Widgets Magazine
En directo
    Opinión & Análisis

    La falta de un líder impide el avance de la oposición en Georgia

    Opinión & Análisis
    URL corto
    Manifestaciones de la oposición en Georgia (22)
    0 0 0

    Pese a los problemas económicos y sociales, alta tasa de desempleo y emigración así como la amenaza de bancarrota, la situación del presidente de Georgia, Mijaíl Saakashvili, parece estable.

    Pese a los problemas económicos y sociales, alta tasa de desempleo y emigración así como la amenaza de bancarrota, la situación del presidente de Georgia, Mijaíl Saakashvili, parece estable. Félix Stanevski, director del Departamento de estudios caucásicos del Instituto de los países de la Comunidad de Estados Independientes (CEI), analiza la situación actual en Georgia y los problemas de la oposición.

    - Díganos, ¿qué es lo que ocurre en realidad en Georgia? Todo el mundo estaba a la espera de grandes cambios, pero ahora en Internet abundan llamativos titulares del tipo: “La oposición georgiana se ha dejado persuadir”. ¿Cuál es la realidad?

    Estoy sinceramente convencido de que la situación que vive Georgia podría propiciar perfectamente grandes cambios. Las circunstancias internas son complicadas y el bienestar de la mayor parte de la población deja mucho que desear. A día de hoy, Georgia es el país más pobre del sur del Cáucaso. Últimamente se han comentado mucho los notorios avances, sobre todo en la esfera de la economía, del régimen del presidente Mijaíl Saakashvili. Sin embargo, no es sino una maniobra de los especialistas en relaciones públicas: sí que hay ciertos éxitos, pero no son ni mucho menos tan significativos como se intenta aparentar. Y la situación no es nada fácil, la gente vive peor que en Armenia, un país con una posición geográfica menos ventajosa que la de Georgia.

    Los motivos son muy simples: y es que desde hace mucho tiempo Georgia no produce nada. La tesis que parece rezar “convirtamos a Georgia en un pequeño paraíso turístico” entraña una actitud negligente hacia el país y hacia el mundo entero. En cuanto a la agricultura, el 60% de la producción agrícola es importada y eso que el clima de Georgia es muy benigno. En la actualidad, el volumen de las importaciones a Georgia es cuatro veces superior a las exportaciones, que equivalen a unos 1.500 millones de dólares. Las principales partidas de exportaciones son nueces, chatarra y vino y también el montaje de automóviles, pero faltan producciones que empleen a grandes cantidades de trabajadores.

    - ¿Y la tan publicitada ayuda de Estados Unidos?

    La importancia de la ayuda de EEUU es difícil de subestimar. Ocurre que, en los últimos años, Georgia se ha mantenido con lo que sacaba con la venta del patrimonio acumulado por la generación anterior y gracias a unos enormes préstamos. Después del conflicto militar con Rusia de 2008, Georgia recibió de Occidente 5.000 millones de dólares, lo que, teniendo en cuenta que su PIB es de 12.000 millones de dólares, puede considerarse una cifra altísima. Estos recursos permitieron construir carreteras y edificios, pero no fueron destinados a la esfera productiva. Gran parte del dinero se aprovechó para aumentar los sueldos del personal de los órganos de mantenimiento del orden público.

    Los que alaban la reforma de los órganos del Ministerio del Interior en Georgia, simplemente no se dan cuenta del mecanismo de los cambios. Y todo es muy sencillo: si desde fuera llegan unas sumas desorbitantes, uno se puede permitir muchas cosas, pero a partir de 2013 Georgia tendrá que devolver cerca de 1.000 millones de dólares al año. ¿Y de dónde sacará Georgia esta cantidad, si el monto de sus exportaciones es de 1.500 millones de dólares? Durante cierto período de tiempo Georgia presentaba cierto interés para los inversores, pero ahora casi no hay actividad inversora. En esta situación, el país durante 6 años tendría que destinar al pago de la deuda casi todos los ingresos de las exportaciones. Pero es evidente que estaríamos ante una bancarrota técnica; Georgia, de hecho, ya está en bancarrota, por no disponer de recursos para devolver los créditos.

    - No obstante, la situación de Mijaíl Saakashvili parece bien estable.

    Es debido a que ha estado recibiendo dinero constantemente y con él se ha construido un nuevo sistema de orden público que es dirigido por su partidario. El problema consiste en que la mayor parte de la población sigue viviendo mal, la tasa de desempleo, de acuerdo con los datos oficiales, es del 17%, aunque es fácil suponer que los índices reales son mucho más altos.

    Además de los problemas económicos, en el país hay serios problemas de carácter social. Así, por ejemplo, Georgia ocupa el primer lugar en Europa por la tasa de mortalidad infantil. Además, figura entre los diez países europeos con el mayor nivel de emigración. Según los datos oficiales, en Rusia viven 1.5 millones de emigrantes georgianos. Y no sé cómo se puede alabar a un país que no sale de deudas y no está dispuesto a cambiar su  rumbo político.

    - ¿Y existe entre las fuerzas de la oposición georgiana un verdadero líder? Últimamente se suele mencionar a Nino Burdzhanadze y a Irakli Batiashvili, ¿Serían capaces de arrastrar tras de sí a las masas?

    Hoy en día la oposición en Georgia sufre un problema de falta de unidad, cosa que parece tener difícil solución. Todos quieren asumir el liderazgo y, por lo tanto, nunca se llega a una fórmula de compromiso. Hay dos grupos grandes y, de existir entre ellos algún tipo de alianza, el presidente Saakashvili se vería en un apuro. Creo que Saakashvili domina la política interna precisamente porque no hay unidad entre las fuerzas de la oposición. Y además tiene la ventaja de disponer de fondos, lo que crea en la población una sensación de seguridad errónea. La gente no se da cuenta de que es dinero prestado y que tarde o temprano acabará. También hay que tener en cuenta los fondos provenientes de las actividades de la comunidad georgiana instalada en Rusia. El monto total no es fácil de estimar, pero incluso según los datos oficiales es una cantidad muy grande.

    En cuanto a la oposición, creo que la situación cambiaría si ésta fuera capaz de explicar a la gente que para fomentar la prosperidad, el país necesita seguir un camino distinto del elegido por el presidente Saakashvili. La oposición no consigue sacarle gran provecho a la situación, aunque le acusa a Saakashvili de haber vertebrado un régimen autoritario y tener bajo control el Ministerio del Interior, el Poder Judicial y los medios de comunicación.

    Tema:
    Manifestaciones de la oposición en Georgia (22)
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik