07:11 GMT +319 Febrero 2018
En directo
    Noticias

    Evidencian papel mercenario de Aznar en guerra de Iraq

    Noticias
    URL corto
    0 10

    Madrid, 27 de septiembre, PL, para RIA Novosti. El papel mercenario en la guerra de Iraq jugado por José María Aznar a favor de George W. Bush es evidenciado hoy con nuevos detalles revelados por el diario El País.

    El ex presidente español, señala, se ofreció en una reunión secreta entre ambos en febrero de 2003 a promover una segunda resolución en el Consejo de Seguridad de la ONU, que consideraba importante para mostrar una supuesta mayoría a favor de la invasión.

     

    Cuando Washington, Londres y Madrid obtuvieron el solitario apoyo de Bulgaria, decidieron evitar una derrota estrepitosa retirando la propuesta y culpando a Francia por su insinuación de que podría vetar la resolución.

     

    El jefe del Ejecutivo hispano se ofreció a patrocinarla, dice el diario, porque necesitaba el acuerdo de la ONU para vender políticamente el producto de la guerra, a la que se oponía el 90 por ciento del pueblo español.

     

    Pero había otra razón poderosa: con esa resolución Aznar estaba dispuesto a enviar desde el primer momento tropas de combate a Iraq, según explica el ex ministro Federico Trillo en su libro Memoria de entreguerras, citado por El País.

     

    Ese era el significado del giro en más de 200 años de política de España que concebía Aznar, y que anticipó a Bush:

     

    "Lo que estamos haciendo es un cambio muy profundo para España y para los españoles. Estamos cambiando la política que el país había seguido en los últimos 200 años".

     

    El mercenarismo de Aznar quedó claro con su reflexión a Bush sobre la importancia de la hipotética resolución del Consejo que España promocionaría:

     

    "Es muy importante contar con una resolución. No es lo mismo actuar con ella que sin ella. Sería muy conveniente contar en el Consejo de Seguridad con una mayoría que apoyara esa resolución".

     

    "De hecho, es más importante contar con mayoría que el que alguien emita el veto. Para nosotros, actuar sin mayoría en el Consejo sería muy negativo", dijo a Bush, quien de ese modo obtendría cobertura moral y política para el genocidio que preparaban.

     

    Desde entonces, Aznar y su ministra de Exteriores, Ana Palacio, se lanzaron a un frenético plan de contactos telefónicos y reuniones bilaterales en Nueva York para alcanzar los compromisos de voto.

     

    El resultado fue patético. Francia, Rusia y China estaban contra el texto que pretendía declarar incumplimiento definitivo por parte de Iraq, señal de partida de la invasión, al igual que los otros seis países indecisos: Chile, México, Guinea, Camerún, Angola y Paquistán.

     

    Aunque el mercenarismo de Aznar falló, la invasión se produjo con el apoyo de España a la masacre del pueblo iraquí, que aún dura hoy y cuyas consecuencias se han extendido más allá de las fronteras del país árabe.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik