03:35 GMT +324 Octubre 2017
En directo
    Noticias

    EN PARAGUAY RECUERDAN CON AGRADECIMIENTO A LOS RUSOS QUE HICIERON UN SUSTANCIAL APORTE AL DESARROLLO DEL PAÍS

    Noticias
    URL corto
    0 83 0 0

    Asunción, 25 de noviembre, RIA Novosti (Yuri Nikolaev). Para muchos rusos el Paraguay sigue siendo un país enigmático y poco conocido. La generación mayor lo asocia con el dictador Alfredo Stroessner, general que gobernó el país de 1954 a 1989.

    La prensa soviética publicaba muchos artículos en que describía las atrocidades que cometía el dictador y las persecuciones a los comunistas.

    Pero muchos paraguayos recuerdan con añoranza aquellos 35 años del gobierno de Stroessner, subrayando que era una época de la estabilidad, la que falta tanto actualmente.

    Según Igor Fleischer, cónsul honorífico de Rusia en el Paraguay, descendiente de los colonos rusos, precisamente aquello que relataban los oficiales rusos blancos fugados de Rusia le infundió odio al comunismo a Stroessner.

    Durante la guerra contra Bolivia de 1932-1935, el futuro presidente Stroessner combatió bajo el mando del general ruso Beliaev y por siempre quedó con el convencimiento de que los oficiales rusos eran unos hombres de honor.

    En el campo de los paraguayos combatieron más de 70 oficiales rusos.

    El general Ivan Beliaev participó en persona en muchas batallas y fue nombrado jefe del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas del Paraguay.

    Pese a que Bolivia tenía superioridad en tanques, aviones, artillería y efectivos, los paraguayos ganaron la guerra gracias al arte militar de los oficiales rusos.

    Es curioso que el Ejército de Bolivia haya combatido al mando del ex general alemán Hans Kundt, quien durante la primera guerra mundial  peleó contra los rusos en el Frente del Este.

    Por el revés sufrido en la guerra contra el Paraguay le quitaron el título de generalísimo. Más tarde él reconocería que le dolía mucho lo de haber sido derrotado por sus ex adversarios, los generales rusos Beliaev y Ehrn.

    Ivan Beliaev nació en 1875 en San Petersburgo. Su bisabuelo por línea materna era ayudante del  jefe militar Suvorov y participó en la famosa campaña italiana.

    En 1921, el general Beliaev, junto con los restos del Ejército de Wrangel, se vio obligado a abandonar Rusia.

    Al instalarse en el Paraguay en 1924, él fundó "El Hogar Ruso", un centro llamado a unir a los nuevos inmigrantes y conservar las cosas sagradas de Rusia hasta que venga una época mejor. Los fundamentales principios por los que se guiaba la colonia rusa era la apoliticismo y la educación en espíritu de los tradicionales valores de la cultura rusa, en espera del futuro renacimiento de Rusia.

    Vía un periódico de Belgrado, Beliaev se dirigió a los rusos obligados a vivir fuera de la patria, invitándolos a instalarse en el Paraguay, donde ellos podían conservar su cultura y tradiciones.

    Nuestra compatriota Lucía Gramatchikova, que estudia la vida de los rusos en el Paraguay, contó a RIA Novosti que los primeros en responder al llamamiento y llegar a Asunción fueron el general Nikolay Ehrn, los ingenieros Boris Makovsky, Gueorgui Shmagailov, Alexander Piatnitsky, Evgueny Avramenko y Vadim Sajarov, el médico militar Evgueny Timchenko y los artilleros Igor y Lev Oranzherev.

    En 1925, invitado por el Gobierno del Paraguay, a Asunción llegó el ex profesor de la Academia de Ingeniería de San Petersburgo, Sergei Bobrovsky, quien encabezó la Unión de Técnicos Rusos del Paraguay. Tras ello al país llegaron otros ingenieros rusos, que formarían más tarde el llamado Departamento Nacional del Ministerio de Obras Públicas.

    Fueron los ingenieros rusos quienes proyectaron una moderna red de carreteras en el Paraguay. La Facultad de Física y Matemáticas de la Universidad de Asunción fue instituida con participación directa de los rusos. Como su primer decano se desempeñó el Prof. Sergei Bobrovsky.

    De toda la diáspora rusa, los paraguayos más veneran al general Ivan Beliaev. Cuando él murió el 22 de junio de 1957, fueron organizados unos funerales como para un ciudadano de honor del Paraguay.

    Actualmente, la diáspora rusa es de unas 300 personas solamente, de las que pocas hablan el ruso. En el país funciona la Asociación de los Descendientes Rusos del Paraguay. Los "rusos blancos", según los llaman los paraguayos,  intentan conservar en lo que está a su alcance la cultura y las tradiciones de sus antepasados.

    En Asunción existen dos cementerios rusos, los cuida la comunidad rusa. Hay una iglesia ortodoxa rusa, en la que se organizan, aunque con tardanza, oficios divinos durante las fiestas religiosas grandes. Con este fin llega un sacerdote de Buenos Aires, después de haber oficiado en su parroquia.  

    La "presencia rusa" en el Paraguay se siente literalmente a cada paso. Muchas calles capitalinas llevan nombres de los oficiales rusos que dieron sus vidas defendiendo al Paraguay: Comandante Beliaev, Comandante Salazkin, Comandante Kanonnikov, Oficiero Serebriakov. En el mapa de Asunción surgió la calle de la Federación Rusa. Allí se yergue un monumento a los rusos que hicieron un gran aporte a la historia y desarrollo de este país de América del Sur.

    Según manifestó el titular de Exteriores del Paraguay, Rubén Ramírez Lescano, los paraguayos muestran una actitud única en América Latina hacia el pueblo ruso, gracias al ponderable aporte hecho por los oriundos de Rusia a la historia del Paraguay a comienzos del siglo XX.

    Con derecho podemos sentirnos orgullos con nuestros compatriotas que por el capricho del destino se vieron en este país, tan lejano de Rusia.

    El buen quehacer de nuestros antepasados espera continuación. Existen todas las condiciones para ello.

    Al conversar con este corresponsal de RIA Novosti, el ministro de Exteriores del Paraguay expresó la esperanza de que Rusia esté representada dignamente en su país y por su parte prometió apoyo a los empresarios rusos y garantías de cooperación. Sólo así, al parecer, se puede llevar adelante lo realizado por nuestros antepasados.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik