08:44 GMT +322 Noviembre 2017
En directo
    Noticias

    Rusia desatiende amenazas reales luchando contra la OTAN. Novye Izvestia

    Noticias
    URL corto
    0 0 0 0

    La expansión de la OTAN desvía la atención de Moscú desde amenazas más serias que están dentro del país, piensa Alexandr Konoválov, jefe del Instituto ruso de evaluaciones estratégicas.

     

    "El problema de la ampliación de la OTAN no tiene sentido en plano de seguridad", afirma el experto al recordar que varios vecinos de Rusia - Noruega, desde hace tiempo, y últimamente, las naciones del Báltico - pertenecen a la Alianza "sin que el cielo haya caído sobre la tierra".

    "¿Quién ha dicho que la OTAN va cobrando vigor gracias a la expansión? Admitiendo a países como Albania o Croacia, la Alianza del Atlántico Norte se transforma en un organismo más blando y menos estable", considera Konoválov.

    La escalada de tensión en torno a la ampliación de la OTAN, según él, desvía la mirada desde problemas más graves: "A nuestros militares debería preocuparles en grado mucho mayor la total falta de preparación a las guerras modernas. Y no es únicamente porque Rusia exporta sus mejoras armas sin poner prácticamente nada en guardia combativa. También me refiero a la ausencia completa de planificación estratégica. En vez de actuar sólo en calidad de ejecutores, los militares asumen el papel de arquitectos de nuestra estrategia exterior. Todo ello, a pesar de que nos hace muchísima falta una estrategia normal en el ámbito de seguridad".

    Si Rusia optara por el desarrollo de la cooperación real con la OTAN, por ejemplo, podría resolver numerosos asuntos serios, en particular, superar las dificultades en su relación con las repúblicas de la antigua URSS.

    Vladímir Kulaguin, profesor del Instituto ruso de Relaciones Internacionales (MGIMO), piensa que el problema de las relaciones entre Moscú y la OTAN "reside al margen de la seguridad". "Las autoridades de Rusia creen peligrosa cualquier alianza internacional de gran tamaño que promueve un proyecto liberal. Pero a pesar de esta incompatibilidad ideológica, resulta totalmente inconcebible una guerra con la OTAN. A Rusia le corresponde un 3% del PIB mundial mientras que a los miembros de la Alianza, el 50%. Es muy evidente que Rusia, con esta correlación de las fuerzas, no piensa atacar a los países de la OTAN. Esta última tampoco planea una guerra contra Rusia por razones políticas. Todo el mundo lo entiende, incluido Vladímir Putin quien logra frenar por ahora a los cabilderos del sector de defensa y mantiene los gastos militares dentro de los límites del 3%, mientras que gastos del Interior, Seguridad y Emergencias van en rápido aumento. Lo anterior refleja un hecho real: las principales amenazas a la seguridad de Rusia están dentro del país".

    Alexei Arbátov, director del Centro ruso de seguridad internacional, cree que el recelo ante  la supuesta ofensiva de la OTAN "lo están instigando de manera forzosa las personas reacias a las reformas dentro del Ejército". "Muchos generales, deseosos de preservar sus puestos, piensan que la variante más sencilla es mantener la tensión en las relaciones con la OTAN", señala el experto. La dirección de la OTAN, según él, podría hacer un intento por destruir el muro de la desconfianza e invitar a Rusia a que se incorpore. "Así quitaría terreno a la gente que reaviva los ánimos anti-occidentales en el país".  

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik