06:55 GMT +324 Noviembre 2017
En directo
    Noticias

    Kirguizistán frena traspaso de planta de torpedos navales a Rusia

    Noticias
    URL corto
    0 3 0 0

    El nuevo Gobierno de Kirguizistán, al igual que el anterior régimen de Kurmanbek Bakíev, procura que Rusia condone su deuda de 340 millones de dólares y le conceda otras preferencias económicas, para lo cual frena las negociaciones sobre el traspaso de la planta militar Dastan, productora de componentes para torpedos navales, escribe hoy Nezavisimaya Gazeta.

    Moscú, 23 de julio, RIA Novosti. El nuevo Gobierno de Kirguizistán, al igual que el anterior régimen de Kurmanbek Bakíev, procura que Rusia condone su deuda de 340 millones de dólares y le conceda otras preferencias económicas, para lo cual frena las negociaciones sobre el traspaso de la planta militar Dastan, productora de componentes para torpedos navales, escribe hoy Nezavisimaya Gazeta.

    Fuentes del Ministerio ruso de Defensa, consultadas por este periódico, reconocen que el asunto de Dastan tiene para Moscú mayor importancia que "la machacada posibilidad de instalar en Kirguizistán nuevas bases militares", por añadidura al aeródromo militar de Kant.

    Creada en los tiempos de la Unión Soviética, la planta de Dastan produce componentes de torpedos navales Shkval que pueden llevar ojivas convencionales o nucleares. Estas armas se emplazan tanto en buques de superficie como en submarinos, lo que adquiere especial importancia a la luz del recién firmado acuerdo ruso-estadounidense sobre el recorte de fuerzas estratégicas nucleares.

    Rusia quisiera controlar al menos el 51% de esta empresa que, además, posee un singular polígono naval en el lago Issyk-Kul. Las partes llevan varios años negociando el tema, sin solución alguna hasta la fecha aunque en 2008 Moscú colocó en la planta kirguís un importante pedido para asegurar la continuidad del proceso industrial.

    Las multitudinarias protestas que acabaron con el régimen de Bakíev, en abril pasado, y la subsiguiente escalada de violencia étnica en el sur de Kirguizistán obligaron a Rusia a mandar unidades aerotransportadas a esta nación centroasiática, para proteger sus oficinas diplomáticas e instalaciones militares en territorio kirguís.

    El nuevo Gobierno, encabezado por Roza Otunbáyeva, no se opuso. Al contrario, solicitó a Rusia ayuda militar. "Y la habría obtenido inmediatamente, si el conflicto se hubiera extendido al norte y el este de Kirguizistán, es decir, si surgiera alguna amenaza para Dastan y las instalaciones militares rusas", afirmó un funcionario de Defensa que pidió anonimato.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik