19:15 GMT +317 Octubre 2018
En directo
    Noticias

    China-Rusia, un matrimonio por interés. Vedomosti

    Noticias
    URL corto
    0 0 0

    La alianza entre China y Rusia es una realidad pero es un matrimonio por interés, no por amor, opina Lord Robert Skidelsky, profesor de la Universidad de Warwick (Inglaterra) y autor de un artículo publicado el jueves en el diario ruso Vedomosti

    Cuando el mundo entero estaba debatiendo los sucesos de Tíbet, este parlamentario británico, curioso por saber hasta qué punto es fuerte tal alianza, decidió hacer una llamada telefónica a Yang Jiechi, ministro de Exteriores de China.

     

    Ambos países defienden el concepto de un mundo multipolar y coordinan hasta cierto grado sus gestiones en materia de política y seguridad internacional, constata el articulista. Ambos avalaron en el Consejo de Seguridad de la ONU la no injerencia en los asuntos internos de los Estados miembros. Hace 11 años, fundaron la Organización de Cooperación de Shanghái, como contrapeso a la expansión de la OTAN. Ambos se opusieron en 1999 a la operación de la OTAN en Yugoslavia y se pronuncian actualmente en contra de reconocer la independencia de Kosovo.

    El concepto multipolar para ambos es una doctrina defensiva cuya meta es impedir que EEUU reordene el mundo de acuerdo con sus intereses y valores. El multilateralismo, para China, no es más que un intento estadounidense de  hacer que Europa acepte el sistema unipolar, mientras que el verdadero orden pluralista radica en el principio del "vive y deja vivir a los demás".

    Cuando Skidelsky preguntó a Jiechi por la diferencia entre el concepto multipolar y el equilibrio de fuerzas, el ministro chino comparó este último concepto con la jungla, en la que los predadores se abstienen de atacar unos a otros por miedo a la respuesta. El concepto chino, en cambio, se parece a un cuadro armonioso donde diversas formas, imágenes y colores se encuentran en el lugar que mejor les corresponde.

    ¿Por qué, entonces, China necesita el rearme? Porque cada polo, fue la respuesta, ha de ser lo suficientemente fuerte como para defender su integridad territorial. Incluso si miramos a China y Rusia juntas, el ritmo de su rearme no permite mantener la paridad con EEUU y jugar un papel equiparable en los asuntos internacionales.

    A ello siguió una perorata elegante acerca de la situación interna de China, tal y como se ve desde Pekín. La historia demuestra que China ha sido el país menos agresivo del planeta. Sus gobernantes han tenido que preocuparse por la prevención de conflictos internos o la defensa contra invasores. Para mantener la armonía interna a día de hoy, es necesario reducir la colosal diferencia de ingresos entre las provincias occidentales y orientales del país; en lo externo, la armonía requiere que Occidente reconozca la soberanía de China sobre Tíbet y Taiwán. El discurso ha terminado con una cita de Du Fu, poeta chino del período de la dinastía Tang: "Nos basta con poder defender nuestras fronteras contra una invasión enemiga. ¿Qué provecho tienen para nosotros las matanzas absurdas?"

    La alianza chino-rusa es un hecho real pero se trata de un matrimonio por interés, no por amor, concluye Skidelsky. Rusia es muy occidental en su obsesión con la política global de la fuerza, mientras que China es totalmente oriental en su indiferencia majestuosa. Pero la globalización es un proyecto de Occidente. Y lo que está por ver aún es hasta qué punto sirven para navegar en estas aguas los principios de Confucio, Mencio y Du Fu, cuando se les da una interpretación pragmática.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik