En directo
    Opinión & Análisis

    Mariela Castro: Fidel tiene una capacidad de recuperación impresionante

    Opinión & Análisis
    URL corto
    0 3910

    Mariela Castro Espín, hija del presidente de Cuba, Raúl Castro, y sobrina del fundador del actual Estado socialista, Fidel Castro, en una entrevista exclusiva al canal televisivo RT en español* compartió con nosotros los recuerdos de su infancia y contó historias interesantes sobre su familia.

    Mariela Castro Espín, hija del presidente de Cuba, Raúl Castro, y sobrina del fundador del actual Estado socialista, Fidel Castro, en una entrevista exclusiva al canal televisivo RT en español* compartió con nosotros los recuerdos de su infancia y contó historias interesantes sobre su familia, en particular, de su papá y su tío. 

    -En una oportunidad que tuvimos de conversar con Ricardo Alarcón, él nos hablaba de una fuerte campaña de descrédito contra Cuba. Usted, siendo miembro de la familia Castro, ¿se ha sentido alguna vez víctima de esa política?

    Sí. Creo que todas y todos los cubanos que nos identificamos con el proceso revolucionario, hemos sido víctimas de este proceso, aunque yo debo agradecer que la gran mayoría de los periodistas han sido muy honestos. Bueno, cuando llegan las noticias a las editoriales o medios específicos de prensa, las cosas pueden cambiar. Pero sí he percibido, en la gran mayoría de los periodistas con los que he dialogado, honestidad. 

    -Cuando hablamos de Fidel Castro, el mundo entero se imagina ese héroe, a esa figura legendaria que ha osado hacerle frente al Imperio Norteamericano. Para Usted es, antes que nada, tío Fidel. ¿O lo ve también como una figura?

    No. Cuando era niña, sí era tío Fidel. Pero después de la adolescencia, en la juventud fui dándome cuenta, cada vez con más claridad, quién era Fidel en el sentido histórico para el pueblo de Cuba, y empecé a verlo como Fidel, igual que todo el mundo.

    -¿Y surgió cierta distancia?

    Sí, distancia y respeto. Además, me sentía honrada ver a Fidel como líder y no como tío. Sentía que era más digno. Es como crecer y darse cuenta de que esa persona ya no es tu tío, que es una persona con una gran responsabilidad social.

    -¿Qué podría contarnos de él como ser humano, como persona en lo cotidiano?

    Bueno, en lo cotidiano a mí me gustaba mucho desde niña, por supuesto, la aparición de Fidel en la familia. De repente se decía “Llega Fidel”, “Va a llegar Fidel”, “¡Ay, llegó Fidel!”. Era siempre un acontecimiento, una gran emoción. Y aparte, era muy placentero, se pasaba bien en su compañía, escuchándolo. Realmente teníamos siempre deseos de escucharlo, de hacerle muchas preguntas, porque Fidel tiene respuestas para todo. Y además, respuestas ingeniosas, respuestas inteligentes.

    Entonces, desde las preguntas más sencillas hasta las más complejas dan deseo de preguntarle. Y él siempre respondía a todo tipo de preguntas. A mí siempre me dio mucha satisfacción tener la oportunidad de compartir momentos con él, principalmente, cuando contaba pasajes de la historia, cosas que había vivido, o cuando analizaba la realidad del país. Pero, sobre todo, más en privado era muy divertido cuando se reunían él, mi papá, Ramón, el hermano mayor, y se ponían a contar cosas suyas, de la infancia, a lo largo de su vida, en la guerra de guerrillas. Era simpático escuchar cosas que nunca se habían dicho entre ellos y que en ese momento se decían. “Y en aquel momento tú me llamaste la atención y a mí eso no me gustó porque yo no tuve la culpa, y entonces… “. Y eso era muy simpático, y se reían mucho haciendo recuentos de cosas, incluso de momentos difíciles.

    -¿Usted, que lo vivió desde adentro, se sentía en esos momentos duros, tensión, se sentía por ahí una atmósfera de dudas, incluso por ahí de miedo en algún momento?

    A ver, sí. Tanto desde que empezó la etapa que nos condujo a un periodo especial con la caída del socialismo que fue un sufrimiento para todos los cubanos. Bueno, y esa incertidumbre, y como Fidel decía, cuando cayó la Unión Soviética “se apagó el sol en un segundo”, ese fue un momento muy duro. Y todo lo que vino después fue mucho más difícil. Y el sufrimiento de lo que se estaba perdiendo. O sea, todos los logros sociales. La guerra en Angola y nuestros muertos en Angola se vivió con mucho pesar también. Recuerdo cuando secuestraron a Elián González. Cada vez que secuestraban a alguien, veía a mi papá muy dolido, muy angustiado. Cada vez que había cualquier acto terrorista, el crimen de Barbados, se sufrió mucho en la familia y en toda la familia cubana. Todavía nos duele el crimen de Barbados, pues no se ha hecho justicia todavía.

    Fidel siempre se portaba como un excelente jugador de ajedrez. Todos estábamos en espera de la jugada, qué iba a hacer Fidel. Y al final hacía una espectacular que salvaba la soberanía del país. Otro acontecimiento muy triste que se estaba viviendo con mucho sufrimiento por mi familia, por toda la gran mayoría de la familia cubana, es la situación de nuestros cinco héroes prisioneros ilegalmente y arbitrariamente en los Estados Unidos, solo por el hecho de proteger al pueblo cubano de los atentados terroristas que se organizan desde los Estados Unidos y con financiamiento del gobierno norteamericano. Nos sentíamos impotentes, con mucha rabia, y tengo que decir la palabra “rabia” porque ante la arbitrariedad, ante la injusticia, el ser humano se siente mal. Se violan sus derechos en todo sentido, y no solo lo interpretábamos mal. Yo lo interpreto como una vendetta del sistema mafioso del poder norteamericano. Realmente lo interpreto como algo que ellos tienen para tratar de manipular las respuestas de Cuba en su política para con Estados Unidos. Pero hasta ahora no han podido doblegarnos. No han podido lograr que rechacemos nuestros principios. Y realmente, no sé cuál será su próxima jugada, porque realmente son tan burdos que ni siquiera quieren cambiar a nuestros prisioneros por el prisionero norteamericano que está aquí, que fue condenado en juicio legal y respetando los derechos del prisionero. Entonces, esto lo estamos viviendo realmente con mucha indignación. Y no vamos a parar de luchar hasta que se haga justicia.

    -Ha habido rumores sobre el estado de salud de Fidel. Hace unos meses en nuestro programa, Hugo Chávez nos contaba textualmente “se la pasa estudiando y enseñando”. ¿Usted qué nos puede contar?

    Bueno, yo personalmente no lo he visto porque las visitas son muy reducidas. Pero sé por mi papá y sé por lo que escribe, por lo que veo igual que todo el mundo, podemos percibir todos los cubanos que Fidel tiene una capacidad de recuperación impresionante. Y todo eso no está solo en su genética. Yo creo que está en su cabeza. Fidel toda la vida ha tenido la capacidad de sorprender. Siempre sorprender, nadie sabe cuál va a ser la respuesta, nadie sabe cuál va a ser su salida. Pero una de las cosas que más me fascina de Fidel es su capacidad de sorprender a todos.

    -¿Qué conceptos, digamos, implementados a partir de la revolución, Usted, como representante de otra generación, se plantea?

    El espíritu transformador de la realidad que planteaba Marx es una de las cosas que más me gusta en mi vida. Esa vocación de transformar buscando la justicia entre los seres humanos, me encanta. Yo creo que ahí también está marcado el camino de mi vida personal y profesional. Es lo que estoy tratando de hacer, es decir, yo sí creo en las posibilidades del socialismo, creo que el socialismo tuvo inicios fascinantes con la experiencia leninista, después hubo experiencias que no fueron tan buenas, unas sí, otras no. Pero nos dieron enseñanzas. La historia de Cuba siempre nos dio otras pistas. Y eso fue lo que permitió que el pueblo cubano se proponga saber qué socialismo quiere, de qué manera quiere experimentar su vida en el escenario de justicia, solidaridad e igualdad.

    -Usted ve el futuro con optimismo. ¿Cómo se imagina Cuba?

    Hay un socialismo democrático, participativo, dialéctico. Aquí predomina el pensamiento dialéctico sin dogmas y sin prejuicios. Y eso es lo que te da fortaleza como cultura, como nación, lo que te da fortaleza como nación soberana para definir su propio proyecto. La unidad de la nación cubana, esa búsqueda creativa de sociedad, yo creo que es lo que yo me imagino como la sociedad que a mí me gustaría vivir aquí en Cuba.

    * La versión de Russia Today (RT) en español fue lanzada en diciembre de 2009. La emisión se lleva a cabo 24 horas al día desde Moscú y la señal abierta está disponible para millones de televidentes en los países de Europa, América del Norte y América del Sur. El 1 de septiembre de 2010, RT en español empezó a transmitir en Washington, en la red MHz Networks y, el 17 de septiembre, el canal se hizo disponible en Nueva York, en The Time Warner Cable -una de las redes más grandes de Estados Unidos. La página oficial del canal de televisión en Internet -actualidad.rt.com- es un recurso audiovisual autónomo que permite ver RT en español en directo.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik