06:45 GMT +323 Noviembre 2017
En directo
    Noticias

    Un Parlamento espejo del pueblo

    Noticias
    URL corto
    0 0 10

    María Julia Mayoral

    ma.julia@granma.cip.cu

    La candidatura al Parlamento que será sometida a votación popular el próximo 20 de enero, lleva en sí el traspaso generacional en las riendas del Estado. Sin embargo, ni el gobierno de Estados Unidos ni sus mercenarios, supuestamente interesados en la "transición" en Cuba, reconocerían el hecho como irrebatible prueba de transición democrática.

    De los 614 candidatos a diputados, 374 (60,91%) nacieron después del triunfo de la Revolución. Otros 134 (21,82%) eran apenas unos niños en 1959 y no rebasaban los 10 años de edad cuando entonces. Solo 106 de los postulados (17,25%) conocieron el capitalismo en Cuba. Es decir, únicamente estos últimos pueden incluirse en la generación que logró la victoria en la lucha insurreccional y comenzó la construcción del socialismo.

    Nadie los escogió buscando una representatividad generacional en el máximo órgano del poder estatal. Esa no fue la intención del pueblo que propuso, nominó y eligió a muchos de ellos como delegados de circunscripción. Tampoco fue la idea de las principales organizaciones de masas y estudiantiles del país cuando propusieron a los precandidatos a diputados. Ni mucho menos constituyó el criterio de aprobación de las 169 Asambleas Municipales del Poder Popular a la hora de postular a los candidatos teniendo en cuenta las propuestas presentadas por las comisiones de candidaturas.

    Proponentes, comisiones y asambleas evaluaron trayectorias y cualidades humanas, pues solo con candidatos de méritos y capacidad puede pedírsele a este pueblo calidad en las votaciones.

    Si entre los candidatos se hallan representantes de las distintas generaciones que hoy conviven en Cuba es por una sencilla razón: cada uno de esos grupos ha hecho suya la Revolución, al encontrar vías e incentivos propios para participar en la construcción del socialismo, lo que no significa ausencia de contradicciones.

    En términos de continuidad y renovación, la composición de la candidatura revela otro hecho trascendente: solamente el 36,78% de los nominados (224) ocupa hoy un puesto en la Asamblea Nacional, cuyo número de escaños asciende a 609. Sobre la base de ese total, la renovación ascenderá al 63,22% (385 parlamentarios), aunque en la práctica los nuevos serán un poco más, pues el Parlamento contará en su venidera legislatura con 614 integrantes, en correspondencia con el crecimiento poblacional.

    Cada vez son más las personas conscientes de las responsabilidades del Poder Popular porque las vivieron como delegados o diputados. Ello debe favorecer la capacidad crítica de la sociedad, pues sin esa cultura sería imposible estructurar la exigencia y el control de los ciudadanos sobre sus instituciones, el ejercicio eficaz de los deberes y derechos cívicos.

    El alto porcentaje de nuevos diputados que podrá tener la Asamblea en su próxima legislatura expresa otro principio básico: en Cuba ser parlamentario, delegado municipal o provincial del Poder Popular no equivale a convertirse en profesionales de la política a la usanza de las sociedades de consumo.

    LOS DE ABAJO ESTÁN ARRIBA

    Difícilmente haya otro país donde un número tan elevado de ciudadanos en puestos equivalentes a concejales y alcaldes tengan el derecho de simultanear esos cargos con el de diputado al Parlamento, sin gastar, por demás, ni un centavo de su bolsillo en campañas electorales. En esta ocasión, 285 candidatos (46,42%) son delegados de circunscripción.

    Similar juicio puede hacerse en relación con los negros y mestizos. Sin un sistema político empeñado en asegurar el ejercicio efectivo y creciente de la equidad y la justicia sociales, sería imposible que entre los candidatos a diputados hubiese 118 negros y 101 mestizos, aunque en el caso de Cuba es muy difícil decir que haya blancos "puros".

    GENTE CON CULTURA

    No hay necesidad de forzar representatividades porque la obra de la Revolución las asegura. Así se explican también la presencia femenina (265 candidatas, 42,16%) y el alto nivel de instrucción de los nominados. Entre ellos figuran 481 graduados universitarios (78,34%) y 127 (20,68%) con enseñanza media superior vencida.

    Su formación profesional en las más diversas disciplinas podrá ser de gran utilidad en el trabajo de las comisiones permanentes de la Asamblea Nacional. Puede destacarse la presencia de 84 candidatos con estudios de ingeniería en campos como agronomía, construcción de maquinarias, electrónica, metalurgia, química, telecomunicaciones, actividad forestal, naval, hidráulica.

    Abundan, igualmente, los egresados de universidades pedagógicas con valiosa experiencia magisterial, economistas, licenciados en Derecho, doctores en Medicina, investigadores sociales. No faltan los trabajadores sociales, los especialistas en ciencias militares, enfermería, cultura física, meteorología, historia y teología.

    Como apreciamos, esta candidatura tiene la virtud de expresar rasgos característicos del pueblo cubano desde múltiples aristas. Por ello resulta espejo fiel de una nación unida, revolucionaria, internacionalista, culta, amante de la justicia, con una monumental obra educacional y de enaltecedores valores éticos, que seguirá en transición para perfeccionar el socialismo.

     

     

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik