En directo
    Opinión & Análisis

    Jose Serrano

    Opinión & Análisis
    URL corto
    0 1 0 0

    Quisiera contestar a Dick Emanuelsson, el presidente colombiano Uribe no es un genocida por abatir a un terrorista de las FARC. Es un hombre valiente que defiende a su país. Colombia sufre el terrorismo y el narcoterrorismo pregonado por las FARC, a los cuales les apoyan indeseables como el presidente de Venezuela, Chávez el Golpista, y otros que como los presidentes de Ecuador y Bolivia. Si es cierto que el Gobierno Colombiano tiene el apoyo de EEUU, pero también es ese país soporta la lacra de la droga colombiana. No pretendo defender a EEUU, pues considero que su política internacional es errada en muchas facetas. Pero apoyo al Presidente Colombiano en su lucha contra el terrorismo.


    Esos impresentables de las FARC secuestran y mantienen en prisión inhumana a personas, convencidos demócratas y a humildes campesinos para tener escudos humanos. Luego se refugian en las zonas fronterizas de los países vecinos para tener una protección amparada en los principios de soberanía de terceros estados.
    Mi opinión es que a los terroristas se les debe combatir allí donde se encuentren. Y la muerte de un terrorista no es un asesinato, si no un acto de justicia.


    Si las FARC buscaran lo mejor para Colombia que se conviertan en partido político y luchen en las urnas, que es el lugar donde las personas  civilizadas compiten por hacer valer su ideario.


    Lo que pasa es que si el terrorismo es izquierdista, para algunas personas, es un acto lícito y bien visto. BASTA YA de hipocresías, un terrorista es igual en Colombia, España, Chechenia o Filipinas.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik