18:44 GMT +313 Noviembre 2019
En directo
    Corea del Norte lanza un misil balístico

    Invadir Corea del Norte como remedio es peor que la enfermedad

    © REUTERS / Kim Hong-Ji
    Noticias
    URL corto
    8122
    Síguenos en

    Que el Gobierno de Estados Unidos no descarta usar la fuerza sobre Corea del Norte para desarmarla nuclearmente no es nada nuevo. Pero el precio que pagaría EEUU por un ataque de esas dimensiones superaría, y con mucho, cualquier beneficio, opinan dos investigadores de estudios asiáticos y defensa en The National Interest.

    El éxito, casi imposible

    Nicholas Blanchette, investigador en el Programa de Estrategias y Evaluaciones de Defensa del Center for a New American Security (EEUU) y Benjamin Rimland, especialista del Centro Universitario de Yokohama (Japón), señalan que un ataque sobre el país asiático no solo supondría un "tremendo reto a nivel técnico", sino que generaría tensiones entre las alianzas de los países de la región, gran parte de las cuales se debe a Estados Unidos. El precio a pagar sería alto.

    "Intentar desarmar o descabezar al régimen de Kim [Jong-un] podría empujar a Corea del Norte a un ataque nuclear, precisamente el escenario que un ataque preventivo [de EEUU] estaría buscando evitar".

    Un ataque preventivo estadounidense tendría que ser rápido, realizarse sin previo aviso y combinando métodos de guerra electrónica con munición y fuerzas especiales para desorientar y desarmar a Corea del Norte, explican. Tendría que ser un ataque medido al milímetro y ejecutado con precisión cirujana para "paralizar a la cúpula norcoreana" antes de que fuese capaz de organizarse y responder de manera efectiva sin que las fuerzas terrestres de Estados Unidos quedasen comprometidas.

    El objetivo estaría claro: 'decapitar' al Gobierno de Corea del Norte y permitir que alguien más predispuesto a desnuclearizar el país tomase el poder.

    Sin embargo, la geografía de Corea del Norte y "las particularidades de su régimen" son motivos para pensar que el remedio de un ataque preventivo estadounidense podría ser peor que la enfermedad.

    Lea más: ¿Cuánto cuesta intimidar a Corea del Norte?

    "Pyongyang lleva décadas organizando sus capacidades militares para asegurar la supervivencia de su autoridad".

    Una familia y unos misiles escurridizos

    A lo anterior se añade que arrancar de raíz el problema de Corea del Norte —su Gobierno- sería sinónimo de acabar con la familia Kim; un clan con profundas raíces en la cultura norcoreana.

    Así que, incluso si se diese el caso de que el Ejército de Estados Unidos lograra desmantelar el Gobierno norcoreano, "existen pocos motivos para pensar que el que venga detrás cedería a las exigencias de Washington", alertan Blanchette y Rimland.

    Mientras que los estadounidenses se encargan de arreglárselas con Kim Jong-un, los misiles del líder norcoreano podrían atacar por donde menos se los espera. Muchos de ellos pueden ser transportados fácilmente. Eso se traduce en que los norcoreanos pueden lanzarlos desde cualquier base de lanzamiento e incluso lanzarlos de forma remota.

    Lea más: ¿Qué 'joya soviética' defendería a Corea del Norte en caso de guerra?

    Seúl, en el punto de mira

    Con Corea del Norte rodeado de aliados de Estados Unidos, el país podría tomar represalias contra un ataque sobre él bombardeando Seúl con artillería. Las Fuerzas de Washington se verían abocadas a tener que arrancar de raíz el liderazgo norcoreano y los sistemas de misiles con la exigente tarea de eliminar, también, a la artillería norcoreana, que amenaza a su aliado en la península. Ante este panorama, "Corea del Norte vería que no tiene nada que perder", aseguran en The National Interest.

    Los mismos analistas advierten que, ante todo, el ataque preventivo debería lanzarse por sorpresa. Una vez más, que Corea del Norte esté rodeada por aliados a los que Estados Unidos está obligado a avisar en caso de una ofensiva militar dificultaría las cosas sobremanera.El escenario acabaría con la confianza en EEUU de los países de la zona antes que con Pyongyang. Y a pesar de ello, el artículo advierte:

    "La elección entre preparar un ataque sorpresa y mantener la confianza entre los aliados está clara. Los lazos de EEUU con sus socios en Asia llevaron inmensas riquezas, prosperidad y estabilidad a la región. Sacrificarlo todo bajo una muy dudosa certeza con el objetivo de eliminar de golpe las armas nucleares de Pyongyang o a su cúpula militar sería una derogación de los deberes de EEUU ante el sistema de liberalismo mundial", concluye el medio estadounidense.

    Lea más: Corea del Norte amenaza con convertir EEUU en un "mar de llamas"

    Además:

    Trump: nunca llamaría "gordo" a Kim Jong-un
    Hackers norcoreanos roban los planes secretos de Seúl para "descabezar" a Kim Jong-un
    Trump sugiere a Tillerson no perder el tiempo en intentos de negociar con Kim Jong-un
    Etiquetas:
    desarme, invasión, Kim Jong-un, Corea del Norte, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik