En directo
    Noticias

    Rusia sigue siendo rehén de su antigua política en Oriente Próximo. Nezavisimaya Gaceta

    Noticias
    URL corto
    0 3 0 0

    Estamos presenciando el fin de un negocio político-financiero de dimensiones colosales en Oriente Próximo, opina el politólogo ruso Yevgueni Satanovski. Un negocio que ha funcionado a lo largo de varias décadas y costado al pueblo palestino miles de víctimas, cuando no la causa palestina en sí.

    El singular rango internacional de refugiados palestinos dio origen a un embudo financiero en proceso de constante ampliación y a un negocio multimillonario que cuenta con una plantilla hipertrofiada de burócratas en la ONU, el Banco Mundial y las cancillerías de todo el mundo, piensa el experto, quien es director del Instituto ruso de estudios sobre Oriente Próximo.

    La diplomacia rusa sigue siendo rehén de la política aplicada por la URSS que en su momento dio proyección internacional a Yaser Arafat, un líder terrorista que destruyó con manos propias el futuro de Palestina para poder controlar en persona miles de millones de dólares.

    También es rehén de las promesas ofrecidas otrora a la cúpula de Al Fatah y a otros líderes palestinos, así como de los contactos personales que existen entre Moscú y el estamento político palestino. Rusia sigue abogando por la causa palestina en diversos organismos internacionales y en el Cuarteto de Oriente Próximo, muchas veces, sin darse cuenta de lo que realmente pasa en esta región, cuáles son los intereses de Moscú y cuán absurdo es sacar del fuego una nueva porción de castañas para sus protegidos.

    Lo que Rusia podría hacer en la situación actual es acoger a los técnicos palestinos que se formaron en las universidades rusas y hasta proporcionar asilo político a ciertos dirigentes de Al Fatah y a sus familiares.

    Si Moscú aplicase una política exterior más activa de lo que ha hecho en el último cuarto de siglo, podría plantearse ahora la posibilidad de salvar por lo menos a los niños de Gaza o a tres mil cristianos que aún residen en esta franja. Para el futuro de los palestinos, estas acciones serían mucho más provechosas que los intentos de estremecer el aire con las declaraciones sobre la fraternidad ruso-palestina, que es a lo que está tan proclive el ala nacionalista y ortodoxa y del estamento político en Rusia.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik