En directo
    Noticias

    Rusia puede ser núcleo de futura megapotencia eurasiática, dice experto. Argumenty i Fakty

    Noticias
    URL corto
    0 8 0 0

    En Kirguizistán, la oposición sugiere convocar un plebiscito sobre la eventual unión con Rusia. Los habitantes de Abjasia, Osetia del Sur, Transnistria y Crimea llevan tiempo solicitando el amparo de Moscú. Los expertos se preguntan, si Rusia realmente podría absorber algún día nuevos territorios o es una utopía el sueño de restablecer el antiguo imperio.

    Aleksandr Duguin, director del Centro de peritaje geopolítico, piensa que en torno a Moscú podrían aglutinarse varios países. Sería una formación similar a la UE, sin necesidad de integrarse en el seno de la Federación Rusa. En primer término, Rusia podría unirse con Armenia, Bielorrusia, Kazajstán, Kirguizistán, Tayikistán y Uzbekistán, es decir, aquellas naciones que forman parte de la Comunidad Económica Eurasiática y de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva.

    Luego vendría el turno de Moldavia, Georgia y Ucrania que no han pasado por la prueba de la independencia. Estas naciones se verán ante un dilema: o se incorporan enteramente a la Unión Eurasiática o se desintegran. De todas formas, Transnistria, Crimea, las provincias del este de Ucrania, Abjasia, Osetia del Sur y algunas zonas de Mingrelia (Nota: en Georgia) optarían por adherirse a tal Unión.

    En una tercera etapa, ingresarían en la nueva megapotencia Mongolia, Serbia e incluso las regiones del norte de Afganistán. Será un proceso muy complicado y que podría prolongarse por 15 años: entre ocho y diez, la primera fase; dos o tres años, la segunda; y otros tantos, la tercera, opina Duguin.

    Otro experto ruso, Dmitri Oreshkin, califica la Unión Eurasiática como "sueño hermoso pero que jamás se hará realidad".

    Rusia no puede digerir siquiera lo que ya tiene, observa él. Las regiones de Tver, Smolensk e Ivánovo llevan años sumidas en una profunda depresión económica. Serbia nunca aceptaría adherirse porque se afana por formar parte de Europa. Hasta los nacionalistas rusos prefieren tener cuentas bancarias y descansar en Europa, y mandan a sus hijos a estudiar en universidades europeas.

    Las propuestas de unión con Rusia que se escuchan desde Kirguizistán u Osetia del Sur son atribuibles únicamente a la comprensión de que las respectivas economías locales son débiles. Los dirigentes de Transnistria miran hacia Rusia porque han robado ya todos los recursos. La mitad de su población ha emigrado ya hacia Rusia y Moldavia. Es un régimen corrupto y que debe a Moscú US$1.500 millones por el suministro del gas. Puede que en Ucrania haya gente nostálgica de la URSS pero difícilmente querrán incorporarse a Rusia. Ni siquiera el presidente bielorruso, Lukashenko, acepta la unión con Moscú. La buscaba mientras alentaba la esperanza de ser jefe de aquélla pero no está dispuesto a sacrificar sus propios intereses.
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik