08:45 GMT +322 Noviembre 2017
En directo
    Noticias

    Rusia debe actuar con honestidad con respecto al Cáucaso del Norte. Vremya Novostei

    Noticias
    URL corto
    0 1 0 0

    "Rusia actúa de forma deshonesta en relación con los pueblos norcaucásicos", piensa el reputado politólogo checheno Ruslán Kutáiev, jefe del Centro internacional para el estudio del Cáucaso del Norte.

     

    El Kremlin debería ocuparse realmente de los problemas de esta zona o seguir el ejemplo del general De Gaulle, quien aceptó a finales de los 50 la independencia de Argelia por la imposibilidad de garantizarle las mismas plantas, tecnologías, centros de enseñanza e infraestructuras que en el resto de Francia.

    "Si al Kremlin le cuesta trabajo ahora llevar el lastre de las repúblicas norcaucásicas, debería admitirlo honestamente y hacer un gran esfuerzo por no meter la discordia entre estos pueblos, tal y como está haciendo actualmente. Si Rusia decide abandonar esta parte de sus territorios, no puede dejarlos tan desunidos y devastados (...). O necesita dedicarse en serio a estas repúblicas o tendrá que abandonarlas tarde o temprano", afirmó Kutáiev en una entrevista al diario Vremya Novostei.

    Una de las posibles soluciones es agrandar las regiones, "idea a la que el Kremlin vuelve periódicamente". "Hace tiempo que muchos políticos en Rusia señalan la necesidad de crear una sola república norcaucásica", recordó el experto, al agregar que el tema "podría plantearse durante la presidencia de (Dmitri) Medvédev".

     "Los pueblos podrían preservar sus tradiciones y fomentar su cultura, escuelas e idioma en zonas de residencia compacta sin que haya puestos de control y gravámenes policiales en las fronteras. La presencia de los cuerpos de seguridad también podrían reducirse varias veces (...) Para solucionar este problema, el Kremlin debería crear en el Cáucaso cierto organismo que se encargara de coordinar a título voluntario algunas iniciativas conjuntas en el espacio entre el Mar Negro y el Caspio, por ejemplo, promover la convocatoria de plebiscitos. Si tal organismo colabora estrechamente con el presidente Medvédev, el asunto podrá solucionarse con bastante rapidez y quedará resuelto el problema de los regímenes autoritarios en esos territorios. Ninguno de los dirigentes actuales tendría futuro con este modelo del desarrollo regional", dijo Kutáiev.

     "A menos que las autoridades ofrezcan ahora algo novedoso, por ejemplo, un mecanismo de integración regional como método para resolver los problemas acumulados, los recientes acontecimientos en Ingushetia parecerán un preludio tímido. Fue posible reducir con éxito la envergadura de las protestas en Ingushetia pero nada más. Si los sucesos de enero se hubieran prolongado por varios días, alguien habría encabezado el proceso en poco tiempo. Y habrían sido  personas curtidas, con experiencia, armas, etcétera", señaló.

    "En Karachaevo-Circasia, Kabardino-Balkaria y Adiguea hay calma relativa pero también se registran numerosos casos de persecución de los jóvenes a partir del criterio religioso. Se confeccionan las listas de alumnos creyentes, a la gente la dividen en los que practican la religión y los que no... Simplemente van expulsando a los (musulmanes) practicantes hacia una plaza diferente (...) en vez de integrarlos en procesos sociales", opina Kutáiev.

    "El Islam empieza a florecer cuando se ve sometido al acoso", recordó él. "Es curioso que las persecuciones - hasta el año 2005 más o menos - fueran iniciadas desde arriba, mientras que hoy continúan simplemente debido a la inercia de las autoridades locales". A la pregunta de si la culpa la tiene el Centro federal, Kutáiev respondió: "Sí, fue un planteamiento político de Putin".

    "Es sorprendente que no haya ningún programa federal para Daguestán, Chechenia e Ingushetia, aquella parte de Rusia que va creciendo demográficamente. Salvo las declaraciones, nada se hace para crear allí empleos y plazas educacionales. La industria no funciona ni se reconstruye (...) Cabe una pregunta entonces: ¿no hay inversiones porque se planea otra etapa militar o se supone que estos territorios dejarán de formar parte de Rusia en un futuro inmediato?", inquirió.

    El régimen de Ramzán Kadyrov en Chechenia, según el experto, es "incomparable" al de otras repúblicas norcaucásicas donde "mucha gente anhela tener en casa líderes igual de fuertes, capaces de reclamar tierras limítrofes y reivindicar territorios unidos". Con todo, la actitud de los chechenos hacia Kadyrov es bastante heterogénea: muchos dicen que todos los cargos públicos en Chechenia contribuyen con una parte de sus salarios a la Fundación Kadyrov".

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik