En directo
    Noticias

    EN AMÉRICA LATINA SE VA AMPLIANDO EL CINTURÓN ROJO. VREMIA NOVOSTEI

    Noticias
    URL corto
    0 0 0

    La izquierda sigue consolidando sus posiciones políticas en Latinoamérica. El domingo pasado, en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del Ecuador ganó Rafael Correa (43 años), candidato del Movimiento Alianza País, que reunió el 68,16% de los votos.

    Su rival, Álvaro Noboa (55 años), del Partido Renovador Acción Nacional, multimillonario y magnate bananero, quien promovía el acercamiento a Estados Unidos y la captación de inversiones extranjeras, se rezagó bastante al contar con el apoyó del tan sólo 31,84% de los ecuatorianos.

    Vadim Teperman, director adjunto del Instituto de Latinoamérica (Academia de Ciencias de Rusia), comentó a Vremia Novostei que el Movimiento Alianza País fue constituido ex profeso para las elecciones. Lo integran diversos partidos de corte izquierdo, sindicatos, organizaciones indígenas que en la primera vuelta secundaban a Lucio Gutiérrez, hermano del ex presidente ecuatoriano. Al sufrir derrota Gutiérrez, los votos de los indígenas, así como el apoyo de la poco numerosa clase media del Ecuador aseguraron la victoria del carismático Rafael Correa que para muchos parecía poco probable. En opinión del estudioso, para muchos pobres ecuatorianos, la figura del rey bananero Álvaro Noboa pareció demasiado odiosa, y ellos entregaron sus sufragios a la izquierda.

    Vadim Teperman sostiene que en la primera vuelta las declaraciones sobre la amistad con Chávez y Castro ahuyentaron de Correa a muchos electores. "En vísperas de la segunda vuelta Correa moderó su tono izquierdista, lo que le proporcionó votos adicionales", opina el experto.

    Correa dijo que Ecuador debe volver a la OPEP que había abandonado a mediados de los 90 y reafirmó su propósito de no suscribir con EE.UU. el Tratado de Libre Comercio y procurar el cierre de la base militar norteamericana en Manta.

    En opinión de Teperman, no cabe esperar de Correa reformas económicas radicales. "Como economista, él se da perfecta cuenta de que destruirán la débil economía del Ecuador. En la política exterior, por lo visto, mantendrá una reservada amistad con Venezuela, orientándose más a los regímenes socialdemócratas moderados de Brasil y México. Incluso la liquidación de la base norteamericana de apoyo logístico en Manta no alterará las estables relaciones entre Quito y Washington", según ha acotado el entrevistado de Vremia Novostei.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik