En directo
    Noticias

    Rusia enseña músculos a la OTAN. Trud / Moskovski Komsomolets / Rossiyskaya Gazeta

    Noticias
    URL corto
    0 410

    El nombramiento de Dmitri Rogozin, a quien la prensa occidental califica de "halcón" y "nacionalista", como nuevo embajador de Rusia ante la OTAN supone una demostración de músculos y una señal de que el diálogo va a ser duro, opina la mayoría de los expertos rusos aunque algunos recomiendan no exagerar el papel del nuevo "hombre de Moscú en Bruselas".

     

    "A lo largo de estos últimos años, Rogozin ha sido un ferviente crítico de la OTAN y, especialmente, del proceso de su expansión, de manera que su nombramiento es una prueba indirecta de que los dirigentes rusos están descontentos con la política de la Alianza", señaló Viacheslav Níkonov, presidente de la fundación Politika.

    El prestigioso politólogo alemán Alexander Rahr también se muestra convencido de que Rogozin es un partidario de la línea dura. "Es un boxeador que va a pelear con la OTAN", observó él.

    Dmitri Danílov, colaborador del Instituto ruso de Europa, cree incorrecta la idea de que las relaciones pueden deteriorar con la designación de uno u otro diplomático. "La función de un embajador es transmitir y retransmitir la política de Estado. Otra cosa es que su energía y sus características personales determinan hasta qué grado la relación puede cambiar para mejor".

    "Es evidente que la Rusia de hoy gana más con tener en Bruselas a un nacionalista dócil, no a un romántico dócil", opina Alexei Malashenko, del Centro Carnegie de Moscú. Por lo menos, Rogozin no tendrá tiempo ahora para consignas xenófobas tipo "¡Limpiemos Moscú de basura!" e iniciativas similares que formuló en el pasado como líder de grupos nacionalistas. 

    El propio Rogozin, en un artículo publicado en el rotativo oficioso Rossiyskaya Gazeta, señala que los países miembros de la OTAN "deben entender que su seguridad no puede alcanzarse a expensas de la seguridad de otros".

    "Será el presidente de Rusia quien va a asignarme tareas concretas, puesto que él define la política exterior del país. En cuanto a los problemas, son obvios: Kosovo, Irán, Afganistán y Tratado FACE", según Rogozin.

    El tratado de armas convencionales "es, en primer término, una cuestión de confianza entre Rusia y la OTAN", piensa el nuevo embajador. "El mapa político de Europa ha cambiado muchísimo y necesitamos tener garantías de seguridad claras. El objetivo básico, del que debemos partir, es fomentar la confianza. Ninguna persona sana puede imaginarse, ni siquiera en plan de pesadilla, que peleemos con Europa".

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik