nueva nave tripulada desde el futuro cosmódromo de Vostochni que se construye en la zona del Amur, en el Lejano Oriente de Rusia.

    Durante una intervención en la Duma de Estado (cámara baja del Parlamento ruso), el jefe de la agencia espacial rusa Roscosmos, Vladímir Popovkin, declaró que su departamento revisó los lineamientos fundamentales del Programa Espacial de Rusia y decidió incrementar su rendimiento comercial.

    Se suspende la construcción del Rus-M

    La agencia espacial rusa volvió a cambiar de prioridades y suspendió la construcción del cohete portador Rus-M que estaba desarrollándose para efectuar todos los lanzamientos de las naves tripuladas rusas desde 2018.

    “Decidimos que el nuevo cohete no es necesario porque podemos seguir utilizando los modelos que tenemos. El Gobierno ya fue informado al respecto y tomó la decisión de suspender la construcción del lanzador Rus-M”, dijo Popovkin, a los parlamentarios durante los debates con motivo de recientes fracasos en la industria aeroespacial.

    Según planes anteriormente previstos, el cohete portador Rus-M debió cumplirsu primera misión no tripulada en 2015 mientras que su primer vuelo tripulado se realizará después de 2018.

    “El Rus-M seguramente no será lanzado desde el cosmódromo de Vostochni en 2015”, dijo Popovkin al comentar los ajustes anunciados.

    Esta decisión pone fin al desarollo en Rusia del nuevo sistema espacial tripulado.  El lanzador Rus-M con la nave espacial de uso múltiple, el llamado "sistema de transporte tripulado perspectivo", tuvo que sustituir al cohete portador y la nave espacial Soyuz diseñados en la época soviética.

    Rusia apuesta por diseños existentes

    Las especulaciones sobre la posibilidad de suspender la construcción de Rus-M se levantaron ya en verano pasado. El cohete fue diseñado cuando Anatoli Perminov encabezaba la agencia espacial rusa Roscosmos. Tras su dimisión, el proceso se desaceleró.

    Popovkin que sustituyó a Perminov en el cargo mostró poco entusiasmo respecto del proyecto de Rus-M con la nave espacial de uso múltiple.

    En intervenciones anteriores, Popovkin abordó otros asuntos importantes de la industria espacial pero muy pocas veces mencionó el sistema de transporte tripulado perspectivo.

    Y en estas menciones se sentía una amenaza para la realización de este proyecto declarado hace poco como uno de los más importantes para la industria espacial rusa.

    Según Popovkin, los cohetes portadores existentes(Soyuz-2 y Protón)  fueron capaces de cumplir las tareas principales de la astronáutica nacional. Además, estaba desarrollándose el cohete propulsor Angará que, según los últimos datos, debe ser lanzado en 2013, o sea, dentro de dos años.

    Pero, según pudieron observar los expertos críticos, durante la última década, las autoridades rusas siguen anunciando que queda unos dos años hasta el primer lanzamiento de Angará.

    “Fue difícil tomar la decisión sobre la necesidad de suspender el desarrollo del lanzador perspectivo Rus-M. Al analizar el proyecto entendimos que este aparato tiene mucho en común con el diseño del cohete propulsor de la familia de Angará que está desarrollándose hoy en día”, comentó la decisión de Roscosmos a los medios noticiosos el subdirector de la Agencia Espacial de Rusia, Roscosmos, Vitali Davídov.

    Davídov añadió que se decidió finalizar el diseño del cohete y después suspender todos los trabajos al respecto.

    Posteriormente, se decidirá el destino del nuevo lanzador. Es posible que el proyecto empiece a realizarse de nuevo una vez aprobados nuevos requerimientos hacia el diseño del sistema. Pero los cohetes Soyuz-2 serán los primeros aparatos lanzados desde el nuevo cosmódromo de Vostochni.

    Es necesario cambiar todo el sistema

    La decisión de suspender la construcción de Rus-M no fue tomada espontáneamente. Todos las recientes discursos de Popóvkin, incluida su última comparecencia ante el Parlamento, evidencian que la propia concepción del desarollo de la industria espacial rusa fue revisada.

    Además de las tareas científicas de exploración del espacio lejano realizadas por los equipos autométicos, el papel primordial empieza a desempeñar el aspecto comercial del Programa Espacial.

    Según el jefe de Roscosmos, Rusia debería incrementar su cuota en el mercado de servicios en la industria espacial que suma actualmente un 3%. Popóvkin recordó que Rusia sigue ocupando fuertes posiciones en la prestación de servicios de lanzamientos espaciales, correspondiéndole el 40% de los lanzamientos espaciales efectuados cada año en el mundo y el 20% de la fabricación de aparatos espaciales.

    “Hacia 2015, Roscosmos planea incrementar el número de satélites de teledetección de la Tierra, de 5 a 20 aparatos, de satélites de navegación GLONASS, de 24 a 30 aparatos, y satélites de comunicación y del sistema internacional de búsqueda y rescate Cospas-Sarsat, de 26 a 48 aparatos, declaró Popóvkin desde la tribuna.

    El director de la agencia espacial rusa criticó en reiteradas ocasiones la orientación excesiva de la industria espacial de Rusia al desarrollo de los programas tripulados. Desde su punto de vista, Rusia seguramente debe cumplir sus compromisos asumidos en cuanto a la transportación de astronáutas a la Estación Espacial Internacional (ISS). Pero los programas de vuelos tripulados ya estuvieron desarollados suficentemente y hoy en día, sería inoportuno destinar enormes recursos para continuar su desarrollo, cree Popóvkin.

    Ciencia sigue siendo importante

    Por otro lado, Popóvkin destacó que los programas de investigación siguen siendo uno de los rumbos prioritarios del desarrollo de la industria espacial rusa.

    “Hicimos un intento de pronosticar el desarrollo de acontecimientos hasta 2050 para determinar la estrategia. Según los resultados obtenidos, la Luna debe ser el objeto prioritario de las futuras investigaciones. En perspectiva, se podrá realizar los vuelos tripulados hacia el Marte y asteróides. Pero esto depende no sólo del nivel de crecimiento económico de Rusia sino también del desarrollo tecnológico", dijo Popóvkin.

    El proyecto científico que se llevará a cabo próximamente en Rusia es el lanzamiento de la sonda de investigación científica Fobos-Grunt rumbo a Fobos, el mayor satélite de Marte, planead para el próximo 8 de noviembre. El aparato debe descender sobre la superficie de Fobos, recoger las muestras del suelo y enviarlas a la Tierra.

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE RIA NOVOSTI

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik