En directo
    Opinión & Análisis

    La bonanza por el alza del crudo puede ser peso muerto para la economía rusa

    Opinión & Análisis
    URL corto
    0 0 0

    El sector de los hidrocarburos generará este año unos ingresos adicionales, gracias a los altos precios del petróleo, que alcanzarán los 1.14 billones de rublos (38.000 millones de dólares).

    El sector de los hidrocarburos generará este año unos ingresos adicionales, gracias a los altos precios del petróleo, que alcanzarán los 1.14 billones de rublos (38.000 millones de dólares).

    Esto permitirá al Estado ruso reducir su déficit presupuestario desde el anunciado 3,6% del PIB al 1 ó al 1,4%. 

    Sin embargo, dos de las principales entidades económicas de Rusia: los Ministerios de Finanzas y de Desarrollo Económico vuelven a estar en desacuerdo sobre cómo administrar la lluvia de oro procedente de las exportaciones de materias primas. Los caminos son dos: crear un fondo de reserva para las épocas de “vacas flacas” o invertir en el desarrollo de la economía.

    Cuando se confeccionó el presupuesto del 2011, se adoptó un precio medio de 75 dólares por barril. No obstante, el petróleo no se detuvo en ese nivel y hoy ronda los 122 dólares el barril. A mediados de marzo pasado, el ministro ruso de Finanzas, Alexei Kudrin, manifestaba que equilibrar el presupuesto era factible con un petróleo en torno a los 115 dólares por barril. El aumento del precio de las materias primas permite a las autoridades rusas repensar el listado de gastos y plantearse cómo gestionar los nuevos ingresos.

    La financiación extra ha desviado los ingresos no procedentes de los sectores extractores, unos 301.000 millones de rublos (más de 10.000 millones de dólares), a subir los sueldos de los maestros y otros trabajadores del sector presupuestado, así como las pagas de jubilación y las becas de estudios, además de construir las viviendas prometidas a los veteranos de guerras. Una parte de esta suma se destinará a apoyar la agricultura nacional y a luchar contra los incendios forestales.

    Pero los 1.14 billones de rublos procedentes del sector del gas y el petróleo están todavía en el alero. El ministro de Finanzas de Rusia cree que debería crearse “un mecanismo legislativo para regular el uso de los ingresos obtenidos este año de la venta de petróleo”. Antes de la crisis, esta financiación extraordinaria iba a parar a unos fondos especiales: el Fondo de Reserva, el Fondo de Bienestar Nacional, entre otros. Y durante la crisis estos ingresos servían para compensar el déficit presupuestario y financiar programas anticrisis. En la actualidad, considera Kudrin, habría que volver a la práctica de la acumulación de recursos en fondos especiales.

    Por su parte, el Ministerio de Desarrollo Económico se opone enérgicamente a esta idea. El viceministro de Desarrollo Económico, Alexei Klepach, manifestó que la propuesta del Ministerio de Finanzas es “una opción sin perspectivas de futuro”. “Sería una política de una cierta estabilidad, pero no de crecimiento económico”, aseguró. Los ingresos adicionales deberían ser invertidos, pues, en el desarrollo de la economía nacional.

    La necesidad de la inversión

    Expertos creen que la forma más eficaz de dar uso a esos ingresos adicionales es invertirlos en el desarrollo de la economía nacional país. Sin embargo, dado que la economía rusa depende demasiado de los precios de las materias primas, la política presupuestaria es poco eficiente y la corrupción campa por sus respetos, lo más probable es que los ingresos por la venta del petróleo se destinen a fondos especiales.

    “Especialistas del Ministerio de Desarrollo Económico consideran que el gasto presupuestario es uno de los principales motores del crecimiento económico”, señala la directora del Centro de estudios macroeconómicos de la empresa BDO, Elena Matrósova. Por otra parte, la demanda por parte de los consumidores está atravesando ahora una etapa muy plana, y las empresas privadas se muestran poco activas a la hora de hacer inversiones. Por lo tanto, cualquier gasto adicional podría provocar el aumento de los precios y el debilitamiento de la moneda nacional.

    Existe también otro problema: los motores reales del desarrollo económico en Rusia siguen siendo los programas de inversión que desarrollan las empresas estatales y las inversiones en la esfera del deporte: concretamente, en los preparativos para los Juegos Olímpicos de invierno de 2014 y para el Mundial de fútbol, añade Elena Matrósova.

    “En realidad, los bancos tienen dinero de sobra, pero no hay dónde invertirlo”, confirma el Director del departamento analítico de la gestoría Alfa-Kapital, Vladimir Braguin.- “El gran problema es la ausencia de proyectos de inversión”.

    “Es imprescindible invertir en infraestructuras”, insiste el director del departamento analítico de la empresa FBK, Igor Nikolaev. La falta de infraestructuras es una de las principales razones de la escasez de inversiones productivas. Las inversiones en los activos fijos de las empresas se reducen constantemente. A modo de ejemplo, en enero de 2011, su volumen se redujo en un 4,7% en comparación con el mismo mes del año anterior, y en febrero, el índice se redujo en un 0.4% en comparación con el mismo período del 2010. De acuerdo con las estimaciones de Igor Nikolaev, entre febrero de 2008 y febrero de 2011 las inversiones de capital se redujeron en un 23%. Los ingresos adicionales, en su opinión, han de aprovecharse para compensar el déficit presupuestario en vez de solucionar el problema tomando empréstitos, opina Nikolaev.

    Ahorrar el dinero

    La ciencia económica nos dice que los ingresos adicionales deben destinarse al fomento de las inversiones, medida que propone el Ministerio de Desarrollo Económico. Sin embargo, teniendo en cuenta la situación real del país, este dinero debería ahorrarse, cree la experta de “Alfa-bank”, Natalia Orlova.

    “El ministro Alexei Kudrin plantea que al no poderse aprovechar los ingresos adicionales de una manera eficiente, es mejor ahorrarlos. Es decir, si resulta imposible alimentar el crecimiento correctamente, es mejor prepararse para los inevitables periodos de crisis”. La otra opción sería incrementar la eficacia de nuestra política económica y potenciar el desarrollo de nuestra industria.

    “Además, el desarrollo de las innovaciones no tiene que depender de los precios del petróleo”, se solidariza con la postura del Ministerio de Finanzas Vladimir Braguin. “Los precios de las materias primas oscilan constantemente y pueden bajar; por lo que es necesario minimizar el flujo proveniente de la venta del petróleo, es decir, sacar este dinero de la circulación, destinándolo a los fondos especiales”.

    “El objetivo de estos fondos es acumular dinero. Algo así como guardarlo debajo de la cama. Esto, curiosamente es algo necesario, porque si no se guarda, la inflación seguiría creciendo con la masa de dinero en circulación aumentando. El resultado sería la aparición de burbujas en el mercado inmobiliario o de valores”, concluye. De modo que, en Rusia, los fondos especiales representan una importante herramienta de estabilización.

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE RIA NOVOSTI

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik