23:21 GMT +322 Febrero 2018
En directo
    Noticias

    El Salvador: Vientos de cambio, y unas que otras tempestades

    Noticias
    URL corto
    0 0 0

    José Mario Zavaleta.

     

     

    José Mario Zavaleta. Las apariencias siempre pueden engañar, y lo que actualmente sucede en El Salvador, en esta etapa histórica en que por primera vez la izquierda ha de asumir el poder ejecutivo, es ejemplarizante, mientras se desarrolla este período de transición que hasta el momento ha sorprendido a todos por el ambiente de tranquilidad en que se desarrolla, como si se tratase de una tradición democrática, cuando todo mundo sabe que es lo contrario, que se proviene de decenas de años de imposición y dictaduras.

     

    Y esto precisamente no puede pasar desapercibido.
    Las escenas del presidente aún en funciones, Antonio Saca, recibiendo en la casa de gobierno al presidente electo, Mauricio Funes, en un ambiente de cordialidad y aparente entendimiento; que han coincidido además en un viaje a Costa Rica, para participar en una reunión de mandatarios centroamericanos con el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, y los discursos conciliadores y coincidentes de que no habrá más voceros ante la nación que ellos mismos, parecen ser más parte de las escenas mediáticas que favorecen a que esta nueva experiencia nacional sea sin sobresaltos hasta el momento; y esto, está muy bien que así sea. Lo que resta por ver será otra cosa.
    A cuentagotas y de manera casi sincronizada, diferentes funcionarios del gobierno saliente empiezan a expresar a los medios de prensa que la situación económica y financiera en la administración no anda bien. Precisamente cuando fueron ellos mismos, encabezados por Saca, quienes antes de las elecciones afirmaron que la economía salvadoreña se encontraba blindada, macroeconómicamente en excelentes condiciones para enfrentar la crisis que cada día aprieta más, y termina cebándose en los más vulnerables, como siempre. Se negó hasta este momento cualquier escenario catastrófico, y hoy se señala fragmentariamente que las remesas han disminuido y que la recaudación fiscal va por el mismo sentido; al día siguiente del quince de marzo se anuncian incrementos a los precios de la gasolina que venían en descenso, previendo - además - que las semanas siguientes sería igual. Luego, el jefe del equipo económico del gobierno anuncia que ya no se podía sostener el subsidio a la energía eléctrica, a pesar de las promesas de Saca que lo mantendría hasta el final de su mandato; el ministro de Salud ha revelado a inicios de esta semana que la secretaría a su responsabilidad no tiene ya recursos para pagarle a sus acreedores, apenas a un poco más de tres meses de haber sido aprobado el presupuesto de la nación; los transportistas del servicio público harán un paro técnico después de semana Santa, debido a que se les adeuda el pago del subsidio correspondiente al mes de diciembre a la fecha, y como respuesta no aparece el mandatario, sino el viceministro de transporte, tristemente célebre por sus vulgares enfrentamientos con los llamados buseros, amenazándoles de suspenderles sus concesiones, cuando ya nadie lo respeta. En fin, entre las imágenes de casa presidencial y lo cotidiano dista mucho entre lo cordial y lo caliente que se pone el piso.
    Nadie duda que aunque esto se había anticipado, y que muchas voces le pidieron a Saca que tomara medidas urgentes para mitigarlo, y que el futuro presidente y su gabinete de gobierno encontrarán las peores condiciones para iniciar el período para cumplir con el plan establecido y además enfrentar la crisis económica galopante, los gestos de venganza encubierta o zancadillas premeditadas no faltarán. Se conoce que sectores afines a Arena están gestando la formación de una especie de sindicato de funcionarios y empleados públicos para defenderse de las supuestas represalias al asumir el nuevo gobierno, como resistiéndose a la realidad de cambio que ha decidido la población al votar por el FMLN, y preparando la punta de lanza de la futura oposición de derecha, que en muchos de los casos en nuestra América, cuando pierde el poder, ha abrazado prácticas antidemocráticas hasta el golpismo. Por supuesto, eso el pueblo que apoyará y defenderá el gobierno de Mauricio Funes, ya lo sabe o lo intuye.

    http://www.argenpress.info/2009/04/el-salvador-vientos-de-cambio-y-unas.html

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDIRÁ OBLIGATORIAMENTE CON LA DE RIA NOVOSTI

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik