00:27 GMT +321 Octubre 2018
En directo
    Noticias

    Moscú seguirá polemizando con Occidente. Nezavisimaya Gazeta

    Noticias
    URL corto
    0 0 0

    El proceso negociador entre Occidente y Rusia está atravesando por un período de renacimiento: hay demasiados temas acuciantes, de cara a los cuales Moscú mantiene discrepancias con EEUU y los países europeos.

    A la visita del presidente francés, Nicolas Sarkozy, quien llega a Moscú el martes, seguirán a finales de esta semana las negociaciones ruso-estadounidenses al nivel de ministros de Exteriores y Defensa sobre el plan del escudo antimisil para Europa y el futuro tratado de armas y fuerzas convencionales (FACE).

     

    El 14 y el 15 de octubre, Vladímir Putin se reunirá en Wiesbaden con la canciller alemana Ángela Merkel. Y el día 26, esta ronda de debates políticos terminará  con la cumbre Rusia-UE en Lisboa.

    La cooperación económica sigue siendo, al parecer, una asignatura con pocos problemas. El comercio entre Francia y Rusia, evaluado en 13,5 mil millones de dólares, crece a un ritmo anual del 30-40%, y la francesa Total ya se adjudicó el 25% del yacimiento Stockman. La construcción del gasoducto Nord Stream, a su vez, es un símbolo de excelentes relaciones económicas entre Berlín y Moscú. El volumen del intercambio comercial entre Alemania y Rusia ascendió el pasado año a un nivel récord, de 50 mil millones de euros.

    La agenda internacional parece mucho más complicada. Con respecto a Kosovo, por ejemplo, las partes persiguen a veces el mismo objetivo pero mantienen diferencias en planteamientos tácticos. Algo similar sucede con el problema nuclear iraní. El tema más arduo será el de defensa antimisil. La solución que propone EEUU, en opinión de Moscú, entraña una amenaza a la seguridad de Rusia e implica consecuencias negativas para la situación en Europa y para el conjunto de las relaciones entre el Este y Occidente. Moscú sugiere a Washington explotar conjuntamente los radares de Gabala (Azerbaiyán) y Armavir (Rusia) para neutralizar la eventual amenaza de misiles por parte de Irán. EEUU está dispuesto a examinar dicha propuesta exclusivamente en calidad de suplemento a su plan, el cual contempla estacionar en Polonia y República Checa algunos elementos del sistema de defensa antimisil. Este enfoque parece inaceptable a Moscú.

    Las diferencias de postura con respecto a los temas importantes de política europea e internacional dejan escaso espacio para un avance radical en el transcurso de los próximos encuentros. Agilizar el diálogo y los contactos directos es una necesidad que ha madurado de manera natural. Las evidencias apuntan a que Occidente intentará también aprovechar esta ocasión para adivinar la política del Kremlin en el período transitorio de las elecciones en Rusia. En esta etapa, Moscú no debería polemizar demasiado con Occidente. Y en caso de que las próximas negociaciones ayuden a bajar el tono de esta polémica, será un resultado de por sí provechoso.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik