En directo
    Noticias

    El Japón está dispuesto a trocar dos islas de las Kuriles del Sur por el Tratado de Paz con Rusia. Kommersant

    Noticias
    URL corto
    0 0 10

    Durante la breve visita de ayer del jefe de la diplomacia rusa, Serguei Lavrov, a Tokio los dirigentes nipones no presionaron mucho al visitante sobre el problema de las Kuriles del Sur. Más aun, han surgido rumores persistentes acerca de que los japoneses empezaron a  sondear el terreno con el fin de poder lograr una fórmula de compromiso sobre las islas después de Putin.

     

    Los japoneses llamaron la atención sobre las declaraciones reiteradas hechas  recientemente por dirigentes rusos acerca de que también después de las elecciones presidenciales del próximo año éstos están dispuestos a debatir el problema de las islas. Los expertos en Tokio no tardaron en vincular estas señales con los rumores acerca de que después de abandonar el cargo de presidente Putin conservará en sus manos resortes reales de administración del país. Un prestigioso especialistas japonés en materia de Rusia se muestra seguro de que Putin será "Teng Siao-Ping ruso" y resolverá sin falta el problema territorial".

    De creer a fuentes bastante fidedignas, ahora Tokio le ha propuesto a Moscú en forma extraoficial una variante extremamente audaz (según normas locales) una variante de solución al litigio sobre las islas. Se trata de regresar a la Declaración Conjunta de 1956 en la que Nikita Jruschov prometió después de que se firmara el tratado de paz entregar a los vecinos como gesto de buena voluntad la menor parte de las Kuriles del Sur: la isla Shikotan y la cadena de islotes adyacente que los japoneses llaman Habomai.

    Hace unos años Putin propuso sostener negociaciones a base de este documento. Mas en aquel entonces en Tokio lo desoyeron porque insistían en la devolución de todas las islas.

    Ahora en cambio, de creer a las fuentes, los japoneses proponen firmar el tratado de paz, obtener Shikotan y Habomai y en el texto de ese documento dejar constancia formal del carácter litigioso de las dos islas restantes: Kunashir e Iturup, las más pobladas y económicamente desarrolladas que quedan bajo la jurisdicción de Rusia. Moscú debe aceptar que las negociaciones sobre su estatus pueden continuar también después de la firma del tratado de paz.

    De momento, según informan las fuentes, no se trata sino de tantear el terreno lo cual no significa que pronto se haga una propuesta oficial.

    El viceministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Alexandr Losiukov, quien estuvo de visita en Tokio junto con Lavrov, dijo no saber nada sobre la iniciativa japonesa.

    En todo caso está claro que las discusiones reales sobre un arreglo  respecto a las islas ahora son imposibles: no sólo debido al período electoral sino que porque nadie le obliga a Moscú hacer concesiones territoriales.      

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik