11:33 GMT +315 Diciembre 2017
En directo
    Noticias

    Rusia exhorta a países firmar tratados contra el terrorismo nuclear

    Noticias
    URL corto
    0 20

    Rusia exhortó a los países firmar y ratificar la convención internacional para prevenir los actos de terrorismo nuclear y la convención sobre la protección física de los materiales nucleares, porque cada vez es mayor el riesgo de que los materiales nucleares puedan caer en manos de las organizaciones extremistas.

    Naciones Unidas, 28 de octubre, RIA Novosti. Rusia exhortó a los países firmar y ratificar la convención internacional para prevenir los actos de terrorismo nuclear y la convención sobre la protección física de los materiales nucleares, porque cada vez es mayor el riesgo de que los materiales nucleares puedan caer en manos de las organizaciones extremistas.

    "Uno de los factores más importantes de la seguridad nacional para cada país y para la comunidad internacional es la capacidad es reaccionar adecuadamente contra las amenazas del terrorismo nuclear", declaró la víspera el representante de Rusia ente la ONU Vitali Churkin en una sesiones de la 63 Asamblea General.

    "Exhortamos a los países que todavía no lo han hecho, firmar y ratificar lo antes posible la convención internacional para la represión de actos de terrorismo nuclear y la convención sobre la protección física de los materiales nucleares", indicó Churkin.

    Propuesta por Rusia en 1998, la convención internacional para la represión de actos de terrorismo nuclear, fue firmada en Nueva York el 13 de abril de 2005 y entró en vigencia el 7 de julio de 2007.

    La convención internacional sobre la protección física de los materiales nucleares fue firmada en  Viena el 26 de octubre de 1979 y entró en vigor el 8 de febrero de 1987.

    Ambos documentos establecen mecanismos que permite a los gobiernos intercambiar  información y cooperar en asuntos relacionados con terrorismo nuclear, incluso el juicio o la  extradición de individuos responsables de la posesión, tráfico y venta de materiales radiactivos o dispositivos nucleares.

    Según expertos, el mayor peligro ocurre cuando las organizaciones terroristas utilizan materiales radiactivos (en su mayoría desechos), para la fabricación de las llamadas "bombas sucias".

    Una "bomba sucia" es un artefacto explosivo convencional que lleva incorporado material radiactivo que, tras su detonación, contamina el entorno.

    Entre las fuentes radiactivas que pueden ser utilizadas en este tipo de armas figuran los isótopos de cobalto, estroncio, cesio e iridio que forman parte de equipos médicos, científicos y de otra índole que se cuentan por miles.

    Según organizaciones ecologistas, tras la desintegración de la Unión Soviética, varios miles de este tipo de artefactos quedaron "huérfanos", decir fuera de control estatal.

    El problema del control de los materiales radiactivos también es serio en otras partes del mundo, incluso en Estados Unidos, donde entidades competentes han reconocido que perdieron  la pista de al menos 1,500 fuentes de radiación desde 1996, y que más de la mitad de ellas nunca fueron recuperadas.

    Otro estudio elaborado por la Unión Europea calculó que entre los países de la comunidad se pierde cada año el control de 70 fuentes de radiación.

    Por su parte, el director del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) Mohamed El Baradei desde la tribuna de la ONU advirtió sobre el creciente riesgo de que las organizaciones terroristas pueden apoderase de materiales fisibles y radiactivos.

    "Las posibilidades de que los terroristas puedan obtener materiales nucleares o radiactivos es muy alta y supone una amenaza muy seria", subrayó El Baradei.

    Citando datos recopilados por la OIEA, el funcionario dijo que de junio de 2007 a junio de 2008 la entidad registró 250 casos relacionados con el extravío o el robo de materiales nucleares y radiactivos.

    Según El Baradei, el creciente interés demostrado por los países en desarrollo por desarrollar la energía nuclear supone elementos adicionales de riesgo por lo que es necesario reforzar la cooperación en materia de control de los programas nucleares y la posesión de materiales fisibles y radiactivos.

    El funcionario recordó que en los últimos dos años más de medio centenar de países informaron a la OIEA sobre su intención de poner en marcha programas nucleares nacionales de aplicación civil.

    De acuerdo a las estadísticas de la OIEA, actualmente en el mundo existen 30 centrales nucleares en las que operan 439 reactores nucleares y otros 36 reactores de diversa potencia se encuentran en fase de construcción.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik