00:28 GMT +326 Febrero 2018
En directo
    Opinión & Análisis

    Obama hace enroque en la CIA y el Pentágono de cara a presidenciales

    Opinión & Análisis
    URL corto
    0 0 0

    Son contadas las ocasiones cuando reconocidos intelectuales son nombrados al frente de los órganos de seguridad de un país y, cuando esto ocurre, el personal de dichas instituciones se poner a temblar.

    Son contadas las ocasiones cuando reconocidos intelectuales son nombrados al frente de los órganos de seguridad de un país y, cuando esto ocurre, el personal de dichas instituciones se poner a temblar.

    El presidente de Estados Unidos, Barack Obama tuvo en mente una jugada muy sabia, tras anunciar los nuevos nombramientos del Jefe del Pentágono y de la Agencia Central de Investigaciones.

    El Director de la CIA, Leon Panetta, se pondrá al frente del Pentágono y el actual Jefe de las operaciones en Afganistán, el general David Petraeus, encabezará la CIA. De manera paralela se llevará a cabo una serie de otros nombramientos.

    ¿Para qué se hace?

    No obstante, ni en la sede de la CIA ni en la del Pentágono se notó ninguna agitación. En primer lugar, porque este tipo de cambios no son ninguna novedad en vísperas de elecciones: las candidaturas deben ser aprobadas por el Senado y es preferible someterlas a su consideración antes de que el país esté inmerso en la fiebre electoral.

    En segundo lugar, la retirada del Secretario de Defensa, Robert Gates, se esperaba desde hacía bastante tiempo, ya que este político planteaba dimitir al menos desde 2008.

    Además, tanto Panetta como Petraeus gozan de gran autoridad por su profesionalidad y son hábiles políticos. Y, por fin, nadie espera de estos nombramientos cambio de rumbo alguno; lo que se espera es que se siga con la línea de reforzamiento de la autoridad de ambos organismos y de mantenimiento de la seguridad. No hay como mezclar estos dos ingredientes para tener contento al personal.

    Por supuesto, cualquier cosa que se haga en Estados Unidos tras el inicio oficial de la campaña electoral de 2012 -Barack Obama fue nominado candidato a la presidencia a principios de abril– en mayor o menor grado está relacionado con las elecciones. Queda patente, por lo tanto, que el actual presidente estadounidense se está preparando para los comicios con mucho cuidado.

    ¿Por qué Petraeus?

    A primera vista parece que el presidente Obama optó por una vía demasiado complicada en vez de designar a Petraeus como Jefe del Pentágono sin más; entre otros motivos, porque David Petraeus, de 57 años, es una verdadera leyenda viva en el mundo militar.

    Este General de cuatro estrellas cursó estudios en la prestigiosa escuela militar de West Point, es un conocido teórico militar, autor de numerosos libros y trabajos científicos, manuales y trabajos didácticos, así como de artículos sobre la teoría y la práctica del arte de la guerra, además de ser experto en actividades antiterroristas.

     Hay quien le llama el “profesor de la guerra”. Algunos de sus libros lideran las ventas en Estados Unidos y no sólo entre los profesionales. Y a diferencia de otros estudiosos puramente teóricos, Petraeus ha sabido llevar con éxito sus conclusiones a la práctica.

    Petraeus goza de apoyo en todas las unidades militares y entre políticos de las más variadas tendencias. Y ello es porque, además de otras virtudes, es un diestro diplomático. Enclaustrar a una figura tan brillante en una institución tan cerrada como la CIA podría dar la impresión de que se está desaprovechando su talento. El mismo Petraeus supuestamente quería el puesto del Jefe del Comité de Jefes de Estado Mayor, ocupado ahora por el Almirante Michael Malin que se retira el verano que viene. No obstante, el presidente Obama consiguió persuadirle de que se haga cargo de la CIA.
    Todo parece indicar que los motivos de esta decisión radican en el deseo de la Administración de EEUU de cambiar la política de lucha armada contra los talibanes por la diplomacia secreta; es decir, por el inicio de las negociaciones.

    Petraeus quería primero acabar con la resistencia de los guerrilleros afganos y sólo después encargarse de los asuntos políticos.

    Barack Obama, sin embargo, está más interesado en que empiece ya la anunciada y esperada retirada (prometida a los electores americanos para este año) de las tropas norteamericanas de Afganistán junto con el traspaso en 2014 de la seguridad del país a los organismos pertinentes y al Ejército afganos. Dicho sea de paso, David Petraeus era partidario de invitar a Rusia, China y la India a participar en el proceso de arreglo pacífico en Afganistán.

    También podría ser que Obama le hiciera un favor al General Petraeus: hay quienes lo ven como candidato perfecto para las elecciones presidenciales de 2016. Sería por el Partido Republicano… o por el Demócrata. Los puestos en el mando militar del país y el de Jefe de la CIA ampliarían “la línea del frente para atacar la Casa Blanca”. De modo que Petraeus podría ser el segundo “presidente militar” de EEUU, después del General Dwight Eisenhower.

    ¿Y por qué Panetta?

    Se rumorea que Leon Panetta, que ha sabido aumentar el prestigio de la CIA, se sentía tan a gusto en su cargo y ha llegado a ser tan querido, que no quería abandonar la Agencia y que su dimisión será profundamente lamentada por el personal de la CIA.

    No obstante, su nombramiento como jefe del Pentágono también tiene serios motivos electorales.

    Panetta tiene reputación de “cirujano del presupuesto”, tras haber encabezado la Administración de Clinton y el Departamento de administración y finanzas de la Casa Blanca. Siempre ha sabido encontrar una fórmula de compromiso que le permitiera recortar los gastos presupuestarios.
    Como los puntos clave de las próximas elecciones en Estados Unidos serán el déficit presupuestario (1.4 billones de dólares), la colosal deuda pública del país (14 billones de dólares), los asuntos económicos, los salarios, las subvenciones y las pagas de jubilación, Barack Obama precisará de su capacidad para reducir los gastos de la manera menos traumática posible.

    Y el Pentágono es el primero en esa lista de recortes. Robert Gates logró recortar los gastos de defensa para los próximos 10 años en unos 400.000 millones de dólares, pero el presidente quiere que como mínimo, sea el doble, así que Panetta será Secretario de Defensa durante el período de la austeridad económica.

    Merece la pena señalar al respecto que el presidente de la Reserva Federal (Banco Central), Ben Bernanke, manifestó el pasado 27 de abril en una rueda de prensa que el déficit presupuestario del país era ya inmanejable y que si la Administración presidencial no tomaba medidas urgentes y drásticas para reducirlo, se produciría una catástrofe.

    Se rumorea también que la Secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, era partidaria de nombrar a Panetta jefe del Pentágono, por haber apoyado en mayor medida que Robert Gates la idea de la intervención militar en Libia. Gates estaba totalmente en contra, insistiendo en que Estados Unidos ya se había quedado atrapado de un modo parecido en Afganistán e Irak. Es difícil saber si Panetta se mostrará más obediente respecto a Libia, pero lo más probable es que sí.

    En cualquier caso, el cambio de dirigentes de los mencionados organismos no será inmediato, sino que tendrá lugar en junio o julio.

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE RIA NOVOSTI

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik