16:43 GMT +318 Octubre 2018
En directo
    Opinión & Análisis

    El incumplimiento de contratos con India indica que industria naviera de Rusia marcha bien

    Opinión & Análisis
    URL corto
    Rusia e India promueven cooperación bilateral (126)
    0 0 0

    Las autoridades indias anunciaron recientemente que Rusia retrasará por más de un año la entrega de tres fragatas para la Marina de Guerra de este país, y teniendo en cuenta las condiciones actuales, la demora pudo haber sido mayor.

    Las autoridades indias anunciaron recientemente que Rusia retrasará por más de un año la entrega de tres fragatas para la Marina de Guerra de este país, y teniendo en cuenta las condiciones actuales,  la demora pudo haber sido mayor.

    Las muy esperadas fragatas para las fuerzas navales indias

    Los plazos de construcción de tres fragatas para la India, “Teg”, “Tarkash” y “Trikand” se prolongaron notablemente, aseguran los militares indios. Así, la primera fragata “Teg” que debió entregarse el pasado mes abril, se demorará otros doce meses, manifestó el ministro de Defensa de la India, A.K.Anthony,

    La fragata “Tarkash” será recibido por la Fuerza Naval india 11 meses más tarde de la fecha límite fijada para octubre de 2011 y “Trikand”, esperado en abril de 2012, se entregará con 14 meses de demora.

    Al comentar las causas de la demora, el ministro indio indicó “la falta de mano de obra cualificada en capacidad de construir varios buques a la vez” y señaló el deficiente funcionamiento de la cadena de producción que también retrasa la entrega de equipos fabricados por sectores afines a la construcción de los buques propiamente dichos.

    Tres fragatas del proyecto 1135.6 se están construyendo en los astilleros Yantar en Kaliningrado; ya fueron botadas y en ellas se están realizando los trabajos de acabado.

    La segunda serie de fragatas para la India

    La construcción de estos tres buques es el segundo pedido de la India para buques de esta clase. Propiamente dicho, es la modificación de los buques patrulleros soviéticos de la clase 1135.1 fue creada precisamente para la India. En noviembre de 1997 se firmó el contrato para la construcción de las primeras tres fragatas, “Talwar”, “Trishul” y “Tabar”. El monto del contrato ascendió a 1.000 millones de dólares.

    El pedido fue adscrito a los astilleros Baltiyski de San Petersburgo. En el marco del cumplimiento del contrato fue solucionada una serie de problemas clave relacionados con el nuevo proyecto. Por ejemplo, las fragatas fueron dotadas con misiles antibuque Club-N, versión del sistema integrado “Kalibr” que sólo se está abriendo camino en la Flota rusa.

    Los astilleros incumplieron los plazos de la entrega: el tercer buque fue recibido por la India en abril de 2004, aunque el contrato estipulaba el año 2003. No era de sorprender y, más aún, nadie lo consideró una tragedia. Las plantas militares rusas estaban en el inicio mismo de la implantación de producción destinada a la exportación y Nueva Delhi se mostró comprensiva con las demoras que iban surgiendo a lo largo del cumplimiento del contrato.

    Inicialmente la India quería recibir 6 fragatas en una entrega, pero en el último momento formuló el pedido para tres. En 2006, tras analizar los resultados de la explotación de los primeros tres buques, las autoridades indias contactaron a los representantes de la industria de construcción naval de Rusia, para pedir otras tres fragatas. El monto del segundo contrato ya era de 1.600 millones de dólares.

    Un pedido con trasfondo político

    No obstante, los astilleros Baltiyski nunca llegaron a recibir el segundo pedido: después de largas negociaciones su realización fue encargada a los profesionales de Kaliningrado.

    “El segundo pedido fue encomendado a Yantar por razones políticas”, manifestó en su entrevista a RIA Novosti el vicedirector del Centro de Análisis de estrategias y tecnologías, Konstantín Makienko.

    “Esta decisión fue condicionada de apoyar no sólo los astilleros, sino toda la economía de Kaliningrado”, precisó. Los astilleros en cuestión estaban en una situación desastrosa en lo referente a las finanzas y a los cuadros. Por lo tanto, la parte india que aceptó a este ejecutor del contrato, no debe quejarse.

    En un principio, si Nueva Dehli se hubiera mostrado implacable y exigido que el pedido fuera pasado a los astilleros ya conocidos, probablemente habría conseguido su propósito.

    No obstante, a pesar de la considerable demora, subrayada por las autoridades indias, se puede decir que los astilleros no están fallando en el cumplimiento del pedido. Los astilleros Baltiyski habían pasado por la misma situación: necesitaban tiempo para renovar las capacidades productivas y la cualificación del personal, así como para establecer cooperación con los sectores afines.

    Este objetivo, aunque con ciertas dificultades, fue alcanzado. Y, dadas las pésimas condiciones del inicio de la realización del proyecto, se puede decir que fue alcanzado con éxito. Señala Konstantín Makienko que los problemas iniciales eran tan graves que era de esperar una demora mucho más significativa que la anunciada por la parte india. “Todo parece indicar que los astilleros “han cogido un buen ritmo”, cumpliendo este pedido y en el futuro el trabajo les llevará menos tiempo”, aseguró.

    Además, merece la pena señalar que precisamente a Yantar le fue encargado el pedido de la Flota rusa, formulado tras la evaluación de la plataforma del proyecto 1135.6 ensayado en los pedidos indios. En diciembre de 2010 fue puesto de quilla el buque insignia “Almirante Grigorovich”, en julio de 2011, el buque “Almirante Essen” y en otoño que viene se espera la puesta de quilla de la tercera fragata que llevará el nombre de “Almirante Makárov”.

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE RIA NOVOSTI

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Tema:
    Rusia e India promueven cooperación bilateral (126)