11:21 GMT +321 Noviembre 2017
En directo
    Noticias

    Crisis de alimentos puede ocupar uno de los centrales lugares en la cumbre del G8, afirma canciller ruso

    Noticias
    URL corto
    0 0 11

    Moscú, 21 de abril, RIA Novosti. La crisis que ha azotado el mercado mundial de alimentos puede figurar como uno de los principales puntos de la agenda de la reunión en la cumbre del G8, la que se celebrará en julio próximo, opina el titular de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov. Además, según él, deben ser reformados los sistemas monetario-financiero, económico y comercial creados en postguerra.

    "Los retos de carácter financiero y económico se promueven al primer plano en el mundo actual, el de globalización y dependencias mutuas", dice Lavrov en su artículo "Las reuniones en la cumbre de Bucarest y Sochi. ¿Qué vendrá después?", publicado en el número de este lunes, 21 de abril, del semanario "Perfil".

    El ministro señala que el modelo de desarrollo en el que se hace hincapié en un incontrolado aumento del consumo no ofrece respuestas realistas a los desafíos que lanza la actualidad, tales como la contaminación del entorno, la pobreza global y los cambios climáticos, y requiere que se le dedique la atención general.

    "La crisis que está azotando el mercado mundial de alimentos es una confirmación de ello. Por algo este tema puede ocupar uno de los lugares centrales en la reunión en la cumbre del G8, que se celebrará en julio", dice Lavrov.

    Según el ministro, "se hace siempre más evidente que a la concepción de desarrollo sostenido le falta un componente moral. Deben inculcarse, en primer lugar, las categorías como la restricción voluntaria y la solidaridad, sin las cuales no se podrá abordar la solución de los problemas de control sobre los procesos globales en la etapa contemporánea".

    En opinión de Lavrov, las relaciones internacionales deben descansar sobre una base moral, elaborada considerando "aquel denominador común moral que siempre han tenido las fundamentales religiones del mundo".

    "Está llamado a desempeñar un importante papel en ello el diálogo entre las civilizaciones, incluido su componente religioso", se señala en el artículo.

    Lavrov expresa la seguridad de que los sistemas monetario-financiero, económico y comercial creados en postguerra deben ser reformados más radicalmente que lo prevén los esquemás que se vienen debatiendo.

    "De momento las reformas en cuestión pueden ser resultado de una opción hecha de modo consciente, pero mañana adquirirán el carácter de una reacción espontánea a las conmociones. En relación con ello, también debe ser revisado de modo cardinal el papel que el factor fuerza desempeña en la política, hace falta dejar de "absolutizarlo", como lo dijo Zbigniew Brzezinski", dice el articulista.

    Lavrov comparte la opinión de aquellos economistas y politólogos que creen que la guerra de Iraq tendrá consecuencias irreversibles en muchos aspectos para la economía estadounidense y la global y que el militarismo es  un elemento de la autodestrucción de los imperios.

    El ministro considera que en el mundo actual las decisiones deben tomarse de modo colectivo, "con participación de todos los jugadores, incluidos aquellos cuyos soberanos fondos de bienestar sirven de fuentes de refinanciación para el sistema bancario estadounidense".

    "Entre tales países figura también Rusia, la que con su sostenido crecimiento económico ya hace un sustancial aporte a la garantía de la estabilidad de la economía global", señala Lavrov.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik