07:40 GMT +315 Diciembre 2017
En directo
    Noticias

    Consumidores en Rusia mantienen optimismo, según Nielsen. RBC Daily

    Noticias
    URL corto
    0 0 0

    Con el agitado panorama mundial como telón de fondo, parece un islote de estabilidad y confianza en el porvenir, según se desprende de la nueva edición semestral del Índice de Confianza del Consumidor  (ICC), un estudio global que Nielsen realizó en medio centenar de países y el cual toma en cuenta la propensión de la gente al consumo y el cómo evalúan su  situación financiera y laboral, destaca hoy el diario moscovita RBC Daily.

     

    El rápido incremento de los precios impidió la entrada de Rusia en la decena de los mercados más optimistas pero su ICC seguirá en los próximos años una curva ascendentes, en particular, debido a la escasez de la mano de obra.

    El ICC global descendió de 99 puntos a finales de 2006 a 88 puntos en abril pasado, lo que representa una de sus cotas mínimas a lo largo de estos últimos años. Expertos de Nielsen  atribuyen el creciente pesimismo a la rampante subida de los recursos energéticos y los alimentos, la desestabilización del mercado de empleo y la crítica situación del mercado hipotecario. La mayor caída del ICC, de 17 puntos, se registró en Norteamérica: EEUU se encuentra actualmente entre Taiwán y República Sudafricana, con 83 puntos. En Europa, el ICC bajó seis puntos. Lynn Franco, del centro de estudios sobre consumidores The Conference Board's, reconoce que el ICC en EEUU "está por los suelos" y que "la situación difícilmente va a mejorar antes de finales del año".

    Los rusos, entretanto, se muestran más optimistas que nunca. El 71% confiesa sentirse tranquilos por su situación financiera, de aquí a un año como mínimo, según el estudio de Nielsen. El servicio nacional de estadística, Rosstat, confirma este cuadro: a pesar de la creciente inflación, el 13% de los rusos confía actualmente en una mejora de su posición económica, frente al 11% en el año pasado.

    A diferencia de lo que pasa en otros países, los rusos tienen poco miedo al paro. La escasez de recursos humanos seguirá siendo a corto y mediano plazo uno de los mayores retos para el Estado ruso, especialmente, en lo que concierne a las regiones. "Son los candidatos los que mandan allí en el mercado de empleo", constata Olga Belova, jefa del departamento de estudios especializados en Nielsen Rusia. No es de extrañar por tanto que los consumidores en Rusia se sientan cada vez más confiados con respecto a sus perspectivas en el mercado laboral. El 62% de los entrevistados está seguro de que podrá preservar su actual empleo o encontrar otro.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik