10:59 GMT +316 Octubre 2018
En directo
    Noticias

    RUSIA PROCURA INTEGRAR A CHINA EN UNA ALIANZA POLÍTICA Y MILITAR. NEZAVISIMAYA GACETA

    Noticias
    URL corto
    0 0 0

    El paulatino enfriamiento de las relaciones con EE.UU. y la OTAN hace a la cúpula militar de Rusia movilizar los esfuerzos para la creación de un centro del poder autónomo, en primer término, en el continente asiático.

     

    El general Yuri Baluevsky, jefe del Estado Mayor General del Ejército ruso, tiene previsto viajar el próximo 3 de marzo a China, que en lo concerniente a la cooperación militar es la principal contraparte de Rusia después de los países postsoviéticos. El nuevo ministro de Defensa ruso, Anatoly Serdiukov, también ha escogido China como destino de su primer viaje internacional que, según las fuentes del departamento militar, tendrá lugar dentro de varias semanas.

    La Misión de Paz 2007 - ejercicios militares de gran envergadura que deben desarrollarse en la provincia rusa de Cheliabinsk del 18 al 25 de julio, con la asistencia de los países miembros del Grupo de Shanghai - va a figurar en el centro de la atención durante la estancia de Baluevsky y Serdiukov en Pekín. En el transcurso de la última cumbre del Foro APEC, que fue celebrada en Vietnam en noviembre pasado, el presidente ruso Vladímir Putin invitó personalmente a su homólogo chino, Hu Jintao, a que venga para presenciar estas maniobras.

    Algunos expertos atribuyen esas gestiones al deseo de implicar a Pekín en una alianza militar, intención que Moscú viene albergando desde hace tiempo. Vitaly Shlykov, miembro del Consejo para la Política Exterior y de Defensa, da a entender que la próxima visita de Baluevsky es una especie de señal para EE.UU. y que en el fondo se pretende irritar un poquito a la parte de ultramar.

    Más aún: a Rusia le gustaría sincronizar los ejercicios del Grupo de Shanghai con los de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), alianza postsoviética en la que Moscú  quisiera integrar al coloso chino. A diferencia del Grupo de Shanghai, cuya componente militar se limita a la lucha contra el terrorismo, la OTSC es una alianza militar prácticamente hecha y derecha. Con todo, Pekín se opone drásticamente a estas intenciones. La cúpula castrense de China ha declarado que no está dispuesta a entablar con países tan distantes como Armenia o Bielorrusia estrechos vínculos de cooperación político-militar.

    ‘No podemos descartar que China, como país miembro del Grupo de Shanghai y que aspira seriamente al liderazgo, dé algunos pasos al encuentro de Rusia - señala en condiciones de anonimato un experto próximo al Ministerio de Defensa ruso -. Sin embargo, el desarrollo de la cooperación militar técnica no significa que se esté fraguando una alianza político-militar porque los chinos, tradicionalmente, actúan con prudencia'. 

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik