En directo
    Noticias

    La Luna merece ser estudiada pero no hace falta volar allá. Izvestia

    Noticias
    URL corto
    0 0 0

    En Rusia se habla con creciente insistencia sobre la necesidad de instalar puntos de apoyo en la Luna. Mas, la explotación industrial de la Luna supone un descabellado malgasto de dinero y tiempo. Desde el punto técnico, científico y económico, la exploración de Marte es para Rusia un objetivo más justificado.


    Desde comienzos de los años 70, la URSS iba concentrando esfuerzos en estaciones habitables permanentes. La primera, la "Saliut-1", entró en órbita en 1971  y la séptima, "Mir",  funcionó en el espacio antes de dejar de existir (2001) durante 15 años. Al decir de Leonid Gorshkov, científico de la corporación espacial "Energía",  durante esos años el diseño y los sistemas básicos de los ingenios orbitales rusos han llegado a un grado de perfección tal que pueden servir de base para crear un sistema expedicionario para realizar un vuelo tripulado hacia Marte.
    Esta versión supone posar virtualmente a los tripulantes: en este caso bajan a la superficie del planeta robots teleguiados. La seguridad de los cosmonautas en el trayecto Tierra-Marte-Tierra, incluido el trabajo en la órbita alrededor de Marte, será prácticamente igual que a bordo de las estaciones circunterrestres. Ningún otro país ni  siquiera se ha aproximado a un proyecto semejante. Según estiman los expertos de la corporación "Energía", este proyecto podrá ser llevado a la práctica en 12 años a un precio de $14 mil millones.
    La expedición a la Luna a bordo de "Apolo" no costará menos, hasta más, teniendo en cuenta la circunstancia de que Rusia carece de experiencia en la creación de equipos destinados a alunizajes. Para probar estos equipos se tendrá que  disponer de una buena base experimental.
    Marte es mucho más atractivo para la ciencia. A juicio de Lev Zeleny, director del Instituto de Estudios Espaciales, adjunto a la Academia de Ciencias de Rusia,  el hecho de que se haya comprobado la existencia de agua en este cuerpo celeste lo convierte en un curioso objeto de estudio desde el punto de vista de la búsqueda del interrogante sobre el origen y evolución de la vida tanto en la Tierra como en el Universo, de modo que Marte será el planeta más indicado del Sistema Solar para la colonización.
    En 2004, el presidente Bush, a pesar de que EE.UU. carece de variante práctica de expedición marciana, proclamó la tarea de reanudar después de 2015 vuelos a la Luna, y en 2020 empezar a construir  una base habitable. Pero, ¿sería racional dejarse guiar por EE.UU. como fuente de ideas sobre innovación para Rusia? En algunos casos Rusia bien puede ambicionar el liderazgo mundial.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik