En directo
    Noticias

    A la movilización económica en el Caspio se suma la militar. Voienno-promyshlenni kurier / Kommersant

    Noticias
    URL corto
    0 0 0 0

    George W. Bush calificó de "sumamente importante" la reciente iniciativa rusa de usar conjuntamente el radar de Gabala y confirmó la intención de discutir esta propuesta a fondo en julio próximo, durante la visita de Vladímir Putin a EEUU. El secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, también manifestó su interés por el proyecto en la entrevista con su homólogo ruso, Anatoli Serdiukov, en el marco del Consejo Rusia-OTAN.

    Por ahora no está claro, si Rusia sale ganando o perdiendo en este asunto, pero es a todas luces evidente que EEUU continuará su expansión hacia la Cuenca del Caspio e intentará completar sus programas económicos, en particular, la construcción de tuberías para el transporte de hidrocarburos a espaldas de Rusia, con proyectos militares.

    Últimamente, todos los países del Caspio procuran incrementar su potencial bélico. Azerbaiyán y Kazajstán mantienen el liderazgo en lo que respecta al aumento de las asignaciones militares. Irán y Rusia se oponen a la militarización del Caspio pero se trata de un proceso lógico porque el auge de la industria petrolera en esta zona plantea la necesidad de proteger las respectivas infraestructuras.

    Si EEUU desata la guerra contra Irán, la situación política y militar en dicha región va a cambiar porque el Pentágono y sus aliados tratarán de ampliar su presencia en el Caspio. Es difícil que algún país de la zona se apresure a ofrecer su territorio para que EEUU pueda atacar a Irán pero tampoco podemos descartarlo del todo, especialmente, en relación con Azerbaiyán. De momento, Bakú se niega a acoger las bases militares extranjeras pero ha consentido ya el uso de Gabala por EEUU y Rusia, con lo cual se ha colocado en una situación bastante ambigua ante Teherán.

    La explotación de los recursos naturales del Caspio va cobrando escala sobre el trasfondo de la rivalidad geopolítica entre EEUU y Rusia. Y habida cuenta de que se suma a estos procesos el deseo de Washington de controlar a Irán, la situación en esta zona se vuelve cada vez más incontrolada y explosiva.

     

    De acuerdo con el periódico Kommersant, Irán continúa siendo el único aliado de Moscú en lo que concierne a la solución de los diferendos en el Caspio. No respalda la construcción de nuevas tuberías a espaldas de Rusia y se muestra entusiasmado con el proyecto ruso de Casfor (Caspian Force), grupo naval de cinco países comprendidos en la Cuenca.

    Azerbaiyán, Kazajstán y Turkmenia insisten en que el Mar Caspio sea dividido definitivamente en varios sectores nacionales y han extendido ya, de forma unilateral, su jurisdicción a las respectivas zonas. Moscú rechaza tal planteamiento, entre otras cosas, porque la división afectaría notablemente a la industria pesquera de Rusia.

    Otra posibilidad preocupante para el Kremlin es que, una vez realizado el reparto, los países de la Cuenca acepten la presencia militar de otros Estados en sendos sectores nacionales. Azerbaiyán y Kazajstán, en opinión de Moscú, son los eslabones más débiles en la cadena del Caspio: últimamente, van derivando hacia Occidente de manera cada vez más obvia. Bakú, por ejemplo, aprovecha diversos pretextos para declinar dos propuestas rusas: crear en el Mar Caspio el grupo Casfor y firmar un tratado que prohíba allí la presencia de buques de guerra de países que no pertenecen a esta región. La postura de Kazajstán hacia ambas iniciativas es más flexible pero Astaná ha salido al paso de Moscú en otro terreno: sugiere nivelar los arsenales militares que tienen en el Caspio los cinco países de la Cuenca. De cuajar esta propuesta, Rusia se vería obligada a reducir fuertemente su presencia militar en la región

    La delimitación de las aguas del Caspio y las actividades militares en esta zona serás dos temas clave a solucionar en la próxima cumbre de los cinco países. La reunión tendrá como escenario a Irán, lo cual mejora las oportunidades de Moscú en la disputa con sus oponentes.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik