03:12 GMT +321 Septiembre 2018
En directo
    Noticias

    ¿Quién ha dicho que Medvédev es un liberal? Vedomosti

    Noticias
    URL corto
    0 0 0

    A Dmitri Medvédev se le pegó la etiqueta de "liberal" sin que la gente empeñada en divulgar tal cliché pueda explicar en qué se manifiesta su "liberalismo", constata Vladímir Mílov en un artículo publicado en Vedomosti.

     

    Como regla general, se menciona un solo argumento demoledor: Medvédev no es un ex oficial de seguridad ni trabajó en la KGB, a diferencia de la mayoría de los representantes del clan putiniano. El criterio parece bastante dudoso. Más bien, es una evidencia de que Rusia sigue fuertemente atada a los cuerpos de seguridad, si a cualquiera que no les pertenece lo catalogan automáticamente como liberal.  

    Entretanto, Dmitri Medvédev no tiene nada de liberal. Si a alguien le caben dudas al respecto, recordemos la injerencia rusa en las elecciones presidenciales que Ucrania celebró en 2004. Sin ofrecer calificativos emocionales de tal episodio, señalemos que justamente Medvédev fue el arquitecto, supervisor y coordinador de la política rusa con respecto a aquellos comicios.

    Un protegido de Medvédev, su antiguo compañero de clases Nikolai Vinnichenko, fue nombrado director del Servicio Federal de Alguaciles en noviembre de 2004, exactamente un mes antes de la subasta de Yuganskneftegaz. En los años posteriores, la misma entidad se dedicó a la requisición y la venta de otros activos de Yukos. Otro de los antiguos amigos universitarios, Antón Ivanov, pasó a encabezar el Tribunal Supremo de Arbitraje y en 2006 declaró a Vedomosti que las reclamaciones fiscales con respecto a Yukos "encuadran perfectamente en el marco del Derecho Europeo".

    En los dos años que Medvédev fue jefe de la Administración Presidencial, Rusia dejó de elegir a los gobernadores por sufragio directo, suprimió el sistema de circunscripciones uninominales, recrudeció la legislación relativa a los partidos políticos y aprobó una ley que restringe el derecho constitucional de los ciudadanos a la libertad de reunión. La Administración Presidencial participó en el desarrollo y en la promoción de todas estas iniciativas.

    Ya en el rango de vicepresidente del Gobierno y responsable por Educación y Sanidad, Medvédev podía haberse decantado por reanimar la idea de una reforma sistémica en ambas asignaturas pero prefirió limosnas en forma de proyectos nacionales.

    Y dicen algunos que Medvédev es un liberal.

    Lo que pasa es que la demanda de noticias positivas es tan fuerte, y sus vendedores han aprendido a calentar el mercado con tanta habilidad (todos los analistas se han transformado en la fuerza de venta, dice un amigo mío, banquero de profesión) que mucha gente, sin pensar cómo son las cosas en realidad, se apresura a dejarse llevar por la euforia acerca del "renacimiento del liberalismo" que le espera a Rusia con el presidente Medvédev.

    Nada de eso nos espera, así que la euforia es impertinente. Si en la década del 90 tuvimos "choque sin terapia" y luego, ya con Putin, "autoritarismo sin modernización, ahora nos toca, probablemente, la restauración de la influencia que tuvo el clan de
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik