06:51 GMT +321 Octubre 2018
En directo
    Opinión & Análisis

    Cómo funciona el mecanismo de inflación en el sector agrario ruso

    Opinión & Análisis
    URL corto
    Seguridad alimentaria de Rusia (17)
    0 0 0

    Este verano sobre Rusia cayó una avalancha de calamidades porque tras la ola de calor que hizo la vida imposible y arruinó la cosecha, se nos vino encima inflación galopante. ¿Cuáles son sus causas y quién es culpable?

    Este verano sobre Rusia cayó una avalancha de calamidades porque tras la ola de calor que hizo la vida imposible y arruinó la cosecha, se nos vino encima inflación galopante. ¿Cuáles son sus causas y quién es culpable?

    Habitualmente, a finales de verano empieza el período de deflación, ya que la recolección de la nueva cosecha abarata los precios de frutas y legumbres. Pero este año la situación fue diferente.

    Según las estadísticas oficiales, para finales de septiembre la inflación subió  al 6.3%, más que todo por alzas en el sector de la agricultura. El crecimiento de los precios más acelerado se observó en cereales, como el alforfón y el trigo, les siguieron los huevos, el  aceite de girasol y los productos lácteos.

    Los consumidores de a pie no necesitan datos virtuales porque  el aumento de los precios  lo ven con sus propios ojos,  y en cifras absolutas, este crecimiento real fue  mucho más considerable que el citado por la estadística  oficial.

    Además, según ciertos pronósticos, para las festividades de Año Nuevo  se espera un nuevo salto brusco de los precios junto con déficit de comestibles, y esta noticia desató una ola de pánico entre la sociedad, sobre todo en las provincias, donde el alforfón y azúcar desaparecieron de las tiendas en un instante.

    Nadie puede explicar claramente, quién fue el  culpable en esa situación. Los funcionarios afirman que al tomar en consideración la sequía, las autoridades actuaron de la forma más correcta posible, y responsabilizan  del pánico a los medios de información  y a los mayoristas-revendedores, explicando que los primeros difundieron el miedo y los segundos aprovecharon esa situación para subir los precios.

     Por su parte, los vendedores mayoristas aseguran que los culpables son los productores que quieren compensar las pérdidas sufridas por la sequía y el aumento anual de las tarifas.

    Tanto productores como mayoristas coinciden en  afirmar afirman que el crecimiento anual de tarifas de la energía eléctrica, materiales combustibles y lubricantes apenas les permitió obtener ganancias para permanecer a flote.

    Y lo más interesante es que, en parte, cada uno de ellos tiene razón.Aunque la verdad es que hay demasiados revendedores en el mercado ruso. En 2008 el mercado de productos de alimentación contó con el número de compañías mayoristas tres veces superior  al de los detallistas y esto desde el punto de vista de la economía no tiene sentido.

    Como reconocieron los funcionarios, la mayoría de aquellas empresas no se ocuparon formar partidas de productos  o proveer reservas logísticas (que es una tarea principal de mayorista), sino de revender productos los unos a los otros, a veces sin ni siquiera sacarlos del almacén. Según los expertos, la situación actual no ha cambiado.

    Otra causa objetiva del alza de precios es la pérdida de un tercio de la cosecha. y mientras es posible compensar, en parte, las pérdidas de cereales, utilizando las reservas de cosechas anteriores, será imposible compensar la pérdida de patata o las  habas.

    Los funcionarios no pueden decir cuánto durará el efecto de la sequía en el mercado consumidor y cómo serán sus consecuencias. El Ministro de Finanzas, Alexei Kudrin, supone que a principios del año 2011 este efecto empezará a reducirse y los precios se estabilizarán.
    Sin embargo, el representante del Banco de Rusia, Serguei Ignátiev, cree que las consecuencias de la sequía repercutirán incluso hasta el otoño de 2011.

    Por lo visto, la inflación alimenticia la han causado tanto la sequía como las tendencias negativas en el sector agrario. En plena crisis las autoridades muchas veces ponían como ejemplo a este sector, que, a pesar de la situación, seguía creciendo. Pero la razón de dicho crecimiento fueron las inversiones, hechas antes de la crisis, y que desaparecieron  con su inicio.

    Como resultado, la puesta en marcha de capacidades de fabricación de carne bajó en la primera mitad del año 2010 casi el 38%.

    Hay que decir que no todos los economistas y expertos están de acuerdo con la afirmación de los funcionarios de que las autoridades actuaron correctamente durante la sequía (y después).

    Es posible que uno de los factores, que provocaron el alza de los precios, fuera el fracaso de las autoridades de actuar como regulador entre productores, proveedores y detallistas.

    Porque las permanentes amenazas de aplicar regulaciones administrativas en los precios,  obligó a los productores, mayoristas y detallistas, es decir a toda la cadena de distribución a subir los precios por el miedo de que el estado declarara una nueva “congelación”.

    La fiebre alcista del año 2008 volvió a Rusia ya en el primer semestre del año corriente, antes de que el país quedara afectado por el calor anormal. El encarecimiento de alforfón empezó ya en mayo de 2010.

    Según los resultados del primer trimestre, la inflación de alimentos en Rusia se desarrolló a un ritmo tres veces superior al de los países europeos.
     
    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE RIA NOVOSTI

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Tema:
    Seguridad alimentaria de Rusia (17)