03:55 GMT +321 Noviembre 2017
En directo
    Noticias

    Tiempos duros para vodka en Rusia. Izvestia

    Noticias
    URL corto
    0 3 0 0

    La importación del whisky, el ginebra y el tequila a Rusia tiende a duplicarse cada año mientras que el mercado del vodka parece estancado. Poco a poco, los rusos van mostrando un mayor grado de preferencia por licores exóticos, según la conclusión del Centro para el estudio del mercado federal y los mercados regionales de bebidas alcohólicas.

     

    El pasado año, Rusia importó casi 10 millones de decalitros de licores, un 20% que en 2006. Un incremento de estas proporciones es propio de la fase inicial de la penetración en un mercado, constatan los expertos.

    En el segmento del whisky, el aumento fue del 160% (hasta 1,17 millones de decalitros) y habría sido aún más espectacular, si no fuera por la avaricia de los importadores. "No llega a Rusia el whisky realmente barato, el cual se vende a uno o dos dólares por litro en los mercados occidentales", señala el informe del Centro. "Esta situación es similar a la que hubo en el mercado vinícola: la importación de las primeras marcas baratas, del vino de mesa, se inició después del año 2000, cuando consumidores solventes ya tenían formadas en su mente las imágenes de países proveedores".

    El ginebra también va ganando terreno en Rusia. Aunque 72.000 decalitros en 2007 parece una cifra modesta, es el doble  en comparación con el año anterior. Lo que frena la popularidad de esta bebida entre los rusos es que habitualmente se consume fuera del hogar, en los bares y en los restaurantes que aplican márgenes importantes al alcohol.

    El mercado del brandy es uno de los que siguen registrando las cotas del crecimiento más altas, con el volumen de la importación que ascendió el pasado año a 1,8 millones de decalitros en desarrollo. Los proveedores armenios son los que mandan en este segmento, con una cuota del 52%.

    En cuanto a la "bebida nacional", todo indica que han llegado tiempos duros para el vodka en Rusia. El mercado se encuentra estancado y no puede crecer porque hay demasiada competencia: tanto entre los jugadores legales como por parte de productores clandestinos. El 2007 fue para el vodka  "un año de competencia feroz con el brandy, el whisky y el ron, por un lado, y un drástico incremento de la rivalidad en el segmento del vodka como tal, entre las marcas ucranianas y las de Finlandia y Suecia, por otro", señalan los expertos.

    "Los indicadores actuales de la producción y la importación del vodka retrocedieron a los niveles de hace tres años, declaró Vadim Drobiz, director del Centro. "El único segmento que sigue creciendo un tanto es el del vodka premium pero tiene tamaño insignificante".  

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik