10:52 GMT +316 Octubre 2018
En directo
    Opinión & Análisis

    Rusia entra en la época del realismo espacial

    Opinión & Análisis
    URL corto
    Lanzamiento fallido del carguero Progress M-12M (15)
    0 0 0

    Los accidentes en programa espacial ocurrido recientemente en Rusia con alarmante frecuencia, atestiguan una profunda crisis del sector aeroespacial ruso.

    Los accidentes en  programa espacial ocurrido recientemente en Rusia con alarmante frecuencia, atestiguan una profunda crisis del sector aeroespacial ruso.

    Los expertos recomiendan dejar aparte las consignas sobre la “gran potencia espacial” y prepararse para otros eventuales fracasos. Ahora hace falta poner manos a la obra y trabajar duro para alcanzar, por lo menos, el nivel de calidad de hace 20 años.

    En los últimos nueve meses Rusia perdió seis ingenios espaciales. En diciembre del año pasado un fallo del cohete portador Protón-M condujo a la pérdida de tres satélites de la red orbital rusa GLONASS-M.

    En febrero de este año fracasó el lanzamiento del cohete portador Rokot con el satélite militar geodésico Geo-IK-2. Estos dos accidentes obligaron la dimisión del jefe de la agencia espacial rusa Roscosmos, Anatoli Perminov.

    Veterano del sector (dirigió Roscosmos durante 7 años), Perminov tuvo que abandonar la agencia sin concluir la misión de modernizar el sector, que le había sido encomendada.

    En abril de este año Vladímir Popovkin reemplazó a Perminov en el cargo. Los primeros meses su trabajo se desarrolló con normalidad – fueron realizados con éxito nueve lanzamientos.

    Sin embargo, el 18 de agosto, el lanzamiento fallido del cohete Proton-M con el bloque de aceleración Briz-M situó al satélite de comunicaciones Express-AM4 en una órbita equivocada. Y el 24 de agosto por un fallo en los motores del lanzador Soyuz-U, la nave de carga Progress M-12M cayó en la república rusa de Altái, sur de Siberia.

    La sucesión de los reveses es un motivo para analizar el estado de la industria aeroespacial. El presidente de la Duma de Estado (cámara baja del Parlamento ruso), Boris Grizlov,  declaró que durante la sesión de otoño los diputados junto con representantes del gobierno discutirán los últimos fracasos espaciales.

    “Los diputados siguen con atención el desarrollo del sector, - señaló Grizlov. – Está claro que la conquista del espacio siempre ha sido y será una tarea arriesgada. Pero surge la pregunta: ¿los  lanzamientos fallidos es un indicador de problemas del sistema o una fatal coincidencia?”

    Según el político, es necesario estudiar la situación a fondo, con calma y desde la perspectiva profesional.

    Aunque los expertos consideran que la causa de los problemas en el sector está clara y ya se ha dado el primer paso hacia su eliminación – está nombrado un nuevo y eficiente “gestor”.

    Ahora falta sacar la cosmonáutica rusa de la crisis y fijar nuevas metas.

    Consecuencias de la crisis del sistema

    “La explicación radica en fallos de los años 1990, - afirma el editor jefe de la resista “La Defensa Nacional” Igor Korótchenko, -el gobierno del entonces presidente Borís Yeltsin no trabajó de forma sistemática en el desarrollo de los sectores como la industria aeroespacial. A pesar de que es un sector de importancia estratégica para la seguridad del país”.

    El director del Centro de análisis estratégico y tecnológico de Rusia, Ruslán Pújov, añade que tras la desintegración de la URSS “la industria cósmica en gran parte quedó psicológicamente, en la Unión Soviética”.

    Recuerda, además, que en la época soviética la industria aeronáutica dependía del Ministerio de la Industria Aeronáutica. Cuando la institución dejó de existir, las empresas de aviación se quedaron “decapitadas” pero la aviación, sobre todo la militar, tenía mucha demanda fuera del país, por lo tanto la industria aeronáutica consiguió salir del aprieto gracias a las exportaciones.

    No sucedió lo mismo en el sector aeroespacial: “Las circunstancias cambiaron pero todos fingían que todo seguía igual”, - explicó Pújov.

    Fue Perminov el que empezó la reconversión de la industria cósmica, que hasta ahora no está concluida. “Kóptev (Yuri Kóptev, el primer jefe de Roscosmos, - RIA Novosti) era ingeniero, Perminov, militar, - apuntó el interlocutor de RIA Novosti. – Eran buenos profesionales, cada uno en su área. Sólo eran capaces de pedir más presupuesto. Cuando se lo dieron, resultó que el dinero no pudo solucionar todo”.

    “Puede haber mucho dinero, pero no hay profesionales, no hay disciplina. Sólo el orgullo de ser la gran potencia espacial, de transportar a los astronautas estadounidenses, de tener la Estación Espacial Internacional...”, - dice Ruslán Pújov. Parece que ha llegado el momento de afrontar la realidad.

    Falta de cretividad

    La crisis en el sector, según el redactor de la revista especializada en temas espaciales Igor Lísov, empieza cuando desaparece la capacidad y la posibilidad de crear.

    “Francamente hablando, nuestro potencial creativo quedó  agotado con el proyecto del transbordador Burán, - cree el experto. – El mencionado bloque de aceleración  Briz-M fue diseñado ya en la época post-soviética y funciona bien, pero presenta algún fallo cada diez lanzamientos. Imposible saber si se debe a un error del diseño o a una pieza defectuosa. Para investigarlo hay que tener datos originales que muchas veces faltan. Por eso se corrige lo que es más fácil de corregir”.

    Lísov opina que es tanto más importante ahora apoyar a los colectivos que se las ingenian para crear algo nuevo. “La empresa Sistemas Satelitales de Información "Académico Mijaíl Reshetnev",  que desarrolla las plataformas para satélites geoestacionarios y los del sistema de navegación ruso GLONASS; el grupo aeroespacial NPO Lávochkin, que, a pesar de los pronósticos negativos, diseñó la plataforma Navigator para el radiotelescopio espacial Spektr-R, también construido por él, - enumera ejemplos el experto. – Hace falta establecer nuevos objetivos, formar nuevos equipos de diseñadores si resulta que las marcas renombradas ya son incapaces de crear. El mercado no lo puede hacer, lo tiene que hacer el gobierno”.

    Sin embargo, no siempre se consigue al menos conservar los restos de logros soviéticos. El fallido lanzamiento del lanzador Soyuz-U es un fracaso sin precedentes. A pesar de que no es el primer accidente en la historia del cohete, es considerada uno de los más seguros. Y sí es la primera vez cuando se pierde una nave de carga del sistema Progress en los 30 años de su existencia.

    “Por más trivial que parezca, cada accidente tiene sus causas, - dice Igor Lísov. – Pero cuando cae un aparato de producción en serie y que había sido lanzado con éxito setecientas veces, las causas hay que buscarlas en el incumplimiento de los requisitos tecnológicos o en la negligencia”.

    Los sistemas de producción en serie pueden ser fabricados durante mucho tiempo sin ningún problema si el proceso está bajo debido control. “Pero no siempre se llega a garantizar ni siquiera condiciones laborales básicas: por ejemplo, que un ingeniero aeroespacial gane más que un vendedor de los teléfonos móviles”, - afirma el experto.

    “La crisis del sistema tiene que ser combatida con los métodos sistemáticos: establecer objetivos correctos, inyectar recursos adecuados, exigir resultados, castigar por los abusos”, - cree Igor Lísov.

    Cambios radicales

    “Las máquinas siempre son máquinas, pero los incidentes anteriores (la pérdida de los satélites de GLONASS es el más patente, - RIA Novosti) demuestran que parte de la culpa la tienen las personas. – constata Igor Korótchenko. – Se trata de la falta de disciplina de ejecución y negligencia general... Desgraciadamente ésta última reina no sólo en el sector aeroespacial”.

    Según el experto, los últimos accidentes manchan la reputación del país como potencia espacial y exigen “prestar más atención al sector”. “Por supuesto hace falta plantear la cuestión sobre la financiación suficiente de la industria aeroespacial. Por otra parte, urge llevar a cabo reajustes radicales en la dirección del sector ya que, aun habiendo dinero, ocurre lo que ocurre”, - señala Korótchenko.

    “El nombramiento de Vladimir Popovkin al cargo del director de Roscosmos se puede comparar con el nombramiento de Anatoli Serdiukov al cargo del ministro de Defensa. – reflexiona el director del Centro de análisis estratégico y tecnológico de Rusia, Ruslán Pújov. – Cuando el sector empezó a recibir más dinero presupuestario sin que mejoraran los resultados, a la cabeza del mismo pusieron a una persona que domina perfectamente los principios de gestión de empresas”.

    El interlocutor de RIA Novosti afirma que los pasos hacia la reconversión del sector aeroespacial ocurrirán pronto. “Creo que no hay otra salida, - explica Ruslán Pújov. – En caso contrario, la situación seguirá siendo escandalosa”.

    En una reciente entrevista al periódico ruso Kommersant, Vladimir Popovkin señaló que “el problema más grave del sector es su desproporción”. “Con la financiación actual es imposible hacer trabajar a todas las empresas del sector aeroespacial. El coeficiente medio de utilización de las plantas asciende a 33-35%, - explicó el funcionario. - Por lo tanto, debemos optimizarlo.

    La primera etapa de tal optimización ya está hecha: Roscosmos consiguió la integración vertical de las empresas. El próximo paso es conectar las empresas entre sí para optimizar su integración horizontal. Esta tarea se lleva  a cabo”.

    Según Vladimir Popovkin, para los finales del año en curso serán creadas 14 estructuras integradas que abarcarán más de 50% de las empresas del sector. “Luego planearemos los cambios ulteriores”, - añadió.

    Parece que ahora urge acelerar las reformas. Roscosmos el 25 de agosto comunicó al respecto que ya en los próximos días se formará un grupo operativo permanente integrado por los especialistas de Roscosmos, Instituto Central de Investigaciones de Ingenios Espaciales y Centro de Investigación Keldish. El grupo se dedicará a la inspección del ciclo completo para la fabricación de los ingenios espaciales.

     

     

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE RIA NOVOSTI

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Tema:
    Lanzamiento fallido del carguero Progress M-12M (15)