01:31 GMT +324 Noviembre 2017
En directo
    Noticias

    Desastre ecológico en Moscú puede obligar el traslado de la capital rusa a otra ciudad

    Noticias
    URL corto
    0 0 11

    El desastre natural que vive Moscú, con numerosos incendios de turba en la provincia y una grave contaminación de aire en la ciudad, puede obligar al Gobierno del país a trasladar la capital rusa a otro lugar, escribe hoy el diario Nezavisimaya Gazeta.

    Moscú, 11 de agosto, RIA Novosti. El desastre natural que vive Moscú, con numerosos incendios de turba en la provincia y una grave contaminación de aire en la ciudad, puede obligar al Gobierno del país a trasladar la capital rusa a otro lugar, escribe hoy el diario Nezavisimaya Gazeta.

    La catástrofe provocó la retirada de Moscú de algunas misiones diplomáticas extranjeras. El primero en evacuar a sus ciudadanos fue el Gobierno alemán, que cerró la embajada por tiempo indefinido. A continuación, su ejemplo fue seguido por las autoridades búlgaras.

    Las misiones de Austria, Polonia y Canadá también anunciaron la evacuación de parte de su personal. Mujeres y niños, familiares de diplomáticos, son evacuados en primer lugar.

    Riesgos para la salud ocasionados por el humo y la contaminación. Infografía 

    Expertos se preguntan qué otros países intentarán proteger a sus funcionarios de la humareda tóxica de Moscú. Es posible que uno de ellos sea Estados Unidos, que ya recomendó a sus ciudadanos abstenerse de visitar Rusia, ya que su salud puede resultar perjudicada.

    Según medios internacionales, pasar un par de horas al aire libre en Moscú equivale ahora a fumarse dos paquetes de tabaco.

    La alta contaminación del verano 2010 ha hecho de la capital rusa un lugar poco apto para vivir. Los niveles de monóxido de carbono en el aire de Moscú rebasan con creces el máximo permitido, y el humo que envuelve la ciudad día y noche es directamente peligroso para la salud.

    Por todo ello, no sería tan descabellado suponer que el resto de las misiones diplomáticas también terminarán por abandonar la capital rusa. Y en caso de suceder así, las seguirían los "grandes" del mundo de los negocios nacionales, la élite de la cultura y los altos funcionarios.

    Aunque ambos máximos líderes de la nación, el presidente y el primer ministro, se quedaran en Moscú para que no cundiera más pánico, es obvio que, de seguir declarado el estado de desastre  natural por tiempo indefinido, el tema de trasladar la capital rusa a otro lugar volvería inevitablemente a formar parte de la agenda política.

    Se trata de una cuestión que viene debatiéndose por la élite política del país desde hace bastante tiempo. En opinión de algunos expertos, actualmente en Rusia existe un fuerte lobby para trasladar la capital a San Petersburgo. Parece ser que ahora tiene una oportunidad única para conseguir su objetivo.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik