18:47 GMT +320 Noviembre 2017
En directo
    Noticias

    Rusia y Ucrania protagonizan disputa por cazas MiG

    Noticias
    URL corto
    0 1 0 0

    Rusia y Ucrania se han visto en el centro de un nuevo escándalo sonado, esta vez, a causa de una disputa entre las empresas militares de reparación aeronáutica, escribe el viernes el rotativo ruso Nezavisimaya Gazeta.

    Moscú, 18 de abril, RIA Novosti. Rusia y Ucrania se han visto en el centro de un nuevo escándalo sonado, esta vez, a causa de una disputa entre las empresas militares de reparación aeronáutica, escribe el viernes el rotativo ruso Nezavisimaya Gazeta.

    Empresarios rusos acusan a sus colegas ucranianos de "piratería", diciendo que no tienen ningún derecho a reparar motores para los cazas rusos MiG-29. La otra parte afirma que hay connotaciones políticas en todo ello.

    En los tiempos de la Unión Soviética, las plantas productoras de aviones solían instalarse en el interior del país, dentro del actual territorio de Rusia, mientras que el proceso de reparación aeronáutica se llevaba a cabo más al oeste, en Ucrania. Esta división histórica del trabajo incomoda ahora al sector ruso de defensa porque reparar y modernizar aviones es un negocio mucho más rentable fabricar naves nuevas, especialmente, cuando se trata de pedidos extranjeros. Azerbaiyán, Kazajstán, Turkmenistán y otros países le pagan a Ucrania decenas de millones de dólares por la reparación y la modernización de los MiG rusos, a pesar de que los ucranianos realizan estas operaciones sin licencia alguna ni permiso por parte de la empresa productora.

    En el centro de la disputa están los motores RD-33-2S usados en el caza MiG-29. La planta ucraniana Motor, que se encuentra en Lutsk, "se dedica a la reparación en serie de este modelo desde los tiempos de la URSS, por lo cual tiene bien ensayadas desde hace años todas las cuestiones técnicas y garantiza la elevada calidad de las obras", afirmó un representante del grupo Aviaremont, al que pertenece esta fábrica y nueve empresas más de reparación aeronáutica. Que la empresa diseñadora de aviones se haya quedado en un país, la productora, en otro, y la reparadora, en un tercero, es una situación típica a raíz del colapso de la URSS, de modo que la solución ideal, según él, sería firmar un acuerdo con la parte rusa para que el propietario de los derechos de autor realizara el seguimiento de los servicios de reparación. La planta de Lutsk lo propuso en reiteradas ocasiones sin efecto alguno, lo cual lleva a pensar que las acusaciones de piratería se sustentan en motivos políticos, dijo. Actualmente, esta empresa ucraniana recibe del extranjero el 95% de sus pedidos y es, probablemente, la número uno del mercado mundial de reparación de turbohélices para modernos aviones de guerra. Aquí se reparan las naves procedentes de los países de la CEI, la Europa del Este, el Asia y el África. Argelia, por ejemplo, reprochó hace poco a la parte rusa la baja calidad de la reparación aeronáutica y examina ahora la posibilidad de modernizar su parque de aviones militares en Lutsk.

    El descontento de las empresas rusas es comprensible: se quedan a la zaga de los competidores porque se ven obligadas a financiar programas de investigación y desarrollo, pagar salarios más elevados y asumir mayores gastos derivados. Difícilmente se contentarían con los contratos del seguimiento de autor porque las sumas son ínfimas. Lo único que pueden es desmarcarse de la responsabilidad por lo que hacen las plantas ucranianas.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik