22:35 GMT +318 Noviembre 2017
En directo
    Noticias

    Europa, EEUU y Rusia necesitan un sistema único de defensa antimisil. Nezavisimaya Gazeta

    Noticias
    URL corto
    0 111

    Últimamente se han producido cambios interesantes en lo concerniente al despliegue de elementos del sistema estadounidense de defensa antimisil (DAM) en Europa, constata Pável Zolotariov, general mayor en retiro y, actualmente, subdirector del Instituto ruso de EEUU y Canadá.

     

    En un artículo publicado el martes en Nezavisimaya Gazeta, Zolotariov destaca varias peculiaridades que le parecen importantes:

    1. La instalación de elementos DAM estadounidenses en Polonia y República Checa tiene por objetivo minimizar el peligro que suponen para EEUU los misiles balísticos intercontinentales y no guarda relación alguna con la tarea de neutralizar los proyectiles que pudieran amenazar a las naciones europeas.

    2. Las iniciativas de EEUU en esta materia han frenado la cooperación entre la OTAN y Rusia en lo concerniente al sistema DAM europeo.

    3. Atajar el hipotético peligro por parte de misiles de corto y mediano alcance es una tarea que tiene para Europa mayor actualidad aunque a largo plazo tampoco es descartable la amenaza de misiles intercontinentales.

    4. Las amenazas misilísticas y nucleares podrían emanar desde diversas zonas geográficas, lo cual plantea la necesidad de que el sistema DAM tenga una arquitectura flexible.

    5. Un sistema DAM eficiente nunca podrá construirse con el esfuerzo y en el marco territorial de un Estado único por lo inciertos que son los vectores de tal peligro, así como por la necesidad de abatir los blancos en diversos tramos de su trayectoria.

    6. Un escudo antimisil de características óptimas debería construirse de forma colectiva, ya que ello asegura la sinergia entre diversos Estados en cuanto a las peculiaridades territoriales, la presencia y la eficacia de los recursos DAM nacionales, etc.

    7. Colocados fuera del territorio nacional, los recursos DAM van a provocar de manera inevitable los recelos por parte de aquellos países que tienen misiles en su dotación y los cuales quedan al alcance de tales medios.

    Existen dos maneras para disipar los temores de un Estado con respecto al arsenal DAM instalado cerca de sus fronteras. La primera, que también es la más eficaz, es implicarlo en la creación y el control del respectivo sistema. La segunda es aplicar medidas que excluyan las amenazas en relación con tales Estados, asumiendo que el sistema no apunta contra ellos.

    Los centros para el intercambio de datos procedentes de sistemas de alerta temprana de posibles ataques con misiles podrían servir de base para construir un punto de mando colectivo en materia de defensa antimisil. Un memorando que EEUU y Rusia firmaron hace 10 años, para abrir en Moscú un centro conjunto para el intercambio de datos (CID), contemplaba en particular lo siguiente:

    • - El CID estará abierto para representantes de terceros países;
    • - Todos los participantes del CID deberán notificar con antelación los próximos lanzamientos de cohetes (experimentales, de instrucción y combate, de investigación, espaciales, etc.);
    • - En una primera etapa, el CID estará dotado de equipos domésticos para reflejar la información enviada por sistemas de alerta temprana pero a futuro se prevé compatibilizar los respectivos dispositivos nacionales.

    Hay quienes ponen en duda la mera posibilidad del control colectivo en una asignatura tan sofisticada como defensa antimisil. Una decisión conjunta, según esta gente, tardaría más en generarse que en volverse inútil. Cabría señalar en este contexto otra particularidad.

    Debido a las restricciones temporales, un sistema DAM puede ser eficiente únicamente cuando funciona en modo automático. El control automatizado, o sea, con participación humana, no permite por falta de tiempo realizar el seguimiento de los blancos, distribuir los medios para su destrucción, ejecutar el lanzamiento y el guiado.

    Por tanto, el punto de mando de un sistema regional de defensa antimisil debería desempeñar las funciones siguientes:

    • - Recoger de forma continua la información sobre el estado de sistemas de fuego nacionales asignados para el uso en el marco de un sistema regional de defensa antimisil;
    • - Pasar tales sistemas de fuego en uno u otro grado de alerta en función de los datos recibidos desde diversas fuentes, entre ellas, los sistemas nacionales de alerta temprana de ataques con misiles;
    • - Recopilar y analizar la información acerca del cómo se van destruyendo los blancos en diversas fases de su trayectoria.

    Con este repertorio de tareas sí cabe hablar del control conjunto. De aquí emana un planteamiento lógico que hizo el presidente Putin: Rusia puede aceptar que EEUU instale en Europa elementos antimisiles a condición de éstos se integren en un sistema conjunto de defensa antimisil y estén bajo control colectivo.

    EEUU no está preparado aún para tal variante. Todavía se decanta por el control exclusivo de los respectivos sistemas aunque al mismo tiempo esboza la posibilidad de algunas medidas capaces de eliminar la preocupación de Rusia.

    Entre otras cosas, es necesario permitirle a Moscú controlar el cumplimiento de las especificaciones técnicas, para excluir la posibilidad de que el futuro radar estadounidense en República Checa apunte hacia el territorio ruso, o que los antimisiles instalados en Polonia se usen como misiles contra Rusia.

    A juzgar por los últimos encuentros bilaterales, las propuestas de la parte estadounidense con respecto a estas medidas todavía no son definitivas ni se han formulado oficialmente, por lo cual cabe esperar la reacción rusa algo más tarde. En general, es de suponer que aún estamos en la fase inicial de la búsqueda de soluciones de compromiso. La reciente cumbre de la OTAN en Bucarest deja la misma impresión: la Alianza ha aprobado en principio el despliegue del escudo antimisil en Europa pero señalado al propio tiempo la necesidad de construir un sistema DAM europeo. De esta manera, se están creando factores objetivos que contribuyen a acercar la solución óptima propuesta por Rusia. No caben dudas de que a futuro Moscú mantendrá intacta su postura. Con EEUU es más difícil: mucho dependerá de la próxima Administración estadounidense pero ello pertenece ya al terreno de lo subjetivo.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik