06:44 GMT +323 Noviembre 2017
En directo
    Noticias

    La UE logra primer éxito en la negociación de suministros de gas desde Asia Central. Kommersant

    Noticias
    URL corto
    0 1 0 0

    Turkmenistán aceptó reservar 10 mil millones de metros cúbicos de gas para la UE a partir de 2009. Pero este gas ya fue prometido a Rusia y China. Si los europeos logran contratar su adquisición, sería muy difícil transportar este agente energético a Europa. La Unión Europea se propone alcanzar los acuerdos similares con Uzbekistán y Kazajstán para disminuir la dependencia energética de Rusia.

     

    Los países de la UE importan 300 mil millones de metros cúbicos de gas al año, o sea, Turkmenistán podría cubrir un poco más del 3% de las necesidades europeas en gas.

    Sigue pendiente el problema de transportación del gas turkmeno a Europa. Rusia se niega a actuar como país de tránsito. "Todas las redes de transportación centroasiáticas fueron contratadas hasta el año 2010 para cumplir los contratos de adquisición de gas", explicó el portavoz de Gazprom, Serguei Kupriánov.

    Si el acuerdo entre la UE y Turkmenistán cristaliza en contrato a largo plazo, esta república de Asia Central podría nutrir de gas a la futura tubería Nabucco, alternativa europea al gasoducto ruso South Stream.

    Pero el problema estriba en el volumen del gas turkmeno. En 2007 el país vendió a Gazprom unos 40 mil millones de metros cúbicos de gas, consumió 10 mil millones y suministró otros tantos a Irán. Este año Turkmenistán se propone producir 80 mil millones de metros cúbicos de gas, pero hasta la fecha la producción jamás ha superado la cifra de 65 mil millones. Entretanto, en virtud del acuerdo marco con China, este país debe adquirir en Turkmenistán hasta 30 mil millones de metros cúbicos de gas, a partir de 2009. Importa señalar que también Gazprom espera aumentar las compras del gas turkmeno, pues tiene firmado con Turkmenistán el contrato de suministro de 60 mil millones de metros cúbicos de gas al año.

    Según los datos no oficiales, el gas para la UE procederá de los contratos chinos. La idea del acuerdo con la UE nació tras las negociaciones infructuosas con China, explica una fuente de Turkmengas. "China trató de imponer su precio de suministro por actuar, igual que Rusia, como comprador monopolista. Se ofertó a Pekín el precio de 195 dólares por 1.000 metros cúbicos. Pero si Rusia aceptó la subida paulatina de los precios, China se negó a adquirir el gas a un precio superior a 100 dólares. La firma del acuerdo con la UE mostrará a China que Turkmenistán ya vende el gas a precios mundiales", indicó la fuente.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik