En directo
    Opinión & Análisis

    El gobierno ruso presenta unos presupuestos federales mirando al futuro

    Opinión & Análisis
    URL corto
    0 0 0

    El proyecto para el presupuesto federal ruso del 2011 ya ha captado la atención y de los parlamentarios y de los analistas antes de que fuera presentado a la Duma de Estado (cámara baja del parlamento ruso) para su aprobación.

    El proyecto para el presupuesto federal ruso del 2011 ya ha captado la atención y de los parlamentarios y de los analistas antes de que fuera presentado a la Duma de Estado (cámara baja del parlamento ruso) para su aprobación.

    Durante la elaboración del presupuesto público se dedica mucha atención a mantener el necesario equilibrio entre los compromisos sociales, el crecimiento de la nación y la estabilidad de los índices macroeconómicos. Según los expertos, es necesario evitar un excesivo déficit en un presupuesto que depende de las cotizaciones del petróleo.

    Según el borrador del presupuesto federal para el año próximo, los ingresos estimados ascienden a unos 295 mil millones de dólares (17,6% del PIB), mientras que los gastos serán de unos 355 mil millones de dólares (21,2% del PIB). El déficit, por tanto, será de unos 60 mil millones de dólares (3,6% del PIB). El proyecto presupuestario para los siguientes tres años prevé reducir el déficit en 2012 y 2013 para eliminarlo en un futuro.

    Esto obligará al gobierno a reducir el gasto público. Algunos economistas, incluido el vicepresidente del Banco Central de Rusia, Alexei Uliukaev, creen necesario adoptar drásticas medidas de recortes en los gastos del Estado.

    Por otro lado, según el ministro ruso de Finanzas, Alexei Kudrin, el gasto público seguramente aumentará, en gran medida motivado por las próximas elecciones parlamentarias y presidenciales a celebrarse en Rusia en 2011 y 2012, respectivamente.

    En esta situación, el Ministerio de Finanzas y el gobierno ruso están obligados a racionalizar los gastos y frenar la corrupción. Es decir, deben poner en práctica las medidas adoptadas por el propio Ministerio de Finanzas durante los últimos años, incluida la reforma del sistema de financiamiento en el sector público y la mejora de las relaciones interpresupuestarias.

    En general, las principales partidas del gasto presupuestario no han cambiado, únicamente las partidas para la reforma económica han pasado a ocupar el primer puesto junto a las sociales. Los costes para la “economía nacional” han aumentado desde los 1,5 billones de rublos (unos US$50 mil millones) en 2010 hasta los 1,691 billones (US$56 mil millones de dólares) en 2011. Y es un crecimiento paradójico, porque el gobierno ruso ya había puesto en marcha su programa de reducción de recursos destinados a la industria.

    En esencia, las fábricas deben presentar unos planes de modernización debidamente elaborados para poder acceder a las ayudas estatales. A juzgar por todo, este proceso ya se ha iniciado.

    “El presupuesto para el año próximo seguirá siendo el instrumento más importante para la modernización y el desarrollo de la economía e infraestructura nacional. En 2011, para estos fines se destinarán 1,6 billones de rublos (US$56 mil millones de dólares)", comentó el primer ministro, Vladímir Putin al presentar el proyecto de presupuesto federal para 2011.

    El gobierno ha destinado fondos adicionales vinculados a varios proyectos de modernización: 59.000 millones de dólares para el desarrollo de la ciencia y la tecnología, 2.900 millones de dólares para el proyecto Sociedad de la información, 3.800 millones de dólares para las exploraciones espaciales, el mismo monto para la energía atómica, y 233.000 de dólares para programas de ahorro de energía eléctrica.

    El plan de gastos sociales prevé destinar 156.000 millones de dólares para programas de pensiones. A partir del próximo 1º de febrero, el monto promedio de la pensión por vejez será de 8.800 rublos (unos 300 dólares) por mes. Desde el 1º de enero de 2011, el subsidio mensual por el nacimiento será equivalente a 11.700 rublos (unos 400 dólares) y el llamado capital materno, un pago por el nacimiento del segundo hijo que se concede a la madre para las necesidades del retoño al cumplir tres años, ascenderá a 365.700 rublos (unos 12.190 dólares).

    En 2011, se prevé aumentar los sueldos en las organizaciones federales, en las Fuerzas Armadas, aumentará el monto destinado a becas de estudio. 6.900 millones de dólares serán destinados para programas de construcción residencial.

    El presupuesto para los siguientes dos años establece nuevos gastos para las profundas reformas en el sistema de salud pública que ascenderán a un monto total de 15 mil millones de dólares, de los que 7,2 mil millones se gastarán en 2011. Además de esto, 4.500 millones de dólares se asignarán al proyecto nacional Salud, en forma de pagos extraordinarios a los médicos y enfermeras y una ayuda económica para las víctimas de accidentes de tráfico y a las personas que padecen enfermedades cardiovasculares u oncológicas.

    Es curioso que, además de los ingresos y gastos, los parámetros básicos del proyecto de presupuesto federal de Rusia para 2011 incluyan el precio estimado por barril de petróleo en el mercado mundial, es decir, 75 dólares.
    Esta cifra está tomada como punto de referencia en el cálculo de los gastos, pero los ingresos se han calculado a partir de 70 dólares o incluso 60 dólares mencionados en público.

    El presupuesto para 2011 sigue dependiendo del precio del crudo. Así las cosas, no en vano insistía Vladímir Putin al analizar el borrador del presupuesto, en la necesidad de diversificar la exportación y buscar nuevas oportunidades en el mercado internacional y en la propia economía rusa.
    No obstante, al iniciar el proceso de reformas, el gobierno ruso ya anticipó que la producción industrial sufriría una recesión en la primera etapa de la modernización. Sólo la implantación de nuevas tecnologías y nuevos procesos de producción puede devenir un empujón que permitirá una nueva etapa de despegue y desarrollo.

    Es evidente que se necesitarán ingresos adicionales, y el gobierno planea recaudar unos 50 mil millones de dólares durante los próximos cinco años gracias a la privatización de haberes del Estado ruso a gran escala. Se planea la venta, entre 2011 y 2013, de paquetes de acciones de las mayores empresas y bancos, incluidas las petroleras Rosneft y Transneft, la red de ferrocarriles rusos, los bancos Sberbank, VTB y Rosseljozbank, y otras compañías.

    Los ingresos por la venta del petróleo y el gas que antes se destinaban al Fondo de Reserva y el Fondo de Bienestar Nacional, cubrirán en parte el déficit presupuestario. Esto será posible hasta enero de 2014, debido a las enmiendas previstas en el Código presupuestario.
    Las otras fuentes de ingresos son los préstamos nacionales y extranjeros, incluidos los que se otorgan a largo plazo. El gobierno ha modificado asimismo el Código fiscal. El impuesto a pagar por la extracción de petróleo y gas será indexado, aumentarán los impuestos sobre el consumo de alcohol, tabaco y los derivados del petróleo.

    Pero, según el ministro de Finanzas, Alexei Kudrin, el gobierno ruso, que ha preparado el nuevo borrador del presupuesto, confía en que los proyectos de modernización económica serán más eficaces para acabar con la crónica y peligrosa dependencia del precio de petróleo. 

    Parámetros básicos del proyecto de presupuesto federal de Rusia para 2011
    Crecimiento del PIB – 4,2% (en 2010 – 4,0%). Precio del petróleo Urals: 75 dólares el báril. Ingresos – unos 295 mil millones de dólares (17,6% del PIB), gastos – unos 355 mil millones de dólares (21,2% del PIB). Déficit presupuestario – unos 60 mil millones de dólares (3,6% del PIB).
    Partidas de gasto del presupuesto para 2011 (en US$ miles de millones): asuntos de Estado 26,3; defensa nacional – 46,6; seguridad nacional y orden público – 38,8; economía nacional – 52,5; obras públicas – 6,6; protección del medio ambiente – 0,5; educación – 16,0; cultura y cine – 2,4; sanidad – 12,2; política social – 99,6; deportes – 2,5; medios de información – 1,9; deuda estatal y municipal – 12,5; transferencias interpresupuestarias – 19,5.

     

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE RIA NOVOSTI

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik